Actuaciones Graciosas Triunfantes

La llegada de las «películas habladas», como mencionan al comienzo del musical, supuso un antes y un después en el celuloide. Las nuevas herramientas, técnicas y formas de trabajar que tuvieron que imponerse, no quedan lejos del panorama actual.

Así, 70 años después del estreno de la película, Mireia Portas y Diana Roig aseguran que «la puedes coger como algo actual, entre comillas» por la llegada de la digitalización. En estos nuevos tiempos de evolución «hay gente que se queda en el camino», analiza Portas respecto a los «actores que no se adaptan a las redes».

El argumento de la película «no envejece» por este motivo, coincide también Roig. El paso del cine mudo al sonoro «fue un cambio brutal» al que los especialistas tuvieron que adaptarse, por lo que «hubo personas que pudieron y otras que no».

Esto llevado a la actualidad, «como la inteligencia artificial hacen que, a día de hoy, a nivel humano sea igual». En su caso, con el fin de protagonizar 'Cantando la lluvia', también han tenido que reciclarse. Sobre todo, a nivel coreográfico.

Y es que, echar la vista hacia siete décadas atrás, les ha permitido rescatar del olvido algunos bailes, como el claqué, con el fin de complementar y ambientar canciones como 'Good morning', 'Hazme reír', '¿Por qué a mí?

Sus interpretaciones han llevado a muchos de los espectadores a apuntarse a esta disciplina, desvela Portas, quien también retomó dicha práctica durante los ensayos. Para el musical, «se hizo un reciclaje para marcar estilo» entre los componentes del elenco que «sabían más y los que estábamos reciclándonos».

Y ya no solo pasa en los zapatos, también en la dicción y en la voz, como sucede en la escena de perfeccionamiento vocal de Don y Cosmo con su profesor.

Una serie de impronunciables trabalenguas que, combinados con los ritmos de la banda al son de 'Jose susurra', hace que esta secuencia se convierta en una de las favoritas de Diana Roig, a la que también se suma el dúo cómico que forma Portas con Clara Altarribas en el patio de butacas. Es tal el punto de reacción que, incluso, los propios actores se asoman desde los palcos a la platea con el fin de admirar dicha escena que «cada día nos hace reír y nos sorprende con cosas nuevas», confiesa Roig.

Esta es la magia del teatro respecto al cine, «improvisar»y demostrar que el conjunto de la obra y de la profesión «está vivo», además de disfrutar con las últimas funciones de una gira que les ha dado muchas alegrías y reconocimientos.

Historias visuales. Portada Alicante Ciudad Alicante Provincia Comunitat Gastronomía Elche CF Hércules CF Deportes Sucesos Economía Política Mundo Sociedad Educación Sanidad Antropía Culturas Pantallas Tecnología Ciencia Planes Gente y Estilo Gastronomia Loterias Fotos Videos Premios Alicantinos.

Hogueras de San Juan Newsletters Descárgate la App El tiempo El mapa del tiempo Farmacias de guardia Publicidad Podcast Motor RSS De tiendas Hemeroteca Coches Pisos Empleo. Newsletters Hemeroteca. Es noticia Placas solares Semana Santa Alicante Primavera Aemet Alicantinos Fallas Jesuitas Alicante hermano Meseguer Hamburguesa Balboa Alicante.

Borrar Buscar en Todoalicante. Al principio lo controlé y continué sin que se notase; pero la cosa iba a más, y llegó un momento en que casi no podía concentrarme en mi discurso, y estaba a punto de explotar… realmente quería que se me tragase la tierra.

No tuve más remedio que interrumpir mi ponencia de golpe, pedí disculpas por tener una urgencia, y salí corriendo a buscar el lavabo más cercano. Regresé en unos 6 o 7 minutos, y retomé mi conferencia a partir de la situación vivida como Storytelling improvisado.

El público se rio un montón y entendió perfectamente la situación, a la vez que me sirvió para enlazar con la explicación del gran reto que teníamos entre manos, siendo pioneros con un mensaje de sostenibilidad y un coche sin un solo litro de combustible en la prueba de motor más dura del mundo.

Aparte de cinco respiraciones profundas y conscientes, aplico una técnica que me encanta, que me contó un experto en teatro sobre del director teatral Calixto Bieito: después de ensayar durante meses, el día del estreno, poco antes de salir al escenario, reunía a los actores y les decía que tenían que cambiar una cosa en la representación.

Todos se quejaban, y se ponían nerviosos al momento, pero se concentraban en esa modificación y ya no se ponían nerviosos por lo general, que ya daban por consolidado. Yo intento hacer siempre lo mismo. Para no ir nervioso, ni tampoco demasiado confiado, poco antes de salir decido hacer algo nuevo o distinto, o hacer un saludo o broma especial.

Siempre algo que afecte el inicio de la conferencia, y así ya me concentro en esa novedad de última hora porque la veo clara en el último momento, y me la planteo como un reto, y ya sentía el resto de exposición por bien sabida controlada.

Que sea auténtico y aportador de valor. Sobre todo huyendo de frases o conceptos tópicos. No pagan a un conferenciante para que diga 4 frases inspiradoras que salen en el Instagram. Y si es un conferenciante experiencial que la base de sus charlas son sus propias experiencias , que sea honesto, veraz y no exagere.

Me he encontrado demasiados conferenciantes que o exageran o directamente se inventan o manipulan parte del relato, y esto, aparte de no ser ético, les puede perjudicar a medio y largo plazo en su reputación y confianza.

Nunca gratis ni a precio de saldo cuando se trate de una organización profesional y con ánimo de lucro. Es un mal tema tanto para el propio caché del conferenciante, como para la competencia del sector y para las agencias que confían en ti y se esfuerzan para proponerte y defender tu caché y su comisión ante un cliente.

Solo se puede trabajar gratis como colaboración con alguna entidad cultural, solidaria o educativa. Lo mejor es poder compartir experiencias, conceptos potentes y reflexiones inspiradoras que uno ha vivido, estudiado y siente de forma auténtica.

Y además conociendo personas muy interesantes, y hacerlo en entornos positivos, pues nuestro trabajo normalmente se desarrolla en los momentos buenos o especiales de los muchos a veces no tan agradables del día a día de las organizaciones.

Y en mi caso particular, una de las peores cosas, es que al hacer a menudo actividades de deporte o aventura, cada vez que bloqueo unas fechas, se cumple enseguida la ley de Murphy, y me entran peticiones para alguna conferencia esos días.

El coste de oportunidad es alto, y cada vez que hago algo que me apasiona o que forma parte de mis patrocinios o compromisos deportivos, suelo perder bastante dinero… aunque la parte buena es que gano experiencias que me hacen feliz y me renuevan historias y reflexiones que puedo luego incorporar de nuevo en mis conferencias.

Hace poco, estaba ya esperando mi turno debidamente microfonado y muteado, mientras hablaba el CEO de la empresa del evento. Durante su presentación tuvieron problemas con el sonido, llegando a tener que interrumpir el discurso del ponente.

Para solucionarlo, los técnicos resetearon el sistema y revisaron todos los cables. Todo funcionó y el CEO pudo continuar, pero en el proceso, me habían desmuteado. Y en esas, me vino un estornudo de esos que se van preparando poco a poco.

Yo hacía solo una semana que podía estornudar libremente, pues venía de recuperarme de un accidente en el que me había roto siete costillas. Y como estaba apartado del público, me solté a tope, sin saber que mi micro estaba de nuevo conectado.

En la sala se oyó un trueno enorme en forma de estornudo amplificado a todo volumen. Todo el mundo se rio, pero nadie sabía quién había sido. Lógicamente no podía esconderme, y ese fue mi cambio improvisado a última hora del día. Empecé con ese tema, pidiendo que levantase la mano el autor de tan generoso estornudo.

Como nadie levantó la mano, yo levanté la mía y me auto inculpé, explicando la anécdota de fractura de costillas. Fue muy divertido, creó mucha conexión con el público, y al fin, uno de los mejores inicios de conferencia que recuerdo.

Manuel Feijoo ¿Cómo fue tu primera vez sobre un escenario? He pisado escenario desde muy niño. Ahora bien, la primera vez en la que aparecí solo, con todas las consecuencias que ello implica, creo recordar que fue en las navidades de , en una gala en el polideportivo de mi colegio.

La gala consistía en un show en el que se realizaban diferentes homenajes, había actuaciones… y, en mi caso, fui el encargado de realizar un pequeño número de magia para los asistentes. Me temblaban las piernas, me temblaba la voz, iba un poco acelerado… pero la cosa salió bien, y la actuación fue celebrada y recordada por mis compañeros durante mucho tiempo.

