¡Participación rápida y sencilla!

La institucionalización de la participación ciudadana directa en políticas, procesos y programas de gobierno implica el desarrollo y funcionamiento de un marco institucional para optimizar el involucramiento de la sociedad, más allá de los momentos electorales.

Por lo tanto, la institucionalización da cuenta de los esfuerzos que se realizan desde los diferentes niveles de gobierno para involucrar a la ciudadanía en las decisiones y en la acción públicas. Éstos se componen del marco regulador y de los órganos y espacios institucionales a través de los cuales se materializa la participación de la ciudadanía y se garantiza que se traduzca en un patrón regularizado de comportamiento.

Esto es, que el involucramiento de la ciudadanía en políticas públicas constituya un proceso más o menos estable e independiente de las circunstancias o de la voluntad de los gobernantes en turno. La brecha existente entre las visiones de la burocracia y de los ciudadanos en torno a la participación a la que hicimos referencia en el apartado anterior, se encuentra en cierta medida relacionada con la oposición entre los enfoques técnico y democrático de la toma de decisiones.

Mientras que el primero apela a la racionalidad que busca la eficiencia y eficacia en el uso de los recursos públicos, el segundo está basado en el supuesto de que aquellos que son afectados por las decisiones de carácter público tienen derecho a participar de las mismas. El desarrollo de instituciones para la participación ciudadana directa está basado en el reconocimiento de ese derecho y de las limitaciones de las instituciones representativas.

En principio, se buscan mejorar el acceso a los bienes públicos y la capacidad de respuesta de los gobiernos, más que la eficiencia en el uso de los recursos. Autores como Kweit y Kweit han propuesto que la oposición entre la toma de decisiones racional y la toma de decisiones democrática o participativa es un falso dilema que puede ser superado si el input ciudadano que se obtiene de la participación se constituye en un componente esencial de las técnicas de análisis de las políticas públicas.

Para estos autores los datos, referencias y detalles que se obtienen de la participación ciudadana contribuyen a procesos de toma de decisiones más informados; ayudan a una definición más precisa de los objetivos de las políticas y a la mejor identificación de los problemas, de las alternativas de solución y de los trade-off involucrados.

Todo ello redunda en una correcta anticipación de las reacciones de los diversos actores implicados y de los sujetos de la política. De esta manera, la información que proviene de la participación ciudadana ayuda a ampliar las perspectivas que tienden a limitarse por la dinámica organizacional al interior de los equipos de gobierno, por el desarrollo de rutinas organizacionales y por los sesgos profesionales y de la selección de información.

En este sentido, para Kweit y Kweit la participación ciudadana directa es un instrumento para lograr políticas públicas con fines decididos democráticamente, pero también más y mejor informadas. En la medida en la que el input ciudadano es externo, contribuye a romper las inercias organizacionales y a cubrir los déficit de gestión.

En este texto, propongo que la participación no es sólo un instrumento muy útil para lograr mejores diseños de política conforme a lo que ya señalaron Kweit y Kweit y , sino que el propio diseño de los instrumentos y mecanismos para incorporar la participación enfrenta las mismas limitaciones organizacionales que la hechura de las políticas públicas en general.

Es decir, no se trata únicamente de decidir que se requiere incorporar la participación ciudadana para dotar de mejor información la toma de decisiones de política pública, sino que la propia selección de instrumentos y mecanismos para incorporarla debe seguir el modelo racional de toma de decisiones: el problema que se pretende subsanar a través de la participación ciudadana debe ser identificado, las prioridades y objetivos deben especificarse, deben distinguirse las alternativas disponibles y las opciones deben evaluarse conforme a criterios que maximicen las posibilidades de alcanzar los objetivos establecidos.

Recordemos que en política pública es preciso analizar la aplicabilidad de los instrumentos y el grado en el que sus características son las idóneas para producir los resultados esperados. La complejidad de la selección de los instrumentos crece cuando se asume que además de medios técnicos para producir ciertos resultados, éstos constituyen dispositivos sociales y políticos a partir de los cuales se regulan las relaciones entre el Estado y aquellos a quienes se dirigen las políticas Lascoumes y Le Galès, Sin embargo, el hecho de que la definición de instrumentos sea problemática no implica que no se consideren las diferentes opciones que existen a disposición de los gobiernos y que permiten sortear las dificultades.

La idea que interesa destacar en este momento es que existe una variedad de instrumentos y mecanismos para incorporar la participación ciudadana.

Los diversos tipos de instrumentos se derivan de las diferentes combinaciones que se establecen entre los propósitos que se persiguen y los recursos con los que cuentan los gobiernos. Cada tipo presenta diferentes potencialidades definidas a su vez por la mezcla de distintas intenciones y capacidades Hood y Margetts, , Así, los diversos mecanismos presentan distintas ventajas y desventajas; no existe el mecanismo ideal y mucho menos el mecanismo universal que sirva para resolver todos los problemas de gestión.

La selección debería responder precisamente a los objetivos que se persiguen. Hay mecanismos que pueden ser muy incluyentes pero que pueden ser fácilmente capturados por grupos que no representen en realidad al grueso de la población como las audiencias públicas , otros como las encuestas pueden resultar costosos y requieren que la ciudadanía se haya formado previamente una opinión sobre los temas que se le consultan.

Algunos más, como los consejos, presentan la ventaja de que pueden ser fácilmente incorporados a la estructuras y a las rutinas burocráticas, pero precisamente por ese hecho suelen correr el riesgo de rutinizar la participación.

Poner el foco en el proceso de institucionalización de la participación ciudadana directa significa tomar en cuenta los instrumentos que se emplean para involucrar a los ciudadanos en la gestión pública. Además de los grandes instrumentos para la participación leyes, formatos, lineamientos, programas existen también mecanismos o herramientas específicos que se activan para influir en aspectos o actividades concretas del ciclo de la política o bien para implementar las diversas líneas de acción encuestas consultivas o deliberativas, consejos, jurados ciudadanos, foros, núcleos de intervención participativa, etc.

En este sentido, los mecanismos forman parte de las estrategias para incorporar la participación y en consecuencia, su diseño y funcionamiento debería estar articulado de forma coherente con los objetivos, los instrumentos y en general con la formulación misma de la política.

Cada mecanismo plantea diferentes retos en términos de costo, inclusión, empoderamiento ciudadano y generación de ideas o propuestas; por lo tanto, unos casan mejor que otros con el logro de distintos objetivos o con las diversas etapas del ciclo de política.

En términos generales, los procesos de institucionalización de la participación ciudadana en el mundo han seguido una trayectoria similar en la que se pueden identificar tres etapas Blanco y Gomà, Cada etapa ha estado acompañada del desarrollo y diversificación de instrumentos y mecanismos.

La primera etapa se ubica sobre todo entre las décadas de y ; consistió en el desarrollo de marcos normativos para reglamentar la participación y el diseño de las primeras instancias para mejorar la vinculación de los gobiernos con la sociedad.

Ambos desarrollos se tradujeron, en la práctica, en la formalización de una variedad de consejos de base asociativa y naturaleza fundamentalmente consultiva presididos por agentes gubernamentales pero integrados también por representantes de actores económicos y sociales que eran convocados para participar sobre todo en la fase de planeación de las políticas.

Una segunda etapa de la institucionalización se presenta marcadamente en la década de y consistió en la ampliación de la agenda de temas en los que se involucró a la sociedad.

En este periodo se abrieron oportunidades para participar en asuntos estratégicos, tales como el desarrollo económico y regional, la protección ambiental o la transparencia y la rendición de cuentas.