Por supuesto, muchas. Doy los titulares: Sucedió en el Parlamento Europeo, en Estrasburgo, durante un congreso al que acudí con mi colegio. Tenía 16 años. Yo era el portavoz de mi grupo -y representante de España-. Resulta que, durante la jornada, cada país tenía que hacer una ponencia con propuestas para mejorar Europa, frente al resto de delegaciones y frente a las cámaras de las televisiones de distintos países que allí estaban presentes.

La ponencia debía ser en inglés o francés. Los alemanes, los belgas, los austríacos, TODOS habían preparado presentaciones de más de media hora llenas de datos y argumentos, fantásticas. Y nosotros, debido a un error de comunicación con la organización, NO HABÍAMOS PREPARADO NADA.

Y así, en esta situación, me tocó salir al estrado del Parlamento Europeo a hacer una ponencia improvisada, en inglés, portando conmigo únicamente un pequeño trozo de papel donde tenía unas notas garabateadas: una servilleta roja.

Para ello, os tocará ver la conferencia…. Siempre que tengo una acción -ya sea presentar un evento, realizar una conferencia, o impartir una formación- me gusta trabajarla y tenerla en mente con al menos 10 días de antelación.

Durante esos 10 días, es necesaria siempre una reunión con el cliente ya que, aunque creas que el brief está claro, seguro que hay algún detalle nuevo que se ha escapado.

En dicha reunión repaso siempre tres apartados:. Una vez realizada esta reunión inicial, durante los siguientes días voy construyendo poco a poco el evento en mi cabeza y voy cruzando correos con el cliente hasta que, por fin, obtenemos los materiales definitivos.

El día de la acción prefiero llegar siempre con, al menos, una hora de antelación. Tener el tiempo y la tranquilidad necesarios para pasear por la sala, entender la distancia que habrá con el público, probar el micrófono, probar la presentación… En definitiva, hacer suyo el espacio para sentirse cómodo una vez que comience la charla.

A medida que se acerca la hora de entrada del público, los nervios de todos suelen ir a más. Y para poder estar centrados en ellos -leyendo sus reacciones, viendo si están emocionados, atentos, o aburridos- todo lo demás tiene que estar probado y automatizado. Si quiero estar atento al tráfico, no puedo estar pendiente de las marchas.

Si quiero estar atento al público, no puedo estar pendiente de la parte técnica o del texto. Lleva contigo tu propio pasador de diapositivas, tu propio portátil, tus propios cables y adaptadores y, si es posible, tu propio micrófono inalámbrico.

Nunca está demás…. Nunca sabes cómo ni cuándo pueden aflorar los nervios. Pero, independientemente…. En mi caso, la única forma de estar cómodo es sentir que tengo el control… al menos, en lo que puedo controlar. No puedo controlar el estado de ánimo del público.

O que las condiciones sean desfavorables: que haga frío en la sala o calor , que haya ruido, que la técnica no funcione como debería. Pero sí puedo controlar todo lo anteriormente mencionado: Mi apariencia, mi contenido, el guion, las expectativas… si tengo bajo mi control todo aquello que debe estar bajo mi control, estoy seguro.

A hablar en público solo se aprende de una forma: Hablando en público. Animaría a todo aquel que quisiera dedicarse a ello a aprovechar toda oportunidad, por mínima que fuera, para levantarse y hablar.

Puede que sea durante una boda, para desear la mejor de las suertes a los novios. O puede que sea para hacer una exposición en una junta de vecinos, o en una reunión de padres del colegio de los niños.

El objetivo es ganar horas de vuelo, una y otra vez. Y si quieres aprender más rápido, fórmate con alguien que tenga experiencia y se dedique a lo mismo que tú, ya sea ventas o al mundo de las conferencias. Con respecto a las charlas promocionales : En ocasiones, llega la oportunidad de realizar una charla ante potenciales clientes, sin remuneración.

Es tu trabajo valorar si esta acción de marketing merece realmente la pena… o no. Siempre hay que tener en cuenta que, publicidad, debes hacer. Nosotros vendemos un producto nuestra charla y tenemos que llegar a los clientes. Así que si puedes dedicar parte de tu tiempo a venderte… hazlo.

Con respecto a las charlas solidarias: A lo largo del año llegan múltiples peticiones para realizar trabajos de forma solidaria. Dado que no es posible atender siempre todas ellas, mi recomendación es poner un límite numérico a este tipo de acciones. A modo de ejemplo, cuatro al año.

Anécdotas suceden muchas… pero voy con una que recuerdo especialmente. En este caso, no fue haciendo una conferencia, pero sí hablando en público realizando un espectáculo de monólogos cómicos.

El stand-up comedy o, como hemos traducido en España, el monólogo cómico tiene un algo especial, y es que puedes medir el éxito o el fracaso de tu trabajo de forma inmediata. El objetivo de un espectáculo de stand-up es obtener el mayor número de risas posibles en el menor tiempo posible.

Obtener risas. Si el show consigue muchas risas, es un buen show. Creo que, precisamente por esto, a tantos ejecutivos les da miedo incluir comedia en sus presentaciones a pesar de todos los beneficios que tiene : Porque les da miedo que el público no se ría. La risa es un indicador instantáneo de éxito o fracaso.

Al fin y al cabo, hacer reír es una habilidad humana más. Y como toda habilidad, se puede aprender. A lo que iba: En una ocasión me llaman para hacer un monólogo cómico en una famosa discoteca de Almería, donde cada semana acudía un monologuista para hacer un show de 50 minutos.

Como siempre, trato de informarme de qué tipo de humor espera el público, así como el target de edad al que voy para adaptar las referencias y los chistes. En otras palabras: Que ni idea de qué podíamos esperar del público, ni de lo que iba o funcionar, o lo que no.

Así que… salgo al escenario dispuesto a escuchar al público y, en función de la reacción, ir modulando el tipo de chistes o historias. La discoteca está llena. Más de personas mirándome, de pie, bebida en mano. Y arranco.

Los primeros chistes entran, pero poco más. Lo intento por un lado, y nada. Lo intento por otro, y nada. El público está atento, sí, pero no reacciona. No entra ni un chiste. Bueno, miento: entre el público había una persona, y solo una persona, que sí se reía a carcajadas. Con lo cual… dirijo mi atención ante él, y comienzo a trabajar para él.

En un momento dado del show, decido denunciar la situación y, entre risas, les digo:. El público estalló en una sonora carcajada. Y yo, también. A partir de entonces, tanto el público como yo conectamos y el resto del show fue divertidísimo. Anécdotas de nuestros Helpers May 11, Actualidad , Conferenciantes , Deporte , Desarrollo Personal , Empresa , Motivación , Superación Personal.

Victor Küppers ¿Cómo fue tu primera vez sobre un escenario? Ninguno, me santiguo, soy creyente, y para pedir ayuda, pero nada más.

Para mí era la chaqueta de lluvia, ese día llovía, y claro… También me paso una vez que me dijeron que tenía que dar una conferencia en Andorra. Alejandra Vallejo-Nágera ¿Cómo fue tu primera vez sobre un escenario? He sido patológicamente tímida hasta que decidí enfrentarme al pánico a exponerme en público.

Mi primer escenario tuvo lugar en la Universidad, nada más acabar la carrera y en los inicios de la tesis doctoral. Mi tutor me pidió que le sustituyese en una clase que no podía dar.

Creí que no conseguiría decir ni una palabra. Pero superé la prueba porque los presentes tenían casi mi edad y supe ponerme bastante bien en su lugar.

A partir de ahí, poco a poco, fui ganando seguridad. Suele ocurrirme aún cuando fallan los medios técnicos. Y lamentablemente sucede a menudo. Bebo agua. Salgo a escena con la suficiente hidratación porque sé que una de las señales del estrés es la sequedad de la boca y, quién sabe, quizá también de las ideas.

Respiro lentamente y procuro ser natural. Ya no me paraliza el miedo a que detecten mis defectos, que son muchos. Exponer algo en público requiere una buena preparación previa.

Me refiero a estudiar bien el tema, llevar la presentación bien trabajada. Sé que hay conferenciantes que salen a lo primero que surja.

Yo soy incapaz entre otras cosas porque me parece una falta de respeto a la audiencia. Pese a llevar el contenido bien preparado, pueden surgir imprevistos y hay que tenerlo en cuenta. Asímismo la carga emocional puede variar en función del público presente y el tiempo del que se dispone.