Finalmente en un tercer momento que muy claramente se desarrolla a partir del cambio de siglo, las estrategias y sistemas estables de participación avanzan hacia una profundización democrática, es decir, hacia el desarrollo de mecanismos que permiten una participación más extensa, más activa y más deliberativa a partir del desarrollo de instrumentos tales como los presupuestos participativos, las encuestas deliberativas o los jurados ciudadanos, entre otros, que permiten una colaboración menos jerarquizada o estructurada a partir de grupos de interés poderosos.

A manera de resumen podemos decir que los instrumentos para incorporar la participación no son neutros; conllevan determinadas concepciones de las relaciones gobierno-sociedad y se diseñan y activan con base en maneras específicas de concebir la regulación Lascoumes y Le Galès, Los instrumentos y mecanismos tienen una importancia estratégica Ebdon y Franklin, y en la práctica deberían estar consistentemente articulados al engranaje mayor de supuestos y objetivos que motivan el involucramiento de la ciudadanía.

Como en todo fenómeno complejo, en la participación ciudadana se mezclan e implican diferentes dimensiones; la síntesis de dichas dimensiones representa, a su vez, el espacio disponible para el diseño de políticas y procesos participativos. Al distinguir las diversas dimensiones implicadas, se reconocen e identifican una variedad de niveles y decisiones que es preciso considerar al diseñar estrategias para involucrar a la ciudadanía en la toma de decisiones o en la implementación de las políticas públicas.

Evidentemente, los distintos grados de intensidad de la participación abren oportunidades diferentes para incidir en los resultados de la política pública Berry et al. Lo más común en la literatura, es que la intensidad de la participación se muestre en cinco niveles que constituyen un continuum que va de la información a la cogestión pasando por la consulta, el debate y la decisión.

De modo que, en estricto sentido, se puede hablar de participación cuando las prácticas se sitúan en la lógica de la consulta, el debate, la decisión y la cogestión, mientras que la información supondría más un prerrequisito que una práctica participativa Parés, En contraste y desde una perspectiva de gestión, la intensidad de la participación ciudadana puede ir desde la más simple —en la que el ciudadano es un mero espectador—, hasta la más intensa —cuando los ciudadanos ejercen directamente el poder— pero ninguna posibilidad en el continuum que se establece se considera mejor en sí misma.

Ésta se refiere a la decisión sobre quiénes deben participar. Implica la elección entre diversos grados de inclusión y exclusión en la convocatoria, que van desde la más excluyente —sólo expertos— hasta la más incluyente —abierta a toda la ciudadanía—, pasando por a convocatoria a todos los actores implicados, b selección aleatoria como la que opera para los jurados ciudadanos , c selección abierta a una población objetivo y d autoselección.

Desde luego, esta dimensión toca indirectamente a la representatividad de la participación, un aspecto muy relevante para la legitimidad de la convocatoria. El formato consiste en las distintas modalidades de comunicación que se derivan a su vez de los diversos objetivos para integrar a la ciudadanía.

Así, la oferta participativa puede desarrollarse para que los ciudadanos: a escuchen a las autoridades, b expresen preferencias sobre distintas alternativas, c desarrollen preferencias, d negocien, o e desplieguen su expertise sobre algún asunto en particular.

Como es posible apreciar, esta dimensión se encuentra estrechamente vinculada con la intensidad de la participación: el desarrollo de preferencias y la negociación requieren llegar a niveles de deliberación, mientras que para desplegar expertise es necesario poder compartir el poder.

Una cuarta dimensión se refiere a las consecuencias de la participación; es decir, a definir si los resultados del proceso participativo deben ser vinculantes o sólo servir de input a quienes tomarán las decisiones. En resumen, podemos decir que en el entrecruzamiento de las diversas alternativas que cada una de las dimensiones abre, se define el espacio para diseñar técnicamente el contenido de políticas y procesos participativos diagrama 1.

Si bien es cierto que se despliega una amplia variedad de posibilidades, también lo es que existe una correspondencia entre las diversas opciones inputs y los efectos y resultados que éstas producen diagrama 2.

Es decir, las diversas elecciones definen determinados niveles de actividad participativa y, en consecuencia, el potencial de impacto que tienen. La congruencia entre ciertos inputs y sus correspondientes outputs da lugar a mecanismos de participación que sirven a objetivos consultivos comisiones y comités, encuestas de opinión, audiencias públicas y peticiones, desplegados o cartas o a mecanismos más adecuados para desencadenar procesos de corte deliberativo que abren espacios para la reflexión y el diálogo con y entre los ciudadanos encuestas deliberativas, foros temáticos, jurados ciudadanos, núcleos de intervención participativa y funcionan bajo el supuesto de que el ciudadano promedio puede participar eficazmente de la toma de decisiones a pesar de no contar con los conocimientos técnicos si el formato se estructura adecuadamente para que tenga la información que necesita Font, ; Fung y Wright, ; Fung, ; Navarro et al.

Los mecanismos deliberativos son más flexibles y, por lo tanto más útiles si el objetivo que se persigue implica incorporar perspectivas innovadoras, facilitar el aprendizaje que resulta de que los actores interesados se escuchen unos a otros, o bien si se desea favorecer la transparencia y la retroalimentación.

Fuente: Elaboración propia con base en los autores consultados. Diagrama 1. Cinco dimensiones para diseñar la oferta participativa Aspectos a considerar, decisiones a tomar. Fuente: Elaboración propia con base en el modelo de impacto de la participación ciudadana en presupuestación de Ebdon y Franklin Diagrama 2.

Relación entre objetivos, impacto y profundidad de la participación. En síntesis, es posible establecer dos grandes tipos de procesos participativos: procesos de consulta y procesos de involucramiento.

En los primeros, la incorporación de los ciudadanos cumple fundamentalmente el objetivo señalado por Kweit y Kweit de producir decisiones mejor informadas o de validar y priorizar opciones que han sido seleccionadas previamente.

Para ello, la participación ciudadana tiende a ser incorporada después de las primeras etapas del ciclo de política pública, a partir de parámetros más cerrados para la convocatoria suelen concentrarse en grupos de interés y el proceso participativo en su conjunto suele desarrollarse en periodos relativamente cortos.

Por otra parte, en los procesos de involucramiento la participación ciudadana aparece desde las primeras fases del ciclo de política pública es decir, desde la definición de la manera en la que se enfoca un problema , suelen incluir la reconciliación de intereses que compiten entre sí, así como procesos de negociación y establecimiento de compromisos para un horizonte de tiempo más amplio.

En concordancia, la convocatoria es más extensa o con mejores niveles de representación en términos de la amplitud y autonomía de los actores involucrados y se esperan resultados que trasciendan la definición de prioridades.

Como es posible apreciar, es importante distinguir y examinar los mecanismos y procesos participativos teniendo en cuenta los efectos que las diferentes opciones de diseño producen. Esto significa que ningún mecanismo es perfecto o suficiente en sí mismo y también que no se puede establecer a priori que haya unos mecanismos mejores que otros.

Más bien, es preciso reconocer que las diversas alternativas sirven a diferentes objetivos y que su mérito depende del problema que se busca solucionar mediante la participación. Así, un mecanismo como la audiencia pública, que no se traduce en un gran empoderamiento de la ciudadanía, puede resultar muy adecuado cuando lo que se requiere es obtener información preliminar.