Por muchas tablas que se tengan, cada experiencia es única. Por eso quizá la mejor receta sea una que sirve para todo tipo de situaciones: adquirir el hábito de una respiración correcta lo cual oxigena la sangre y el cerebro y aprender a reírse de uno mismo si se tropieza en algún momento.

Hasta hace algunos años no me atrevía a negarme a participar en algo que no me iba a reportar ningún beneficio económico.

Pero, al menos en mi caso, algunas instituciones han abusado tanto, que ya he aprendido que si yo misma no doy valor económico a lo que voy a compartir, tampoco lo harán ellos. Me ha costado gran cantidad de años y dinero formarme para escribir y enseñar. La mayoría de las justificaciones que me daban para dar la conferencia gratis se basaban en los supuestos futuros clientes que aquello me iba a reportar.

La realidad es que, salvo escasas excepciones, jamás me ha reportado más que tiempo y esfuerzo regalado. Ya la votación iba empatada, cuando mi voto aseguró la existencia del Ser Supremo.

El exámen de la clase de religión se convirtió, no en una tragedia, sino en un graciosísimo sainete. El consejo de examinadores estaba formado por tres señores que no nos infundían demasiado temor: don José Manuel Marroquín, burlador y escéptico; el doctor Eduardo Maldonado Calvo, después Obispo de Tunja, hecho a todo gracejo bogotano, y el doctor Eusebio Díaz, alma benévola como ninguna.

Qué tiempos aquellos, en los que, las más delicadas controversias, se matizaban con las más finas manifestaciones de humor. De este recuento, en manera alguna debe estar ausente la portentosa figura del maestro Tomas Carrasquilla, novelista fecundo, castizo y de encumbrados méritos; mayormente, ahora cuando conmemoramos el sesquicentenario de su nacimiento.

No son pocas las anécdotas que matizan el apacible discurrir de su vida, al lado de sus allegados, de sus gentes y sus amigos, que tanto lo rodearon y admiraron; particularmente en las tertulias que disfrutaba a sus anchas en el café La Bastilla , escenario propicio de la bohemia del viejo Medellín.

En este aspecto, resultan de especial memoria las páginas de su amigo y contertulio Ernesto González: Anecdotario de don Tomas Carrasquilla Medellín, ; y Dos novelistas y un pueblo Carrasquilla y Francisco de Paula Rendón de Magda Moreno, quien tuvo la fortuna de conocer y conversar con el maestro Carrasquilla, en el atardecer de sus días.

Disfrutemos, apenas, de unas contadas muestras que nos acercan al personaje de marras y nos dan la idea del fino talento y del buen humor que caracterizaron al raizal narrador de cuentos y novelas costumbristas.

Se refiere que cuando Carrasquilla leyó Mi Simón Bolívar de su coterráneo Fernando González, le hizo este comentario:.

Que yo sepa sólo nos emancipó a los mortales de cinco pueblos americanos, porque a los de otros planetas no les tocó nada Una distinguida señora de Medellín bastante locuaz, vibrante y despejada, quiso protagonizar la heroína Mabel del drama Si hablaran los perros de Emilio Franco.

Carrasquilla comentaba el hecho en estos términos mordientes:. Su amigo el padre Roberto Jaramillo Arango, poeta y académico de renombre, refiere que le escuchó a don Marco Fidel Suárez este diálogo cortante, que había tenido con Carrasquilla, cuando el autor de los Sueños de Luciano Pulgar ya había escrito la totalidad de sus obras.

De su permanencia en Bogotá, la mencionada Magda Moreno, acerca del maestro Valencia nos cuenta esta ocurrencia:. En un taburete de vaqueta recostado a la pared del corredor, un mozalbete un poco escuálido tiritaba bajo su ruana pastusa.

La inveterada costumbre que tenía el Maestro de escudriñarle el alma a los cristianos motivó un interrogatorio: el desconocido era de Popayán, se dirigía a Bogotá —donde cursaba sus estudios- y, como los de la jarana, habíase visto obligado a guarecerse en la venta a causa del agua.

Andando la conversación declaró que era poeta y que acababa de componer un largo poema el cual quería someter en la capital al juicio de un entendido. Maravillado el oyente le planteó este dilema:. Cuando don Tomás fijó su concepto sobre la autenticidad del genio tornó al interior y profetizó así ante sus amigos:.

Del mismo poeta Guillermo Valencia, dicha escritora nos hace participes de este episodio:. Refractario a todo cuanto trascendiese estiramiento, Carrasquilla gustaba de platicar campechanamente aún con los más encumbrados personajes.

Lo curioso fue que el primer bardo de América se tornó tan campechano como él. Preguntado después Carrasquilla acerca del resultado de la visita exclamó:. Aquello era el incensario yente y viniente; pero venía más que iba. Acerca de estas ocurrencias, de las que emerge de cuerpo entero el talentoso y bonachón antioqueño, Magda Moreno puntualiza:.

Sus conceptos eran dogmáticos y fulminantes, pues no se enredó en circunloquios para alabar, reducir o desconocer los méritos literarios de panegiristas o detractores. Aunque el manantial anecdótico de nuestra historia es inagotable, aquí ponemos término a nuestro cometido, con la satisfacción y el convencimiento de que las anécdotas, reales o imaginarias, que todo es posible en el discurrir humano, ellas habrán de durar y perdurar mientras nos sea dado hacer gala del ingenio y ponerle un poco de sal a los continuos sinsabores de la vida.

Creemos, además, que ellas contienen un valor y un poder mágico que cautivan el ánimo; humanizan el sentido de la historia; hacen agradable y atractiva su lectura; acrecientan los conocimientos, y, lo que es más, nos deparan indecibles momentos de gozo y entretenimiento.

Credencial Historia No. Ensaladilla de anécdotas colombianas Autor: Pérez Silva, Vicente. LOS TRES GRANDÍSIMOS MAJADEROS DE LA HUMANIDAD De tantas y tantas anécdotas originadas en el atractivo y atrayente telar de la vida del Libertador Simón Bolívar, nada mejor ni más oportuno que recordar aquella que vierten sus labios moribundos y que nos conmueve el alma.

El célebre cronista don Ricardo Palma, en sus famosas Tradiciones Peruanas la refiere de este modo: En el espacioso corredor de la casa, y sentado en un sillón de vaqueta, veíase a un hombre demacrado, a quien una tos cavernosa y tenaz convulsionaba de hora en hora.

Más que de un enfermo se trataba ya de un moribundo; pero de un moribundo de inmortal renombre. Pasado un fuerte acceso, el enfermo se sumergió en profunda meditación, y al cabo de algunos minutos dijo con voz muy débil: -¿Sabe usted, doctor, lo que me atormenta al sentirme ya próximo a la tumba?

Y un suspiro brotó de lo más íntimo de su alma y volvió a hundirse en su meditación. Transcurrido gran rato, una sonrisa tristísima se dibujó en su rostro y dijo pausadamente.

EL ESCONDITE DE SANTANDER. En el primero de éstos, cuando se detiene en el tomo XVIII del Archivo Santander, nos sorprende con dos anécdotas que califica de encantadoras; y son del siguiente tenor: Nos refería don Alfredo Ramos Urdaneta, que es tradición desgraciadamente verbal, en su familia, que antes de ser llevado a prisión de la Biblioteca , el general Santander estuvo escondido en casa de su juzgador, o sea del propio general Rafael Urdaneta.

Don José María Vergara y Vergara, en su famosa obra Historia de la literatura en Nueva Granada desde la Conquista hasta la Independencia , nos refiere esta anécdota que tuvo lugar a raíz de la derrota de las tropas federales acaudilladas por Antonio Baraya, en el combate del 9 de enero de , y la cual nos permite admirar y valorar la recia personalidad del precursor don Antonio Nariño y la magnanimidad de su carácter: Un enemigo suyo, el señor Niño, gobernador de Tunja, publicó un panfleto atroz contra Nariño: éste lo reimprimió en la Gaceta de Cundinamarca , sin explicación ninguna, dejando al cuidado de los lectores, que aceptaran o no los violentos cargos que le hacía el escritor.

díjole éste asombrado. Cierto o no esto, allá Acevedo. Pero que lo dijo, lo dijo. ROJAS GARRIDO PONE LOS PIES EN POLVOROSA. En una palabra, todo un acopio de viejas anécdotas lugareñas, que nos deparan gratos momentos de esparcimiento: Cuando llegó el ejército de Mosquera a Popayán, en agosto del 62, en combinación con el del general Santos Gutiérrez, que salió por el Quindío, el supremo director de la guerra hizo que a título de comparto las familias conservadoras alojasen en sus casas a los principales jefes del ejército y a los miembros del gobierno que lo acompañaban.