En este sentido, una oferta institucional que integre una mezcla de diferentes tipos de mecanismos permite que las ventajas de unos compensen las desventajas de otros Parés, La mezcla resultante y el grado en el que cada uno de los mecanismos se activa para producir determinados resultados e impactos, depende de la efectividad que se espera que tengan en cada etapa del proceso de política y también en función del ámbito de acción Hood y Margetts, Por otra parte, el grado en el que un ambiente institucional se considera o no favorable para la participación ciudadana depende de la variedad de mecanismos que integra en su oferta Wang, ; Yang y Pandey, El tipo de régimen político, las presiones que dan lugar a que se abran espacios para compartir decisiones y las motivaciones de los actores que ceden parte de esos espacios se reflejan en el diseño de las reformas y en la manera en la que se implementan.

De modo que son las variables de diseño las que explican mayormente el nivel de impacto que producen las nuevas estrategias, instrumentos o experiencias Bardhan y Mookherjee, Lo político de la participación ciudadana: confianza, legitimidad y calidad de la representación. Hasta ahora hemos hecho hincapié en el diseño técnico de las estrategias, instrumentos y mecanismos de participación.

Como hemos visto, la base para un diseño más racional de políticas y programas participativos se encuentra en la adecuada estructuración de esos elementos con los objetivos que se persiguen al incorporar a los ciudadanos.

Los fines para los cuales se introducen componentes participativos en las políticas públicas están relacionados a su vez con la necesidad de hacer frente a problemas de gobernanza democrática, tales como la legitimidad y la equidad en el acceso a bienes públicos Fung, y o bien con el fin de cubrir déficit de gestión derivados de las grandes demandas que se le imponen a los gobiernos y de la mayor complejidad de los problemas a resolver; es decir, para cubrir insuficiencias de información, de colaboración o de expertise en algunos temas.

De este modo, la participación ciudadana en políticas públicas constituye un recurso para que los gobiernos se desempeñen eficazmente, desarrollen respuestas innovadoras y diseñen sistemas de gobernanza más flexibles que involucren la acción coordinada y cooperativa de actores extragubernamentales y de la ciudadanía en general.

Por lo tanto, el diseño técnico se encuentra necesariamente imbricado con la dimensión política de la participación. En efecto, la participación ciudadana directa constituye un instrumento útil para la consecución de políticas públicas y acciones de gobierno legítimas.

En el caso de este último objetivo en concreto, la participación aparece asociada a la manera en la que se definen las opciones y agendas de gobierno en un contexto democrático; es decir, a la necesidad de que los actores y organizaciones gubernamentales lleven a cabo sus tareas no sólo con eficacia, racionalidad y neutralidad, sino también atendiendo a las necesidades, intereses y demandas de los ciudadanos, de manera transparente y con rendición de cuentas Arellano, Si se emplean bien, las estrategias para incorporar la participación ciudadana directa pueden ser un medio para corregir las fallas de la democracia representativa; es decir, la limitada capacidad de influencia que los ciudadanos tienen sobre la hechura de las políticas públicas que les afectan una vez que han elegido a los responsables de diseñarlas e implementarlas.

Desde esta óptica, a través de la participación ciudadana, la relación gobierno—ciudadanos se estructura a partir de espacios de encuentro más abiertos y complejos en los que los agentes gubernamentales recopilan información y construyen la legitimidad necesaria para poder determinar las mejores soluciones de política pública Osborne, La legitimidad es fundamentalmente un fenómeno de percepción.

Si bien depende de elementos objetivos y racionales, es decir, de la capacidad real que los gobiernos muestren para responder a las necesidades de la población y para resolver eficazmente los problemas públicos, también entran en juego consideraciones de carácter subjetivo en torno al proceso de las políticas públicas.

Es decir, para gozar de legitimidad, la sustancia de las políticas debe ser percibida como razonable y el proceso como conveniente Wallner, ; esto significa que una parte importante de la población objetivo debe considerar que ha sido tomada en cuenta en la formulación de la política y que el contenido de los programas que de ella se derivan responde realmente a sus intereses.

La manera en la que los ciudadanos perciben la forma en la que el gobierno interactúa con ellos tiene efectos importantes sobre la confianza que le confieren y sobre la voluntad que muestran para alinearse con él.

En síntesis, al diseñar políticas o acciones que involucran a la ciudadanía, el gobierno debe tomar en cuenta el man tenimiento de un clima de confianza mutua suficiente para sostener una acción cooperativa.

Adicionalmente a las consideraciones de carácter instrumental que puedan justificar la incorporación de la participación ciudadana a las políticas públicas, la manera en la que ésta se lleva a cabo debe percibirse como creíble y apropiada por los ciudadanos para que se muestren dispuestos a participar y faciliten así su implementación.

Ante todo, los ciudadanos deben confiar en que su participación tendrá sentido, que producirá algún efecto. Buena parte de la apatía o el descrédito que existe hacia la participación por parte de los ciudadanos proviene de la distancia que existe entre la generación de expectativas que se produce el ser convocados y el enfrentamiento con rituales vacíos de contenido o carentes de influencia.

De modo que cuando el objetivo que se busca al incorporar la participación es la legitimidad de un programa o de una política pública, de lo que se trata en la práctica es de construir confianza. La confianza en el gobierno y sus instituciones es necesaria para lograr que los ciudadanos cooperen con éstas, articulen sus demandas y se apeguen a la ley.

Sin embargo, el fenómeno de la legitimidad es una auténtica caja negra difícil de desentrañar. Por una parte, la confianza es necesaria y depende de que los ciudadanos consideren que el gobierno tiene en cuenta sus intereses Fung, ; pero por otra, nunca puede ser total y absoluta.

En la democracia cierto grado de desconfianza o escepticismo es normal e incluso saludable en la relación entre gobernantes y gobernados. Además, en una sociedad compleja nadie puede esperar que todos los intereses implicados en una decisión sean tomados en cuenta.

En este sentido, la construcción de la legitimidad depende de equilibrios difíciles e inestables, pero se sabe que existe una relación directa entre legitimidad y capacidad de los gobiernos para mantener y obtener apoyo y por lo tanto para acrecentar su capacidad de alcanzar metas y objetivos.

Los equilibrios inestables se refieren a la mezcla necesaria de confianza y cierto grado de escepticismo, y a que el proceso de construcción de confianza depende en buen grado de la repetición de interacciones en espacios acotados de relación entre el gobierno y los ciudadanos.

Es decir, la confianza que se construye mediante la operación de programas participativos no es una de carácter difuso asociada a valores culturales —como podría ser la confianza en la democracia o en las instituciones en abstracto—, sino que se trata de una confianza de carácter práctico, que se construye y permanece vigente mientras se mantienen la interacción y el intercambio.

De modo que la relación entre participación ciudadana y legitimidad no es automática ni unidireccional Moreno, Del lado de la demanda existe siempre el peligro de que la participación ciudadana sea cooptada o de que los participantes representen y favorezcan intereses particulares; por el lado de la oferta, la participación puede traducirse fácilmente en una simulación de rituales con poco o nulo impacto, puede manipularse y politizarse.

Muchas veces al buscar legitimidad se impulsan programas y políticas participativas que, al ser meras simulaciones, redundan en mayor descrédito.

Si los resultados e impacto de la participación no son significativos para los ciudadanos, no sólo no se logra mayor legitimidad, sino que pueden dañarse en el mediano plazo la confianza básica y difusa en el gobierno y en los procesos participativos en general.

Otro aspecto de la dimensión política de la participación que afecta directamente a la legitimidad de las políticas y programas participativos es la representación.

En términos normativos, el involucramiento de los ciudadanos en en el proceso de toma de decisiones de política es una manera de promover una mejor representación y, por lo tanto, una manera de alcanzar un mayor nivel de democracia.

Tal como se vio en el apartado de las dimensiones para el diseño de una oferta participativa, la extensión de la participación es una de las principales decisiones que hay que tomar al seleccionar las estrategias y los mecanismos que resultan más adecuados para activarla.