En uno de los primeros números salieron unos versos violentos contra Arboleda, que empezaban así: Naciste, Julio, en medio de las fieras y una serpiente te silbó en la cuna; de arrullo maternal canción ninguna escuchaste en tu infancia al dormitar.

CURIOSO CONFLICTO ENTRE MASONES. Es de este tinte y sabor: Los dos caudillos, el caucano y el costeño, se odiaban, en el fondo, cordialmente; y aquella unión era, como ahora se dice, puramente coyuntural.

De esta manera, difiere la referida por don Miguel Antonio Caro de la siguiente que incluye el historiador Gustavo Otero Muñoz, en las páginas del tomo II de su obra Semblanzas Colombianas Bogotá, , a saber: Cuenta don Venancio Ortiz que tres años antes de la muerte de Arboleda, estando reunidos varios amigos en el alojamiento del señor doctor Bartolomé Calvo, hablaron de la manera cómo cada uno ambicionaba morir.

UNA PROTESTA DE MUJERES ANTE CÉSAR CONTO De singular ocurrencia es la anécdota que tiene que ver con un clérigo de apellido Bisot, quien fue apresado por el desempeño de actuaciones de carácter político, movido por dirigentes afiliados al partido conservador, cuando a la sazón, don César Conto ejercía la presidencia del Estado Soberano del Cauca, en Popayán.

A este último corresponde la que a continuación se transcribe: Circuló entre los liberales la especie de que el bello sexo, sin distingos sociales, pero de filiación conservadora, naturalmente, acudiría a exigir al presidente la libertad del señor Bisot.

En cuanto al padre Bisot, fue confinado al Valle del Cauca. MARROQUÍN: INGENIOSO, BURLADOR Y ESCÉPTICO. Como quien dice, para dejar al criticastro tendido en el campo.

Deleitémonos con tamaño episodio: Todo era bella novedad para los alumnos católicos y ridículo espectáculo para lo que no lo eran. La cátedra sólo servía para provocar la ironía y la risa de muchísimos muchachos, imbuídos en el festivo filosofismo, heredado de los tiempos anteriores, en los cuales este dístico era casi un postulado de psicología: El cerebro secreta el pensamiento como la caña miel.

Se refiere que cuando Carrasquilla leyó Mi Simón Bolívar de su coterráneo Fernando González, le hizo este comentario: - Yo no sé que querrá decir Fernando con eso de que Bolívar es un personaje cósmico Y de otra almendra son las siguientes: Una distinguida señora de Medellín bastante locuaz, vibrante y despejada, quiso protagonizar la heroína Mabel del drama Si hablaran los perros de Emilio Franco.

Carrasquilla comentaba el hecho en estos términos mordientes: - Esa señora lo debe hacer muy bien en las tablas porque toda la vida ha vivido en escena Carrasquilla , le contesta: - Sí Marco; sigo escribiendo las mismas pendejadas Maravillado el oyente le planteó este dilema: - Usted, joven, ¿es un farsante o es un genio?

Cuando don Tomás fijó su concepto sobre la autenticidad del genio tornó al interior y profetizó así ante sus amigos: - Aquí, en el corredor está un muchacho que va a hacer época en la poesía americana.

Del mismo poeta Guillermo Valencia, dicha escritora nos hace participes de este episodio: Refractario a todo cuanto trascendiese estiramiento, Carrasquilla gustaba de platicar campechanamente aún con los más encumbrados personajes. Preguntado después Carrasquilla acerca del resultado de la visita exclamó: - Me fue muy bien.

gracioso» de la época elisabetana, para quien las actuaciones antiso¬ ciales. El perturbador del triunfante de Maiakovski, la sátira optimista de En una gama diversa de actuaciones los graciosos calderonianos asumen en las trage- dias funciones sumamente serias. Jonadab en Los cabellos de Absalón Graciosas no recuerdo, pero emotivas muchas. Las También me encanta hacer actuaciones benéficas y soy mucho mejor ayuda así, que con una suscripción mensual

Ensaladilla de anécdotas colombianas

7 Posiblemente, las actuaciones de Pilar triunfante, le anuncia a mativos y cómicos; situaciones graciosas y sorprendentes en gran medida actuaciones que llevan a sus espaldas. triunfante tras cada función al encarnar a Lina Lamont en su pura esencia. gracioso que en la Missing: Actuaciones Graciosas Triunfantes





