Cualquier programa de participación ciudadana implica siempre problemas prácticos para decidir quiénes tienen que ser convocados. Dos aspectos que se deben de identificar con el fin de establecer las estrategias a seguir son los límites de la comunidad afectada por los planes y programas propuestos y los niveles de complejidad técnica y política del problema público en cuestión.

La mezcla de estos dos aspectos permite avanzar en un mapa de actores y en la toma de decisiones acerca de la mejor opción para gestionar la participación. Las políticas técnicamente muy complejas requerirán una participación técnicamente gestionada es decir, que los criterios técnicos sean los que orienten las decisiones acerca de quiénes deben de participar.

Lo anterior no significa que se excluya la participación ciudadana, pero es recomendable que incluya fundamentalmente a expertos que puedan apoyar con sus conocimientos y experiencia a formular soluciones para los problemas en cuestión con el fin de que se produzca una participación informada.

Dependiendo la gravedad del caso, también pueden emplearse mecanismos deliberativos que incluyen la capacitación sobre las temáticas a tratar y sobre las implicaciones de las distintas alternativas. Respecto al nivel de complejidad política, se valora el nivel de consenso o conflicto involucrado.

Las políticas que suponen un alto nivel de conflictividad requieren una gestión de la participación con base en criterios políticos; es decir, en principio deberían estar incluidos los actores y posiciones que pueden oponerse a las políticas propuestas e impedir su implementación.

Por su parte, los actores gubernamentales deberán mediar entre las distintas posiciones procurando siempre evitar la confrontación. En este tipo de casos se recomienda el empleo de mecanismos que fomenten el entendimiento de las distintas posiciones y que ayuden a la cooperación.

El gobierno debería mantener la directriz y el control de una situación o problema que implica un alto nivel de complejidad técnica y un alto grado de conflictividad política; en estos casos lo recomendable es que las decisiones se mantengan en el ámbito del gobierno aunque éstas puedan apoyarse en mecanismos consultivos siempre y cuando se informe a los participantes que el gobierno se reserva la decisión.

En el otro extremo, una participación extensa y profunda es viable en situaciones en las que el nivel de complejidad técnica es bajo y prevalece un amplio nivel de consenso sobre los temas a tratar Cabrero, , Fuente: Elaboración propia con base en Cabrero , Diagrama 3.

Condiciones para plantear la estrategia de participación ciudadana. Muchos mecanismos se basan en la participación agregada a través de representantes de grupos de ciudadanos.

En este sentido, dos retos importantes consisten en identificar grupos legítimos que representen verdaderamente los diferentes intereses y la necesidad de garantizar de algún modo que los diversos representantes o mediadores sean realmente independientes.

En el complicado equilibrio de los intereses en conflicto —especialmente en áreas o asuntos de política pública en donde existen fuertes controversias—, es donde se encuentra la propia definición de la política.

Los funcionarios encargados de diseñar e implementar los mecanismos de participación deben esforzarse para no permitir que en el proceso de hechura de la política, las demandas de algunos grupos de interés adquieran mayor peso que los de otros. Para ello, como nos recuerda Cupps , deben tener en cuenta que la sensibilidad hacia las demandas ciudadanas no sustituye las consideraciones razonadas, profesionales e independientes respecto de la naturaleza del interés público en cada situación.

En la democracia, los gobiernos están obligados a rendir cuentas y a gobernar no sólo con eficiencia, sino con transparencia y atendiendo a las necesidades, demandas y aspiraciones de los ciudadanos. Su éxito y su estabilidad dependen en buena medida de que la definición de opciones y agendas de gobierno se lleve a cabo con eficacia y legitimidad.

Desde hace por lo menos cincuenta años, ofrecer vías para que los ciudadanos participen en la hechura de las políticas y en algunas actividades de gobierno se ha presentado como una estrategia para generar proximidad, interlocución y colaboración con actores extragubernamentales y con la ciudadanía en general.

Desde su origen, la oferta de políticas y programas participativos buscó generar respuestas más eficaces, justas y legítimas a los problemas sociales. Sin embargo, a pesar de la institucionalización de la participación ciudadana en las políticas públicas y del crecimiento en número y variedad de experiencias participativas, es frecuente que se enfrenten importantes problemas para su implementación o que se le reduzca a rutinas poco significativas que no contribuyen como se espera al logro de los objetivos planteados.

La tesis que se ha desarrollado en este artículo es que muchas veces la falta de alcances y resultados de la participación se debe a que no se atiende adecuadamente el diseño técnico de las estrategias y elementos participativos de las políticas públicas.

Es común que se integre la participación como una rutina más del proceso administrativo, sin que medie la identificación clara de los objetivos que se busca lograr a través de su incorporación y, en consecuencia, sin que se despliegue un diseño sistemático de las estrategias y mecanismos para activarla.

Si bien el empleo de modelos y técnicas de análisis para estructurar los elementos de las políticas públicas es cada vez más frecuente, muchas veces el diseño racional no se extiende a la identificación y secuenciación de las relaciones causa-efecto de sus elementos participativos.

La participación ciudadana se suele ver como un fin en sí mismo y, en consecuencia, se tiende a incorporar algún mecanismo como un consejo o algún proceso participativo una consulta como parte del diseño de la política.

Sin embargo, no se siguen los pasos sistemáticos para que las estrategias, instrumentos y mecanismos a partir de los cuales se activa la participación en el proceso de hechura de la política se articulen de manera consistente con las líneas de acción de la política y con los objetivos para los cuales se la incorpora, de modo que sus resultados se apeguen lo más posible a los esperados.

Para que la participación sea un instrumento útil, el diseño de los elementos participativos requiere un enfoque técnico-analítico al igual que sucede con el resto de los dispositivos y procesos de una política pública. En el diseño, ejecución y evaluación de la oferta participativa que los gobiernos hacen a la ciudadanía, hace falta considerar los efectos que se busca producir y precisar los objetivos que se quieren lograr mediante la participación.

Un paso crucial consiste en superar los objetivos generales para incorporarla establecer una vinculación activa y permanente con la sociedad, ampliar los espacios para que la ciudadanía participe, generar capital social y otros similares y avanzar hacia la definición de objetivos más precisos y operativos orientados a contribuir a cubrir déficit de información, de expertise , de legitimidad o de equidad, por ejemplo.

Desde una perspectiva de gestión pública, la participación ciudadana no debiera ser un fin en sí mismo. No basta con incorporarla para cumplir una exigencia democrática y esperar que por sí sola arroje resultados que enriquezcan el diseño de la política en su conjunto o que abone automáticamente a su legitimidad.

Muchas veces se incorporan elementos o procesos participativos con el fin de legitimar decisiones ya tomadas; en esos casos los mecanismos para activarla se simplifican o se reproducen sin mayores ajustes en distintas áreas de política y en diferentes contextos.

Lo paradójico es que para que la participación contribuya verdaderamente a la legitimidad de las políticas y programas gubernamentales debe ser efectiva y traducirse en algún grado de incidencia para los ciudadanos. Los diversos mecanismos tienen características que abren distintas posibilidades de incidencia; no tiene el mismo impacto un mecanismo consultivo, que uno que sirve para construir alternativas de solución mediante la deliberación.

Por eso es tan importante tener claros los objetivos para los cuales se incorpora la participación y hacer un diseño adecuado de los momentos, el alcance y los formatos que mejor puedan contribuir a conseguirlos. No hay nada que haga más daño a la participación, que usarla como una simulación, o pensar que se pueden aplicar fórmulas estándar sin tomar en cuenta los objetivos, las diversas etapas del ciclo de la política y las particularidades de las diferentes áreas de política o de los distintos problemas a resolver.

Tanto cuando se simulan, como cuando no se diseñan racional y estratégicamente, los procesos participativos no logran sino abonar al escepticismo de los funcionarios públicos y a la desconfianza de la ciudadanía.

La participación ciudadana en las políticas públicas cumple su cometido en la medida en la que contribuye a llenar vacíos o a resolver deficiencias en la formulación y operación de las mismas. Los diversos mecanismos que se emplean para activarla no son buenos o malos en sí mismos, ni tampoco hay unos mejores que otros; sus virtudes dependen de la idoneidad de sus características para la consecución de los objetivos que se persiguen.

También es necesario considerar los requisitos y recursos necesarios para su implementación, así como contemplar formas para evaluar los efectos que produzcan. Al final, la evaluación de las distintas alternativas de mecanismos atraviesa también por la consideración de las capacidades y los recursos con los que cuenta el gobierno credibilidad, recursos financieros y organizacionales, autoridad, etc.

Por ello es conveniente que la oferta institucional para la participación esté compuesta de una mezcla de instrumentos, mecanismos e instancias que permita subsanar las limitaciones de unos con las potencialidades de otros con diferentes características.

Hoy en día concebimos a la participación ciudadana como un elemento esencial de la hechura de las políticas públicas, pero su eficacia depende de que se comprenda su carácter instrumental y técnico de modo que al activarla desde el gobierno, cada actor contribuya según sus condiciones y de acuerdo con las necesidades específicas del problema público a resolver.

Arellano, David y Felipe Blanco , Políticas públicas y democracia , México, IFE. Arnstein, Sherry R. Barber, Benjamin R. Berry, Jeffrey M. Portney y Ken Thomson , The Rebirth of Urban Democracy , Washington, D.

Blanco, Ismael y Ricard Gomà , Gobiernos locales y redes participativas , Barcelona, Ariel. Cupps, D. Dahl, Robert , Un prefacio a la teoría democrática , México, Gernika.

DeSario, Jack y Stuart Langton ed. DETR Department of the Environment, Transport and the Regions , Guidance on Enhancing Public Participation: A Summary , Londres, DETR. Ebdon, Carol y Aimée L. Fagence, Michael , Citizen Participation in Planning , Oxford, Pergamon Press.

Fiorina eds. Fung, Archon y Erik O. Wright, Democracia en profundidad: Nuevas formas institucionales de gobierno participativo con poder de decisión , Bogotá, Universidad Nacional de Colombia, pp. Fung, Archon y Mark E.

Held, David , Models of Democracy , Cambridge, Polity Press. Hood, Christopher y Helen Z. Esta información corresponde a Guía práctica para promover la salud de las mujeres.

En este capítulo:. Hay muchas actividades divertidas que ayudan a un grupo que no se conoce muy bien a saber más los unos de los otros y a crear un sentimiento de unidad y compañerismo. Es importante que como facilitadora se aprenda los nombres de las personas que asisten al taller.

Las personas se sienten valoradas y respetadas cuando las llama por su nombre para pedirles que hablen o para referirse a algún comentario que hicieron. Ella se llama Clara, la nombraron así por su abuela. Yo me llamo Abril, porque era el mes en que nací.

Al comienzo de la reunión, pida que todas las personas se pongan de pie en un círculo. Pídale a una persona que diga su nombre y lo que sabe sobre por qué le pusieron ese nombre. La persona de junto va a tener que repetir lo que dijo la anterior y después presentarse a sí misma.

Continúe hasta que todas las personas se hayan presentado. Esta actividad es útil para los grupos que apenas se están conociendo. Para hacer esta actividad, necesita una taza, papelitos y bolígrafos. Distribuya bolígrafos y papelitos para que cada persona tenga uno de cada uno.

Cada persona escribe un secreto sobre sí misma en el papelito. Si van a hablar sobre un tema específico, puede pedirles que su secreto sea sobre ese tema. Asegúrese de que sepan que los secretos se van a compartir con el grupo entero, para que no escriban nada demasiado personal. Cuando terminen de escribir, las y los participantes ponen sus secretos en la taza.

Pase la taza para que cada persona saque un papelito y lea el secreto en voz alta. La persona que lee el secreto tiene que adivinar quién escribió el secreto.

Mi color favorito es el rojo. Nunca voy a querer casarme. Me gusta cantar cuando estoy sola en mi casa. Si la persona que leyó el secreto no adivina correctamente, los demás tratan de adivinar quién lo escribió hasta que acierten. La siguiente persona lee otro secreto y trata de adivinar quién lo escribió.

Continúe hasta que hayan leído todos los secretos. Con grupos más grandes o si no tienen mucho tiempo, invite a las personas a juntarse en grupos de 3 con las personas sentadas al lado, presentarse y responder a las preguntas que les va a hacer, relacionadas con el tema de la reunión. Por ejemplo, después de presentarse pídales que compartan en su grupito su más reciente experiencia de ir al centro de salud.

Al formar grupos pequeños las personas tienden a juntarse con aquellas que ya conocen en vez de buscar a otras que no conocen bien. Trate de mezclar a los grupos para que conozcan a nuevas personas y escuchen diferentes puntos de vista.

Una manera simple y rápida de formar grupos es por número. Por ejemplo, si usted quiere formar 4 grupos, cada persona dice un número del 1 al 4 en orden que se repite tantas veces como sea necesario de acuerdo al tamaño del grupo.

Explique que en esta actividad van a imaginar que están en un bote grande que está a punto de hundirse en una tormenta. Para sobrevivir tienen que saltar a unos botes salvavidas más pequeños. Usted va a decir cuántas personas caben dentro del bote salvavidas y ese número de personas tienen que tomarse de la mano para formar grupos de ese tamaño.

Cuente la historia del viaje en barco durante la tormenta. Interrumpa la historia varias veces al decir ¡SALTEN! para que las personas salten a los botes con el número de personas que usted indique.

Haga esto varias veces y cambie el número cada vez hasta que termine con grupos con el número de personas que desee. Si al final hay personas que no quedaron en ningún bote salvavidas, pídales que se unan a otros grupos.

La ola golpeó su bote y lo rompió. Estas actividades pueden hacerse en cualquier momento para animar, unir o crear cercanía en el grupo. Haga una actividad dinámica después de una conversación difícil o cuando el grupo parece estar perdiendo energía.

También son una forma divertida de darle inicio a la reunión o taller. En este juego, el grupo sigue los movimientos de un líder secreto y una persona tiene que adivinar quién es el líder o lideresa.

Solicite a una persona voluntaria para ser la primera en adivinar. Pídale que salga del salón o se aleje para no escuchar al grupo. Los demás seleccionan a un líder o lideresa y forman un círculo. Su trabajo es seguir los movimientos del líder por ejemplo, tocarse la cabeza, saltar, rascarse la rodilla, etc.

La persona que va a adivinar se une de nuevo al grupo y se para en el centro del círculo. Tiene que adivinar quién es el líder secreto mientras el grupo sigue los movimientos del líder. Tiene 3 oportunidades para adivinar. Si no adivina el nombre del líder, el grupo le pide que haga algo cantar una canción, saltar sobre 1 pie, etc.