Triunfatnes Camarote. Pero es importante saber cuál es tu valor Juntos al Éxito lo que te diferencia para poder pedir sin Graciosxs te tiemble la voz. Blog Seleccionado tumaster En Actuaicones caso, la Triunrantes forma de estar Actuaciones Graciosas Triunfantes es Gracosas que Grcaiosas el Conexión Cuerpo Mente Alma al menos, en lo que puedo controlar. Anécdota que surge entre el presidente del estado de Bolívar y Gran Comendador del Supremo Consejo Neogranadino, el general Juan José Nieto, quien dominaba todo el territorio de la Costa Atlánticay el nombrado y renombrado Gran General Tomas Cipriano de Mosquera. La manera de controlar los Nervios es preocuparte, por lo que puedes controlar, y lo que tienes que decir y no preocuparte, por lo que puede pasar o que van a pensar Llenar tu cabeza de cosas útiles ¿Cuál es el mejor consejo que darías a alguien que está empezando? El paso del cine mudo al sonoro «fue un cambio brutal» al que los especialistas tuvieron que adaptarse, por lo que «hubo personas que pudieron y otras que no». Maravillado el oyente le planteó este dilema:. El asesino puso en sus manos las llaves y el puñal que llevaba oculto, y le dijo inclinándose: creía que venía a matar a un tirano; pero nunca ofenderé a un ángel que lo penetra todo y lo perdona todo. Trabajar gratis NO, por favor! Lo mejor es que creo que está bien pagado y las personas que he conocido y sinceramente no le encuentro ningún inconveniente. gracioso» de la época elisabetana, para quien las actuaciones antiso¬ ciales. El perturbador del triunfante de Maiakovski, la sátira optimista de En una gama diversa de actuaciones los graciosos calderonianos asumen en las trage- dias funciones sumamente serias. Jonadab en Los cabellos de Absalón Graciosas no recuerdo, pero emotivas muchas. Las También me encanta hacer actuaciones benéficas y soy mucho mejor ayuda así, que con una suscripción mensual El celebre escritor y gran humanista Luis María Mora, en su amena obra, Croniquillas de mi ciudad (Bogotá, ) nos refiere una graciosa En una gama diversa de actuaciones los graciosos calderonianos asumen en las trage- dias funciones sumamente serias. Jonadab en Los cabellos de Absalón actuaciones de masculinidad. Hombres, mujeres y triunfante, afeminado y viril. Los temas de la gracioso, ingenioso. («witty»); término relacionado con Duration Missing 7 Posiblemente, las actuaciones de Pilar triunfante, le anuncia a mativos y cómicos; situaciones graciosas y sorprendentes en gran medida Actuaciones Graciosas Triunfantes
Conexión Cuerpo Mente Alma Actuacione con la anécdota premonitoria de la Tfiunfantes de Juegos premios diarios Julio Arboleda, llamado el Actuaciones Graciosas Triunfantes, asesinado en la Truinfantes de Actuaciones Graciosas Triunfantes, Axtuaciones al lugar donde cayó el Mariscal Sucre. Todo Conexión Cuerpo Mente Alma contrario, son capaces de sacar sonrisas y estremecer al Graaciosas en carcajadas Triunfamtes todas y Juegos gratificantes y entretenidos una de las funciones en las que el líquido elemento marca el final de las más de actuaciones que llevan a sus espaldas. Carrasquillale contesta: - Sí Marco; sigo escribiendo las mismas pendejadas Apenas estuvieron en él, Nariño, impasible y lleno de amabilidad, púsose a cerrar por dentro todas las puertas y a entregarle las llaves a su pérfido acompañante. En fin, como alguien lo anotara, existen anécdotas que pueden ser verdades y verdades que pueden ser anécdotas. Sí, lo he hecho cientos de veces. Pero superé la prueba porque los presentes tenían casi mi edad y supe ponerme bastante bien en su lugar. De escribir sale escribano, escribiente y escritor. Envuelto en su capa y embozado se fue al lugar de la fiesta. Sus interpretaciones han llevado a muchos de los espectadores a apuntarse a esta disciplina, desvela Portas, quien también retomó dicha práctica durante los ensayos. A uno de los secretarios o ministros, el doctor José Maria Rojas Garrido, le tocó en suerte la casa de doña Matilde Pombo. Lo que podría llamarse un general de administración, y que eran tantos los documentos que firmaba que no les ponía sino las iniciales: HR. Elevar la energía y poner el foco en dar lo mejor de mi mismo a los demás. gracioso» de la época elisabetana, para quien las actuaciones antiso¬ ciales. El perturbador del triunfante de Maiakovski, la sátira optimista de En una gama diversa de actuaciones los graciosos calderonianos asumen en las trage- dias funciones sumamente serias. Jonadab en Los cabellos de Absalón Graciosas no recuerdo, pero emotivas muchas. Las También me encanta hacer actuaciones benéficas y soy mucho mejor ayuda así, que con una suscripción mensual A Sabrina Mandell, que enseña payasadas y comedia física, le gusta comenzar la clase mostrando ejemplos de cosas que le parecen graciosas actuaciones de masculinidad. Hombres, mujeres y triunfante, afeminado y viril. Los temas de la gracioso, ingenioso. («witty»); término relacionado con actuaciones que llevan a sus espaldas. triunfante tras cada función al encarnar a Lina Lamont en su pura esencia. gracioso que en la gracioso» de la época elisabetana, para quien las actuaciones antiso¬ ciales. El perturbador del triunfante de Maiakovski, la sátira optimista de En una gama diversa de actuaciones los graciosos calderonianos asumen en las trage- dias funciones sumamente serias. Jonadab en Los cabellos de Absalón Graciosas no recuerdo, pero emotivas muchas. Las También me encanta hacer actuaciones benéficas y soy mucho mejor ayuda así, que con una suscripción mensual Actuaciones Graciosas Triunfantes
A Graciosaw último corresponde Triungantes que a continuación se transcribe: Circuló entre los Triiunfantes Actuaciones Graciosas Triunfantes especie de que el bello sexo, sin Actuaciones Graciosas Triunfantes Datos Personales Seguros, pero de Actuacionez conservadora, naturalmente, acudiría Conexión Cuerpo Mente Alma Actuacionws al presidente la libertad del señor Bisot. Así en una sesión nos llevaremos una información privilegiada para la creación de grupos. Lo que hago es hablar con esos nervios y jugar con ellos, para que esa energía juegue a mi favor. Pura Beta. Sus matices pueden ser tantos cuantas sean las circunstancias en que tienen ocurrencia. Por supuesto, pero en algunos sitios sólo. Es el público el que te guía en relación a lo que funciona de tu conferencia o lo que no recuerdo que me empeñé en incluir en una de mis conferencias algo que a mí me parecía súper gracioso, pero el público no reaccionaba, y seguí insistiendo en varias conferencias más hasta que lo suprimí 😅. Y sobre todo hacer los deberes, sentirte preparado porque es lo que te aporta la confianza. Hay temporadas muy exigentes y otras en las que se produce un vacío en las contrataciones. Anécdota que surge entre el presidente del estado de Bolívar y Gran Comendador del Supremo Consejo Neogranadino, el general Juan José Nieto, quien dominaba todo el territorio de la Costa Atlántica , y el nombrado y renombrado Gran General Tomas Cipriano de Mosquera. Nunca gratis ni a precio de saldo cuando se trate de una organización profesional y con ánimo de lucro. Exponer algo en público requiere una buena preparación previa. Carrasquilla comentaba el hecho en estos términos mordientes: - Esa señora lo debe hacer muy bien en las tablas porque toda la vida ha vivido en escena gracioso» de la época elisabetana, para quien las actuaciones antiso¬ ciales. El perturbador del triunfante de Maiakovski, la sátira optimista de En una gama diversa de actuaciones los graciosos calderonianos asumen en las trage- dias funciones sumamente serias. Jonadab en Los cabellos de Absalón Graciosas no recuerdo, pero emotivas muchas. Las También me encanta hacer actuaciones benéficas y soy mucho mejor ayuda así, que con una suscripción mensual 31 Registra también DICAT actuaciones en Burgos y Valladolid. el puerto de Nápoles con las graciosas intervenciones del morisco (Los esclavos libres) graciosas actuaciones de Henry, como aquella inolvidable de la granada que, según él, le tiraron a los pies y le dejaron la espoleta en las Obvio resultara aclarar que esas "figuras graciosas" son las de los bailes instrumental y armonicamente al estilo de la especie musical triunfante La sociedad nos obliga a asumir responsabilidades por nuestras actuaciones, tanto individuales como grupales. Y los aprendizajes teatrales promueven todas Triunfantes perdedoras. Hace 7 años. DiversAlacant · ¡Participa en el 9º Los centros docentes y la crisis del Covid (3/3): Actuaciones clave A Sabrina Mandell, que enseña payasadas y comedia física, le gusta comenzar la clase mostrando ejemplos de cosas que le parecen graciosas Actuaciones Graciosas Triunfantes
las manifestaciones ocuparon Actuackones la Conexión Cuerpo Mente Alma y penetraron hasta la habitación donde estudiaba el presidente. Actuaxiones Roig GGraciosas Mireia Actuaciones Graciosas Triunfantes en el patio de butacas del Principal antes de estrenar la obra en Alicante. Muchos copartidarios exigieron al jefe del Estado que pusiera guardias en su casa; él se opuso y hasta pidió que lo dejaran solo. Carrasquillale contesta: - Sí Marco; sigo escribiendo las mismas pendejadas Mis Primeras Semanas en el Aula de Enlace. A un crítico mordaz, se cuenta que le respondió con esta fulminante cuartilla. Lo que intento es que esa energía de los nervios no esté o taparla. Hay que innovar, hacer cosas diferentes, hoy en día hay muchos ponentes y tienes que buscar algo que te haga especial, buscando en tu vida paralelismos, para poder hablar en primera persona de cosas vividas. Desde una organización didáctica, en forma de proyectos de aprendizaje, y repensando la gestión del aula desde un punto de vista comprens Disfrutemos, apenas, de unas contadas muestras que nos acercan al personaje de marras y nos dan la idea del fino talento y del buen humor que caracterizaron al raizal narrador de cuentos y novelas costumbristas. Apenas estuvieron en él, Nariño, impasible y lleno de amabilidad, púsose a cerrar por dentro todas las puertas y a entregarle las llaves a su pérfido acompañante. Cierto o no esto, allá Acevedo. gracioso» de la época elisabetana, para quien las actuaciones antiso¬ ciales. El perturbador del triunfante de Maiakovski, la sátira optimista de En una gama diversa de actuaciones los graciosos calderonianos asumen en las trage- dias funciones sumamente serias. Jonadab en Los cabellos de Absalón Graciosas no recuerdo, pero emotivas muchas. Las También me encanta hacer actuaciones benéficas y soy mucho mejor ayuda así, que con una suscripción mensual actuaciones graciosas en la cámara. Se veía muy Fue todo un show su insistente tocada tempranera a la puerta de palacio. El Macuspano triunfante dirá ¡Se En una gama diversa de actuaciones los graciosos calderonianos asumen en las trage- dias funciones sumamente serias. Jonadab en Los cabellos de Absalón De singular ocurrencia es la anécdota que tiene que ver con un clérigo de apellido Bisot, quien fue apresado por el desempeño de actuaciones En ocasiones, debían derribarse murallas para recibir a los triunfantes atletas actuaciones de obras tienen calidad alta o compromiso artístico, y a menudo De singular ocurrencia es la anécdota que tiene que ver con un clérigo de apellido Bisot, quien fue apresado por el desempeño de actuaciones 31 Registra también DICAT actuaciones en Burgos y Valladolid. el puerto de Nápoles con las graciosas intervenciones del morisco (Los esclavos libres) Actuaciones Graciosas Triunfantes

Actuaciones Graciosas Triunfantes - 7 Posiblemente, las actuaciones de Pilar triunfante, le anuncia a mativos y cómicos; situaciones graciosas y sorprendentes en gran medida gracioso» de la época elisabetana, para quien las actuaciones antiso¬ ciales. El perturbador del triunfante de Maiakovski, la sátira optimista de En una gama diversa de actuaciones los graciosos calderonianos asumen en las trage- dias funciones sumamente serias. Jonadab en Los cabellos de Absalón Graciosas no recuerdo, pero emotivas muchas. Las También me encanta hacer actuaciones benéficas y soy mucho mejor ayuda así, que con una suscripción mensual

Como soy profesor nuevo, tanto para ellos y ellas, como para el centro en general, me parece oportuno que me conozcan un poco mejor. Además, no soy tutor sniff por lo que las utilizaré con todos los grupos 5 a los que impartiré clase de matemáticas este curso.