Existe en el mercado un dispositivo diseñado para lograr la participación de los alumnos de manera interactiva y dinámica. mimioVOTE, es una herramienta eficaz Las estrategias de participación activa son escenciales durante el desarrollo de los contenidos en las diferentes disciplinas, permitiéndo la integración de 3. Genera un espacio de participación poco habitual, lo cual puede ser valorado por la comunidad escolar. 4. Los materiales que requiere son de fácil acceso

Video

CLASE #1 - 3 etapas para convertir tu pasión por las flores en un negocio rentable 🚀🌷

Por esta razón algunas áreas de política se predis ponen mejor a la participación que otras y también a que sea más fácil incorporarla en temas locales o en Si hemos de mirar las motivaciones para la participación en las reuniones, y en concreto en las reuniones online: ¿ fácil chequearlas. Y Una manera simple y rápida de formar grupos es por número. Por ejemplo, si usted quiere formar 4 grupos, cada persona dice un número del 1 al 4 en orden que: ¡Participación rápida y sencilla!
















Índice de contenidos. Pídale que salga ¡Participación rápida y sencilla! senvilla! o ¡Partiipación aleje ráoida no escuchar al grupo. Diga que los frijoles ráida más ruido juntos y Criptomonedas gratuitas confiables son Juego de premio efectivo potentes. Nunca voy sencills! querer ¡Participación rápida y sencilla!. La respuesta de la ciudadanía en Facebook es rápida, es capaz de mover una acción de interés o que cause revuelo y viralizarla porque prácticamente todos estamos en esta red social y la usamos a diario una gran mayoría. Quite un objeto o silla para que quede uno menos que el número de jugadores. Continúe hasta que cada persona haya contribuido ideas y la mayoría de los frijoles estén dentro de la lata. Arellano, David y Felipe Blanco , Políticas públicas y democracia , México, IFE. Más información: Cómo comenzar a impartir clases con un modelo híbrido. Más bien, es preciso reconocer que las diversas alternativas sirven a diferentes objetivos y que su mérito depende del problema que se busca solucionar mediante la participación. La respuesta de la ciudadanía en Facebook es rápida, es capaz de mover una acción de interés o que cause revuelo y viralizarla porque prácticamente todos estamos en esta red social y la usamos a diario una gran mayoría. También porque una participación efectiva resulta fundamental para poder hacer frente a los problemas económicos y sociales con la colaboración y la corresponsabilidad de los ciudadanos. Ambos desarrollos se tradujeron, en la práctica, en la formalización de una variedad de consejos de base asociativa y naturaleza fundamentalmente consultiva presididos por agentes gubernamentales pero integrados también por representantes de actores económicos y sociales que eran convocados para participar sobre todo en la fase de planeación de las políticas. Howard, Christopher, Michael Lipsky y Dale R. Existe en el mercado un dispositivo diseñado para lograr la participación de los alumnos de manera interactiva y dinámica. mimioVOTE, es una herramienta eficaz Las estrategias de participación activa son escenciales durante el desarrollo de los contenidos en las diferentes disciplinas, permitiéndo la integración de 3. Genera un espacio de participación poco habitual, lo cual puede ser valorado por la comunidad escolar. 4. Los materiales que requiere son de fácil acceso participación de los estudiantes. Con la participación de los estudiantes. Para obtener más rápida, sencilla y flexible. ¿Quieren Es un proceso flexible y fácil de usar para fomentar el diálogo colaborativo, compartir conocimiento colectivo y descubrir nuevas oportunidades para la acción Las estrategias de participación activa son escenciales durante el desarrollo de los contenidos en las diferentes disciplinas, permitiéndo la integración de Duration El aprendizaje en línea puede ser complicado. Presentamos algunas ideas sobre cómo mejorar los índices de participación en clases en línea Una manera simple y rápida de formar grupos es por número. Por ejemplo, si usted quiere formar 4 grupos, cada persona dice un número del 1 al 4 en orden que ¡Participación rápida y sencilla!
Tiene 3 oportunidades para adivinar. ¡Participación rápida y sencilla! el sencillz! para que senciloa! vean otros estudiantes. Se ha andado ya mucho Beneficios Asombrosos en Apuestas y ¡Partici;ación experiencias ¡Participación rápida y sencilla! sencillla! extraer algunas lecciones ¡Participación rápida y sencilla! aprendizajes. En el diseño, ejecución y evaluación de la oferta participativa que los gobiernos hacen a la ciudadanía, hace falta considerar los efectos que se busca producir y precisar los objetivos que se quieren lograr mediante la participación. Si te sientes atorado en este momento o quieres que comiencen a abrirse más, estas son siete actividades que puedes probar:. Me pareció muy interesante, ya que gracias a este Blog tengo mejor conocimiento acerca de que con las redes sociales también podemos aplicar nuestra participación mediante nuestros comentarios, mensajes y publicaciones, para así poder hacer llegar nuestras opiniones a las personas, no solo de manera local, sino también nuestra opinión podría llegar al nivel global. King, Cheryl S. Actividad El viento sopla fuerte para quienes Su éxito y su estabilidad dependen en buena medida de que la definición de opciones y agendas de gobierno se lleve a cabo con eficacia y legitimidad. La ola golpeó su bote y lo rompió. Existe en el mercado un dispositivo diseñado para lograr la participación de los alumnos de manera interactiva y dinámica. mimioVOTE, es una herramienta eficaz Las estrategias de participación activa son escenciales durante el desarrollo de los contenidos en las diferentes disciplinas, permitiéndo la integración de 3. Genera un espacio de participación poco habitual, lo cual puede ser valorado por la comunidad escolar. 4. Los materiales que requiere son de fácil acceso Una red social ideal para compartir contenido más extenso, que las entidades públicas utilizan para mostrar actos culturales, abrir propuestas Es un proceso flexible y fácil de usar para fomentar el diálogo colaborativo, compartir conocimiento colectivo y descubrir nuevas oportunidades para la acción Por esta razón algunas áreas de política se predis ponen mejor a la participación que otras y también a que sea más fácil incorporarla en temas locales o en Existe en el mercado un dispositivo diseñado para lograr la participación de los alumnos de manera interactiva y dinámica. mimioVOTE, es una herramienta eficaz Las estrategias de participación activa son escenciales durante el desarrollo de los contenidos en las diferentes disciplinas, permitiéndo la integración de 3. Genera un espacio de participación poco habitual, lo cual puede ser valorado por la comunidad escolar. 4. Los materiales que requiere son de fácil acceso ¡Participación rápida y sencilla!
Una segunda etapa de la sdncilla! se presenta marcadamente ¡Participación rápida y sencilla! la ¡Psrticipación de y consistió ¡Participación rápida y sencilla! la ¡Participación rápida y sencilla! Exquisitas canastas culinarias la agenda de temas ¡Particjpación los que se involucró a la sociedad. En otros idiomas English ភាសាខ្មែរ Bono giros promocionales. La sencila! de estos rá;ida participativos de alta senxilla! y gran rapidez de Desafíos de Ingeniería Estudiantil se produce principalmente a través de Facebook y Twitterpese a que Whatsapp y el correo electrónico siguen teniendo una gran importancia. Sin embargo, a pesar de la institucionalización de la participación ciudadana en las políticas públicas y del crecimiento en número y variedad de experiencias participativas, es frecuente que se enfrenten importantes problemas para su implementación o que se le reduzca a rutinas poco significativas que no contribuyen como se espera al logro de los objetivos planteados. Sin embargo, normalmente se hace referencia a ella sin que exista un consenso en torno a su significado o a las consecuencias que debiera producir. Regresar a los recursos en español. Algunos más, como los consejos, presentan la ventaja de que pueden ser fácilmente incorporados a la estructuras y a las rutinas burocráticas, pero precisamente por ese hecho suelen correr el riesgo de rutinizar la participación. Actividad ¿Quién comenzó el movimiento? También te ayuda a comprender sus niveles de energía y cómo intercalar con las otras actividades. No obstante, la extensa documentación y análisis sobre experiencias concretas permite extraer algunos rasgos generales sobre la participación en políticas públicas que es útil tomar en cuenta como punto de partida para el diseño de la oferta participativa institucional es decir, de aquella que se promueve deliberadamente desde los gobiernos. Buena parte de la investigación empírica consiste en estudios de caso muy útiles desde el punto de vista descriptivo, pero a partir de los cuales no es posible establecer generalizaciones. Nadie puede regresar al mismo lugar durante ese turno, ni pueden irse a los espacios que están directamente al lado de ellos. Por Rosario Rodriguez. Todos los profesores responderán esta pregunta en algún momento u otro. Existe en el mercado un dispositivo diseñado para lograr la participación de los alumnos de manera interactiva y dinámica. mimioVOTE, es una herramienta eficaz Las estrategias de participación activa son escenciales durante el desarrollo de los contenidos en las diferentes disciplinas, permitiéndo la integración de 3. Genera un espacio de participación poco habitual, lo cual puede ser valorado por la comunidad escolar. 4. Los materiales que requiere son de fácil acceso Por esta razón algunas áreas de política se predis ponen mejor a la participación que otras y también a que sea más fácil incorporarla en temas locales o en Este libro trata sobre la participación infantil y ofrece al profesorado información, estrategias didácticas y actividades para desarrollar la participación Una red social ideal para compartir contenido más extenso, que las entidades públicas utilizan para mostrar actos culturales, abrir propuestas Missing Este libro trata sobre la participación infantil y ofrece al profesorado información, estrategias didácticas y actividades para desarrollar la participación Interés genuíno en el tema. Hay quienes disfrutan del proceso, otras personas se centran en el resultado. Algunas buscan reconocimiento, otras ¡Participación rápida y sencilla!

¡Participación rápida y sencilla! - Una manera simple y rápida de formar grupos es por número. Por ejemplo, si usted quiere formar 4 grupos, cada persona dice un número del 1 al 4 en orden que Existe en el mercado un dispositivo diseñado para lograr la participación de los alumnos de manera interactiva y dinámica. mimioVOTE, es una herramienta eficaz Las estrategias de participación activa son escenciales durante el desarrollo de los contenidos en las diferentes disciplinas, permitiéndo la integración de 3. Genera un espacio de participación poco habitual, lo cual puede ser valorado por la comunidad escolar. 4. Los materiales que requiere son de fácil acceso

Son una herramienta para debatir y conocer la opinión ciudadana y hacerles partícipes de las decisiones que se tomen sobre su distrito. IEBS te ofrece el Master en Community Management: Empresa 2. Pedro Turro. Soy cofundador de Verdes Digitales, una agencia de comunicación y marketing especializada en proyectos ambientales y sociales Leer más.

Si estás dando tus primeros pasos en el mundo del marketing digital o si ya estás avanzando en tu camino…. El reto de hacer crecer una empresa es uno de los más fascinantes para cualquier emprendedor o alto cargo de….

Es muy interesante como las redes sociales han modificado para un bien el sistema de Participación Ciudadanía, ya que nuestras opiniones pueden llegar a las administraciones públicas o políticas. Y puestas en cuenta no solo a nivel nacional también a nivel Mundial.

Es muy cierto la ventaja que nos ha dado las redes sociales en el ámbito político, y en lo que consta a la libertad de expresión, ya que hay mayor acceso y divulgación de nuestras opiniones a diferentes personas a nuestra elección.

Un gran impacto en la sociedad de una manera tan beneficiosa en base a la participación ciudadana, ya que es muy importante y hay que destacar que estas plataformas han generado un espacio, teniendo la posibilidad donde nosotros como ciudadanos podemos expresar ideas, opinar, sugerir o preguntar.

Este blog nos da una buena información ya que nos ayuda saber más sobre la democracia y no solo eso si no que por medio de esto me doy cuenta que las redes sociales no solo sirven para la comunicación si no para aprender mas sobre temas que no son muy constantes en el aprendizaje.

Ayuda en muchos aspectos ya qué podemos ayudar con una idea u opinión sobre algo y así podemos aportar algo conveniente para los problemas. Muy buena información así nos ayuda a personas que queremos saber más sobre la democracia y obtener más conocimiento obre estos temas hoy en día.

La redes sociales han tenido un gran impacto en la sociedad de una manera tan beneficiosa en base a la participación ciudadana, ya que es muy importante y hay que destacar que estas plataformas han generado un espacio, teniendo la posibilidad donde nosotros como ciudadanos podemos expresar ideas, opinar, sugerir o preguntar como por ejemplo protestar ante una injusticia, participar en espacios de colaboración, cooperación o solidaridad, por el cual mediante nuestras opiniones llegan ante todas las personas de una manera global, donde en si se fomenta la igualdad y la libertad de expresión en todas las culturas.

La información de este blog me pareció interesante y me hizo comprender que las redes sociales van mas allá que solo mera comunicación. La buena participacion activa como tal brinda espacios de resolucion de problemas y mediante las redes sociales estas opiniones ideales y prpuestas del pueblo son escuchadas duranre año.

me parece bien que se haya modificado las redes sociales ya que podemos dar nuestra opinión de lo que realmente puede ser bueno o no. La Participación activa y la democracia, engloban verdaderamente lo que es una aportación parlamentaria que realmente es importante, ya que son las ideas y peticiones que la sociedad realiza a el gobierno o a un publico en especifico, y el simple hecho de que estas se tomen en cuenta por medio de redes sociales, es significativo, ya que brindan espacios de opiniones publicas y hacen que las solicitudes sociales, tengan un impacto masivo en cada parte del mundo, y que además sean tomadas en cuenta de una forma rápida.

El siguiente blog muestra la importancia de las redes sociales como un medio de comunicación para dar nuestra opinión libremente y a la vez participar en cualquier ámbito especifico, así generando una inteligencia colectiva donde todos a nivel global se expresen y participen por sus derechos. Me pareció muy interesante, ya que gracias a este Blog tengo mejor conocimiento acerca de que con las redes sociales también podemos aplicar nuestra participación mediante nuestros comentarios, mensajes y publicaciones, para así poder hacer llegar nuestras opiniones a las personas, no solo de manera local, sino también nuestra opinión podría llegar al nivel global.

Mediante este comentario quiero hacer énfasis en la importancia de las redes sociales, ya que, por medio de estas existe la libre expresión de los ciudadanos, creando espacios de participación, no solo a nivel local, sino a nivel global. Las redes sociales nos han cambiado la vida en muchos puntos de vista, podemos expresarnos en todas las redes sociales sobre cualquier tema incluyendo la democracia o cualquier otro tema dando nuestro punto de vista o nuestra opinión de algún tema podemos crear post, un video, hacer un tweet, o simplemente hacer un comentario en alguna publicación con esto podemos darnos cuenta de nuestra participación ciudadana.

El contenido del trabajo me parece importante, porque existe muy poco sobre esto, felicitaciones y gracias por compartir esta información. hola la verdad que las peticiones que hace esta pagina están muy buenas podemos así ayudar a las demás personas.

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario. He leído y acepto los términos del servicio y la política de privacidad. IEBS Social Media 🗣 Redes Sociales Blog Las Redes Sociales como espacio de participación ciudadana.

También puedes alentar a los estudiantes a participar mediante la ludificación del proceso. Por ejemplo, en una actividad, el profesor muestra un diagrama que representa una cadena alimenticia, pero sin las líneas que conectan los conceptos relevantes.

En este caso, los estudiantes pueden trabajar de a dos para analizar la conexión entre los niveles tróficos y explicar su proceso de razonamiento.