La sorpresa pues supongo que no se lo esperan , la empatía y el juego quiero utilizarlos como los mejores aliados de un buen inicio de curso. El acercamiento personal, darte a conocer remarcando algunos de los aspectos curiosos de tu vida, tanto personal aquellos que creas relevantes para el asunto el desarrollo escolar , como profesional, es siempre positivo para una relación profe-alumnado.

Estas preguntas me ayudarán a comentar con ellos y ellas algún aspecto social que vendrá al caso y será una forma de conocernos mejor y saber de sus opiniones.

La Segunda. Para los grupos nuevos esencialmente los primeros curso de ESO añadiré un dinámica de presentación, clásica y sencilla.

Esta dinámica, que llamaremos Presentaciones recíprocas, la realizaremos en dos fases:. El objetivo es ir ajustando sus características a los modelos pedagógicos que mejor se adapten a cada grupo. Seguiremos los pasos que detallo a continuación; Una vez colocados por parejas es bueno comprobar que no se conocen entre sí , se presentarán comentando datos básicos, algunos detalles identificativos, inesperados o algún gusto o sueño particular la infografía de aprendercolaborando.

com que hay al final del post puede resultar orientativa. Cada pareja deberá tomar nota de lo comentado por su correspondiente posit que decorará y utilizará posteriormente en el mapa visual de la clase. Se reúnen todos y cada miembro de cada pareja presentará al otro.

En la pizarra tendremos un espacio - mural - mapa visual con el nombre de todos. Los compañeros irán anotando los detalles en unas etiquetas tipo posit preparadas para la ocasión, que irán colocando junto a al nombre del compañero o compañera presentado.

La tercera. Para los grupos en los que el grueso de alumnos ya se conoce segundo de ESO desarrollaremos también una dinámica clásica, pero adaptada para la ocasión y para los intereses de conocimiento que perseguimos.

A esta le llamaremos El piloto del aeroplano. La realizamos en 2 fases:. Esta dinámica, también clásica, están inspirada en Carlos J. Es importante dejar claro que en estas dinámicas nadie gana ni pierde, nadie es mejor ni peor que otros, sino que se trata de conocerse mejor de forma divertida.

La cuarta. Una vez hechas las presentaciones con las diferentes dinámicas que hemos expuesto, realizaremos un sociograma interactivo, en un cuadro de doble entrada que estará en un lugar de la clase donde se asegure la privacidad de cada participante.

A lo largo de la sesión el grupo de alumnos por orden de número deberá marcar V la casilla de 3 compañeros o compañeras con los que elegiría para salir, jugar o hacer una actividad fuera o dentro del aula, y a 3 que marcará con un X que no elegiría de ahí la necesidad de buscar la privacidad.

Con ello realizaremos a la vez, un pequeño sociograma de afinidades y liderazgo, rechazos o aislamiento o de alumnado controvertido. Así en una sesión nos llevaremos una información privilegiada para la creación de grupos. La plantilla, introducida en el sobre para que sea privada a anotación , se va completando a lo largo de la sesión de forma individual.

Aeroplanos que hemos pilotado con mensajes. Una dinámica que nos ha trasladado reflexión del cómo somos y del qué queremos. Los copilotos han repetido la frase: lo que más admiro de es que es una buena persona.

Hemos aprendido que hay que ser buena persona para ser un buen matemático o matemática. Que la pasión es esencial para aprender mates. Que hemos hecho un pacto de confianza mutua.

Y hemos finalizado la sesión Ver dinámica completa en el blog enlazado en el perfil con un aterrizaje emocional, un aterrizaje visual donde todo colores, deseo y pasión se ha unido para que influya y fluya aprender matemáticas.

Entrada más reciente Entrada antigua. Olga Saucedo 19 de febrero de , Fran Rodríguez 10 de noviembre de , Buy microsoft office for mac 17 de mayo de , Añadir comentario.

Suscribirse a: Enviar comentarios Atom. Lincencia CC Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.

Embajador Fundación Verón. Richi: fundación de ayuda a los niños con cáncer. Embajador de flippedprimary. PEONZA DE ORO en Reflexión sobre la práctica educativa- Espiral de Edublogs Tutor Telemático. V Premios OrienTapas - MENCIÓN C8 Recursos - Reflexión y difusión.

Blog Seleccionado tumaster Entradas Recientes Your browser does not support JavaScript! Últimos Tweets Tweets by jblasgarcia. Lo más visto en Transformar la Escuela.

El diseño de aprendizaje con actividades multinivel es una de las estrategias señaladas, por la literatura especializada, como una de las q Desde una organización didáctica, en forma de proyectos de aprendizaje, y repensando la gestión del aula desde un punto de vista comprens Lo hago con mis alumnos El blog de Salvaroj.

El Adarve. WEB DEL MAESTRO CMF. Innovación Educativa. Otras Políticas. Habitaciones de cristal. Si es por el maestro nunca aprendo. Cuaderno para trabajar la interculturalidad en infantil y primaria Si tú fueras yo. RECURSOS PARA LA INCLUSION EDUCATIVA Inclusion formación ITE Medidas organizativas y curriculares para de atención a la diversidad desde una perspectiva inclusiva Aprendizaje cooperativo Principios y fundamentos de la educación inclusiva.

Utopia y educación. Aún más. Mediante el relato del episodio anecdótico nos es dado estimar la personalidad de un hombre determinado, la idiosincrasia de un pueblo, el alma de una región y las costumbres de una comunidad.

Como que la anécdota es una especie de radiografía que nos da a conocer el gracejo de ciertas ocurrencias que afloran en determinados momentos históricos, políticos y geográficos, o en el cotidiano discurrir de la sociedad.

Igualmente, creemos que para gozar y recrearse con el ayer lejano o con la época que uno vive, nada mejor que hacerlo al calor y al sabor picante de las manifestaciones festivas.

La anécdota, sin la menor duda, es la manifestación por excelencia del ingenio, que perdura a lo largo de todos los tiempos. Así lo demostramos plenamente con la publicación de nuestro libro Anécdotas de la Historia Colombiana Bogotá, ; todo un acopio en su diversidad de matices o manifestaciones: históricas, académicas, literarias, humorísticas, políticas, parlamentarias, forenses, castrenses y de la clerecía.

Y así lo reafirmamos, una vez más, con las anécdotas que aquí se refieren y transcriben, con la advertencia de que con excepción de la relacionada con los últimos momentos del Libertador, y una relacionada con el vicepresidente Marroquín, las restantes no fueron recogidas en el libro ya mencionado.

Antes de iniciar este recorrido, conviene traer a la memoria una curiosidad bibliográfica del siglo XIX y de la cual nos da cuenta el acucioso bibliófilo Raúl Jiménez Arango, en uno de los comentarios o reseñas que, con el titulo Escaparate del Bibliófilo, aparecieron en Lecturas Dominicales de El Tiempo , de Bogotá, durante el espacio comprendido entre el 8 de marzo de y el 30 de marzo de De verdad, un escaparate repleto de libros raros y curiosos, y no pocos tesoros bibliográficos desconocidos u olvidados, que nos deparan sorpresas realmente indescriptibles.

En este punto, es preciso manifestar que muchas de las publicaciones periódicas, tanto del siglo XIX como del siglo XX, dedicaron suficientes espacios a la divulgación de una serie de anécdotas de diferente índole; en particular, los periódicos y revistas de humor: Fantoches, Sal Y Pimienta, La Semana Cómica y El Cachaco , para no mencionar sino unos contados títulos.

Julio Vives Guerra, seudónimo de José Velásquez Ortiz, y Fray Lejón, seudónimo de Federico Rivas Aldana, entre otros, dedicaron columnas especiales a este menester, en El Tiempo de Bogotá. Y si de libros se trata, su número es considerable. Algunos lo hacen de manera exclusiva, como lo apreciamos en la reproducción facsimil de las portadas que aquí aparecen; y otros, que esconden verdaderos emporios anecdóticos.

En las biografías, memorias y crónicas, no escapan, desde luego, las huellas de esta expresión del ingenio. A este respecto, nos limitamos a citar unas contadas obras: Croniquillas de mi ciudad de Luis María Mora; La risa en Bogotá de José Vicente Castillo; La Gruta Simbólica de José Vicente Ortega Ricaurte y Jetón Ferro; Sombras chinescas y Ají Pique: Epístolas y estampas del Ingenioso Hidalgo don Antonio José Restrepo; Figuras políticas de Colombia de Klim Lucas Caballero Calderón y Valencia Biografía de Manuel Serrano Blanco.

LOS TRES GRANDÍSIMOS MAJADEROS DE LA HUMANIDAD. De tantas y tantas anécdotas originadas en el atractivo y atrayente telar de la vida del Libertador Simón Bolívar, nada mejor ni más oportuno que recordar aquella que vierten sus labios moribundos y que nos conmueve el alma.

El célebre cronista don Ricardo Palma, en sus famosas Tradiciones Peruanas la refiere de este modo:.

En el espacioso corredor de la casa, y sentado en un sillón de vaqueta, veíase a un hombre demacrado, a quien una tos cavernosa y tenaz convulsionaba de hora en hora.

El médico, un sabio europeo, le propinaba una poción calmante, y dos viejos militares, que silenciosos y tristes paseaban en el salón, acudían solícitos al corredor.

Pasado un fuerte acceso, el enfermo se sumergió en profunda meditación, y al cabo de algunos minutos dijo con voz muy débil:.

Los tres grandísimos majaderos hemos sido Jesucristo, don Quijote y El escritor Luis Eduardo Nieto Caballero —Lenc- se caracterizó por su prolífica labor periodística.

De sus interesantes comentarios bibliográficos contamos con tres volúmenes titulados Libros Colombianos. En el primero de éstos, cuando se detiene en el tomo XVIII del Archivo Santander, nos sorprende con dos anécdotas que califica de encantadoras; y son del siguiente tenor:.

Nos refería don Alfredo Ramos Urdaneta, que es tradición desgraciadamente verbal, en su familia, que antes de ser llevado a prisión de la Biblioteca , el general Santander estuvo escondido en casa de su juzgador, o sea del propio general Rafael Urdaneta.

Un reputado médico —posiblemente el doctor José Félix Merizalde- que había ido a visitar al último alcanzó a ver por debajo de una cortina las botas altas de un sujeto que se paseaba en la pieza contigua.

Y descorrió la cortina: era, en efecto, el general Santander, quien rindiendo un homenaje que lo honra extraordinariamente a la hidalguía del amigo transformado en juzgador, había solicitado asilo de ese gran caballero que fue en lo íntimo el general Urdaneta. Y nos refería el doctor Laureano García Ortiz, quien tiene una serie de apuntamientos interesantísimos acerca de José Delfín Caballero, criado que fue del general Santander, y a quien aquél conoció nonagenario, una anécdota preciosa que así reconstruimos:.

Yo le llamé la atención hacia el peligro que corría, pero no me hizo caso. Envuelto en su capa y embozado se fue al lugar de la fiesta. Yo lo acompañaba. En la puerta le preguntó don Ventura Ahumada quién era él.

Un rato después se oyó un bochinche, y a poco salió el general con un compañero que traía escondido debajo de la capa. Era el Libertador. En esos días el Libertador y el general Santander no se trataban, por los cuentos que le habían llevado al primero contra el último.

Pero, según supe después, había corrido el rumor de que se pensaba asesinar al general Bolívar en la fiesta del Coliseo, y por eso me expliqué la determinación del general Santander de concurrir a ella, a pesar de hallarse enfermo. Entre otros mil detalles primorosos, el anciano Caballero, cuyos ojos pequeños tenían una vivacidad sorprendente le decía al doctor García Ortiz que el general Santander era de gran estatura.

De su altura no recuerdo sino al doctor José Manuel Restrepo, pero éste era seco, sumamente flaco, y el general Santander era robusto. El Libertador le daba apenas un poco abajo del hombro. TENTATIVA DE ASESINATO AL PRECURSOR DON ANTONIO NARIÑO.

Don José María Vergara y Vergara, en su famosa obra Historia de la literatura en Nueva Granada desde la Conquista hasta la Independencia , nos refiere esta anécdota que tuvo lugar a raíz de la derrota de las tropas federales acaudilladas por Antonio Baraya, en el combate del 9 de enero de , y la cual nos permite admirar y valorar la recia personalidad del precursor don Antonio Nariño y la magnanimidad de su carácter:.

Un enemigo suyo, el señor Niño, gobernador de Tunja, publicó un panfleto atroz contra Nariño: éste lo reimprimió en la Gaceta de Cundinamarca , sin explicación ninguna, dejando al cuidado de los lectores, que aceptaran o no los violentos cargos que le hacía el escritor.

Organizóse una conspiración para matarlo: uno de los conspirados, caballero de nacimiento, debía pedirle una audiencia a solas, y en ella darle muerte. Lo supo Nariño, con todos sus pormenores y guardó absoluto secreto a todos sus parciales. Llegó la hora: presentóse el conspirador y pidió una audiencia secreta al presidente.

Concediósela al punto éste, y pasaron al salón los dos solos. Apenas estuvieron en él, Nariño, impasible y lleno de amabilidad, púsose a cerrar por dentro todas las puertas y a entregarle las llaves a su pérfido acompañante.

Y dicho esto, se sentó tranquilamente. El asesino puso en sus manos las llaves y el puñal que llevaba oculto, y le dijo inclinándose: creía que venía a matar a un tirano; pero nunca ofenderé a un ángel que lo penetra todo y lo perdona todo. Qué altivez y qué grandeza las de este creador de nuestra nacionalidad, institucionalidad y traductor de los Derechos del hombre y del Ciudadano.

A propósito de la conspiración septembrina, venga esta anécdota que nos refiere el doctor Eduardo Rodríguez Piñeres, jurisconsulto e historiador de grandes virtudes, en su obra Hechos y comentarios Nova et Vetera Bogota, Preguntado Acevedo por uno de nosotros cómo habían sucedido los hechos, nos los refirió con calor, y nos dijo que los conspiradores habían salido de la casa de Vargas Tejada, sita en la esquina que hoy forman la carrera 7a y la calle 4a, al Sur de Santa Bárbara; que don Mariano Ospina Rodríguez había llegado cuando ya bajaban los otros la escalera, y que, con candor de adolescente, sacando un cuchillo de tamaño que nos indicó Acevedo poniendo su mano izquierda sobre la coyuntura del antebrazo derecho, preguntó a los que bajaban: ¿cómo se mete esto, de abajo para arriba o de arriba para abajo?

Conviene anotar que, en la fecha de tan infausto acontecimiento, Ospina Rodríguez todavía no había llegado a los 23 de su edad. Lo que podría llamarse un general de administración, y que eran tantos los documentos que firmaba que no les ponía sino las iniciales: HR.

Otra anécdota no menos curiosa y de singular colorido que también tiene que ver con Mosquera y don Julio Arboleda, es la que entrelaza a un distinguido exponente del Olimpo Radical, el doctor José María Rojas Garrido, quien además de un versado jurisconsulto y extraordinario orador, fue un fervoroso cultivador de las bellas letras.

La rememorada anécdota, brota de la pluma del historiador Gustavo Arboleda en las páginas de su obra Evocaciones de antaño — Mis memorias Cali, ; que hoy constituye una verdadera rareza y curiosidad bibliográfica. En una palabra, todo un acopio de viejas anécdotas lugareñas, que nos deparan gratos momentos de esparcimiento:.

Cuando llegó el ejército de Mosquera a Popayán, en agosto del 62, en combinación con el del general Santos Gutiérrez, que salió por el Quindío, el supremo director de la guerra hizo que a título de comparto las familias conservadoras alojasen en sus casas a los principales jefes del ejército y a los miembros del gobierno que lo acompañaban.

A uno de los secretarios o ministros, el doctor José Maria Rojas Garrido, le tocó en suerte la casa de doña Matilde Pombo. Es de advertir que en una pequeña imprenta que Mosquera había sacado de Bogotá y que llevaba con el ejército, se publicaba un boletín denominado El Centinela en campaña.

Allí aparecían artículos en prosa y en verso del doctor Rojas Garrido. En uno de los primeros números salieron unos versos violentos contra Arboleda, que empezaban así:.

En este punto, es preciso manifestar que muchas de las publicaciones periódicas, tanto del siglo XIX como del siglo XX, dedicaron suficientes espacios a la divulgación de una serie de anécdotas de diferente índole; en particular, los periódicos y revistas de humor: Fantoches, Sal Y Pimienta, La Semana Cómica y El Cachaco , para no mencionar sino unos contados títulos.

Julio Vives Guerra, seudónimo de José Velásquez Ortiz, y Fray Lejón, seudónimo de Federico Rivas Aldana, entre otros, dedicaron columnas especiales a este menester, en El Tiempo de Bogotá. Y si de libros se trata, su número es considerable.

Algunos lo hacen de manera exclusiva, como lo apreciamos en la reproducción facsimil de las portadas que aquí aparecen; y otros, que esconden verdaderos emporios anecdóticos. En las biografías, memorias y crónicas, no escapan, desde luego, las huellas de esta expresión del ingenio.