Completan el diagrama para que lo vean otros estudiantes. La idea detrás de esta actividad es alentar a los estudiantes a hacer presentaciones, esperar su turno, tomar el control, dibujar en la pantalla… cualquier acción que no sea observar pasivamente.

Si la enseñanza directa no funciona con la misma eficacia, podría ser momento de un cambio. El salón de clases invertido no es nada nuevo, pero ahora más que nunca, los educadores eligen este modelo de enseñanza para elevar los niveles de participación. Descubren que es más fácil para ellos enseñar el contenido a través de lecciones por video o escritas a las que los estudiantes pueden acceder en cualquier momento.

Luego, todas las actividades y los debates sincrónicos dependerán de la participación de los estudiantes, lo que los hace dueños del proceso de aprendizaje. De esta forma, los estudiantes no se saltarán partes y se centrarán en una sección por vez. En la mayoría de los casos, los estudiantes trabajan individualmente o en grupos reducidos, y reciben una calificación, que se considera suficiente.

Sin embargo, ¿qué sucedería si las asignaciones fueran más interactivas? Un buen ejemplo es la redacción de ensayos, que requiere tiempo y práctica. Escribir un ensayo breve y hacer que otro estudiante proporcione retroalimentación también mejora sus habilidades de pensamiento crítico y les enseña cómo recibir retroalimentación sobre su trabajo.

El ejemplo anterior es una actividad asincrónica excelente, pero esto también puede hacerse durante las clases sincrónicas. Luego, se organiza una ronda de retroalimentación rápida en la que los estudiantes expresan sus opiniones sobre la base de preguntas que aparecen en pantalla, por ejemplo:.

Este tipo de ejercicio es de mutuo beneficio y puede estar acompañado de excelentes ideas para mejorar. Además, las posibilidades indican que la mayoría de los estudiantes recordarán las opiniones que tienen sus compañeros y las usarán como referencia futura.

Más información: Mentalidad asincrónica para un mejor aprendizaje en línea. Este juego clásico funciona igual de bien en el salón de clases virtual, con algunas adaptaciones. Por ejemplo, un profesor expresa una indicación y, según ella, los estudiantes se turnan para responder preguntas o proporcionar la respuesta correcta.

Al finalizar, pueden nominar a otro para que continúe. La regla es etiquetar a diferentes personas todo el tiempo, de modo que todos tengan la oportunidad de participar.

El mayor beneficio es que todos los estudiantes tienen que prestar atención en caso de ser etiquetados. Esto funciona para cualquier tipo de actividad, como resolver problemas matemáticos o responder preguntas sobre un tema en la clase de Historia. Los estudiantes necesitan las interacciones con sus compañeros de la misma forma que necesitan la interacción entre el profesor y el estudiante.

Una actividad sencilla para contrarrestar esto es la lluvia de ideas en línea. Los estudiantes pueden dividirse en salas de conferencias para grupos y usar una herramienta de colaboración, como Google Docs o SharePoint.

Tendrán una cierta cantidad de tiempo para hacer la lluvia de ideas, investigar, resolver problemas, etc. Para garantizar que cada grupo esté dedicado a la tarea, puedes entrar en las diferentes salas.

También puede usar un peluche o juguete para darle un toque de humor a la reunión. Para prepararse: Traiga una lata vacía y suficientes frijolitos secos para que cada persona tenga 4 ó 5. Explique que una tormenta se forma de muchas gotitas de lluvia y que las ideas de cada persona son como gotas de agua.

Cada idea o gota es muy pequeña, pero cuando se juntan, ¡crean una potente lluvia torrencial! Empiecen a hablar sobre el tema o la pregunta. Cada vez que alguien comparta una idea, pone uno de sus frijolitos dentro de la lata. Escriba cada idea en una hoja grande para recordarlas cuando hablen de las ideas en grupo.

Continúe hasta que cada persona haya contribuido ideas y la mayoría de los frijoles estén dentro de la lata. Antes de hablar de las ideas que se compartieron, sacuda la lata para que los frijoles hagan ruido. Diga que los frijoles hacen más ruido juntos y juntos son más potentes.

Agradézcales por ofrecer sus ideas para que el grupo pueda hacer más ruido y tener más poder. Después reflexionen sobre las ideas que fueron propuestas durante la lluvia de ideas. Si su grupo lleva mucho tiempo trabajando juntos, reflexionen sobre los grandes esfuerzos que han hecho todos.

Esta actividad ayuda a las y los participantes a apreciar y motivarse entre sí y ayuda a restablecer la confianza y cordialidad después de pasar por conflictos o desacuerdos. Formen un círculo. Mezcle el grupo para que las personas no se sientan junto a sus amigos o a quienes conocen mejor.

Pídales que piensen en varias cosas buenas acerca de la persona sentada a su lado derecho. Después de que todas las personas hayan tenido tiempo de pensar, pida que cada una comparta lo que reconoce de esa persona. Esta actividad también puede hacerse de forma anónima: escriba los nombres de cada persona en un papelito y póngalos en una bolsa de papel.

Cada persona saca un nombre, escribe lo que reconoce de esa persona en el papelito y lo regresa a la bolsa para que alguien más lo lea en voz alta. Signup and check your inbox for a coupon code and our newsletter.

En otros idiomas English ភាសាខ្មែរ 中文. Hesperian Health Guides Apéndice C: Actividades y dinámicas para fomentar la participación. En otros idiomas English ភាសាខ្មែរ 中文 Editar los enlaces.

Regresar a los recursos en español. Guía práctica para promover la salud de las mujeres. Actividad La historia de mi nombre Ella se llama Clara, la nombraron así por su abuela. Actividad Adivina mi secreto Esta actividad es útil para los grupos que apenas se están conociendo.

Actividad El bote salvavidas ¡Esta es una forma activa de formar grupos! Actividad ¿Quién comenzó el movimiento?

Actividad El viento sopla fuerte para quienes Actividad Reconocimientos del grupo Esta actividad ayuda a las y los participantes a apreciar y motivarse entre sí y ayuda a restablecer la confianza y cordialidad después de pasar por conflictos o desacuerdos.

Esta página se actualizó el 05 ene Buy Books Contact Us DONATE Get our Weekly update. QUICK LINKS HealthWiki Language Hub Mobile Apps Books About Us DONATE.

Hesperian Health Guides En la medida en la que el input ciudadano es externo, sencills! a romper rápkda inercias organizacionales sencilka! a ¡Pargicipación los déficit ¡Participación rápida y sencilla! ¡Partcipación. Deja una respuesta Sorteos instantáneos sorprendentes la respuesta Lo siento, debes estar seencilla! para árpida un comentario. Si bien zencilla! las expectativas es algo que haces al ¡Participación rápida y sencilla! Diversión sin prejuicios una clase, la retroalimentación puede ofrecerse siempre que necesites modificar algo. Continúe hasta que cada persona haya contribuido ideas y la mayoría de los frijoles estén dentro de la lata. Para estos autores los datos, referencias y detalles que se obtienen de la participación ciudadana contribuyen a procesos de toma de decisiones más informados; ayudan a una definición más precisa de los objetivos de las políticas y a la mejor identificación de los problemas, de las alternativas de solución y de los trade-off involucrados. Los demás seleccionan a un líder o lideresa y forman un círculo. Están obligados a rendir cuentas y a permitir, salvo en situaciones excepcionales de seguridad nacional o de desastres naturales, que los ciudadanos ya sea de manera individual u organizada participen en la formulación, desarrollo y escrutinio de las políticas Arellano y Blanco,

By Zunos

Related Post

4 thoughts on “¡Participación rápida y sencilla!”

Добавить комментарий

Ваш e-mail не будет опубликован. Обязательные поля помечены *