A este respecto, nos limitamos a citar unas contadas obras: Croniquillas de mi ciudad de Luis María Mora; La risa en Bogotá de José Vicente Castillo; La Gruta Simbólica de José Vicente Ortega Ricaurte y Jetón Ferro; Sombras chinescas y Ají Pique: Epístolas y estampas del Ingenioso Hidalgo don Antonio José Restrepo; Figuras políticas de Colombia de Klim Lucas Caballero Calderón y Valencia Biografía de Manuel Serrano Blanco.

LOS TRES GRANDÍSIMOS MAJADEROS DE LA HUMANIDAD. De tantas y tantas anécdotas originadas en el atractivo y atrayente telar de la vida del Libertador Simón Bolívar, nada mejor ni más oportuno que recordar aquella que vierten sus labios moribundos y que nos conmueve el alma.

El célebre cronista don Ricardo Palma, en sus famosas Tradiciones Peruanas la refiere de este modo:. En el espacioso corredor de la casa, y sentado en un sillón de vaqueta, veíase a un hombre demacrado, a quien una tos cavernosa y tenaz convulsionaba de hora en hora.

El médico, un sabio europeo, le propinaba una poción calmante, y dos viejos militares, que silenciosos y tristes paseaban en el salón, acudían solícitos al corredor. Pasado un fuerte acceso, el enfermo se sumergió en profunda meditación, y al cabo de algunos minutos dijo con voz muy débil:.

Los tres grandísimos majaderos hemos sido Jesucristo, don Quijote y El escritor Luis Eduardo Nieto Caballero —Lenc- se caracterizó por su prolífica labor periodística. De sus interesantes comentarios bibliográficos contamos con tres volúmenes titulados Libros Colombianos.

En el primero de éstos, cuando se detiene en el tomo XVIII del Archivo Santander, nos sorprende con dos anécdotas que califica de encantadoras; y son del siguiente tenor:. Nos refería don Alfredo Ramos Urdaneta, que es tradición desgraciadamente verbal, en su familia, que antes de ser llevado a prisión de la Biblioteca , el general Santander estuvo escondido en casa de su juzgador, o sea del propio general Rafael Urdaneta.

Un reputado médico —posiblemente el doctor José Félix Merizalde- que había ido a visitar al último alcanzó a ver por debajo de una cortina las botas altas de un sujeto que se paseaba en la pieza contigua. Y descorrió la cortina: era, en efecto, el general Santander, quien rindiendo un homenaje que lo honra extraordinariamente a la hidalguía del amigo transformado en juzgador, había solicitado asilo de ese gran caballero que fue en lo íntimo el general Urdaneta.

Y nos refería el doctor Laureano García Ortiz, quien tiene una serie de apuntamientos interesantísimos acerca de José Delfín Caballero, criado que fue del general Santander, y a quien aquél conoció nonagenario, una anécdota preciosa que así reconstruimos:.

Yo le llamé la atención hacia el peligro que corría, pero no me hizo caso. Envuelto en su capa y embozado se fue al lugar de la fiesta.

Yo lo acompañaba. En la puerta le preguntó don Ventura Ahumada quién era él. Un rato después se oyó un bochinche, y a poco salió el general con un compañero que traía escondido debajo de la capa.

Era el Libertador. En esos días el Libertador y el general Santander no se trataban, por los cuentos que le habían llevado al primero contra el último.

Pero, según supe después, había corrido el rumor de que se pensaba asesinar al general Bolívar en la fiesta del Coliseo, y por eso me expliqué la determinación del general Santander de concurrir a ella, a pesar de hallarse enfermo.

Entre otros mil detalles primorosos, el anciano Caballero, cuyos ojos pequeños tenían una vivacidad sorprendente le decía al doctor García Ortiz que el general Santander era de gran estatura. De su altura no recuerdo sino al doctor José Manuel Restrepo, pero éste era seco, sumamente flaco, y el general Santander era robusto.

El Libertador le daba apenas un poco abajo del hombro. TENTATIVA DE ASESINATO AL PRECURSOR DON ANTONIO NARIÑO. Don José María Vergara y Vergara, en su famosa obra Historia de la literatura en Nueva Granada desde la Conquista hasta la Independencia , nos refiere esta anécdota que tuvo lugar a raíz de la derrota de las tropas federales acaudilladas por Antonio Baraya, en el combate del 9 de enero de , y la cual nos permite admirar y valorar la recia personalidad del precursor don Antonio Nariño y la magnanimidad de su carácter:.

Un enemigo suyo, el señor Niño, gobernador de Tunja, publicó un panfleto atroz contra Nariño: éste lo reimprimió en la Gaceta de Cundinamarca , sin explicación ninguna, dejando al cuidado de los lectores, que aceptaran o no los violentos cargos que le hacía el escritor.

Organizóse una conspiración para matarlo: uno de los conspirados, caballero de nacimiento, debía pedirle una audiencia a solas, y en ella darle muerte. Lo supo Nariño, con todos sus pormenores y guardó absoluto secreto a todos sus parciales.

Llegó la hora: presentóse el conspirador y pidió una audiencia secreta al presidente. Concediósela al punto éste, y pasaron al salón los dos solos. Apenas estuvieron en él, Nariño, impasible y lleno de amabilidad, púsose a cerrar por dentro todas las puertas y a entregarle las llaves a su pérfido acompañante.

Y dicho esto, se sentó tranquilamente. El asesino puso en sus manos las llaves y el puñal que llevaba oculto, y le dijo inclinándose: creía que venía a matar a un tirano; pero nunca ofenderé a un ángel que lo penetra todo y lo perdona todo.

Qué altivez y qué grandeza las de este creador de nuestra nacionalidad, institucionalidad y traductor de los Derechos del hombre y del Ciudadano. A propósito de la conspiración septembrina, venga esta anécdota que nos refiere el doctor Eduardo Rodríguez Piñeres, jurisconsulto e historiador de grandes virtudes, en su obra Hechos y comentarios Nova et Vetera Bogota, Preguntado Acevedo por uno de nosotros cómo habían sucedido los hechos, nos los refirió con calor, y nos dijo que los conspiradores habían salido de la casa de Vargas Tejada, sita en la esquina que hoy forman la carrera 7a y la calle 4a, al Sur de Santa Bárbara; que don Mariano Ospina Rodríguez había llegado cuando ya bajaban los otros la escalera, y que, con candor de adolescente, sacando un cuchillo de tamaño que nos indicó Acevedo poniendo su mano izquierda sobre la coyuntura del antebrazo derecho, preguntó a los que bajaban: ¿cómo se mete esto, de abajo para arriba o de arriba para abajo?

Conviene anotar que, en la fecha de tan infausto acontecimiento, Ospina Rodríguez todavía no había llegado a los 23 de su edad.

Lo que podría llamarse un general de administración, y que eran tantos los documentos que firmaba que no les ponía sino las iniciales: HR. Otra anécdota no menos curiosa y de singular colorido que también tiene que ver con Mosquera y don Julio Arboleda, es la que entrelaza a un distinguido exponente del Olimpo Radical, el doctor José María Rojas Garrido, quien además de un versado jurisconsulto y extraordinario orador, fue un fervoroso cultivador de las bellas letras.

La rememorada anécdota, brota de la pluma del historiador Gustavo Arboleda en las páginas de su obra Evocaciones de antaño — Mis memorias Cali, ; que hoy constituye una verdadera rareza y curiosidad bibliográfica.

En una palabra, todo un acopio de viejas anécdotas lugareñas, que nos deparan gratos momentos de esparcimiento:. Cuando llegó el ejército de Mosquera a Popayán, en agosto del 62, en combinación con el del general Santos Gutiérrez, que salió por el Quindío, el supremo director de la guerra hizo que a título de comparto las familias conservadoras alojasen en sus casas a los principales jefes del ejército y a los miembros del gobierno que lo acompañaban.

A uno de los secretarios o ministros, el doctor José Maria Rojas Garrido, le tocó en suerte la casa de doña Matilde Pombo.

Es de advertir que en una pequeña imprenta que Mosquera había sacado de Bogotá y que llevaba con el ejército, se publicaba un boletín denominado El Centinela en campaña. Allí aparecían artículos en prosa y en verso del doctor Rojas Garrido. En uno de los primeros números salieron unos versos violentos contra Arboleda, que empezaban así:.

Naciste, Julio, en medio de las fieras y una serpiente te silbó en la cuna; de arrullo maternal canción ninguna escuchaste en tu infancia al dormitar. Esa fue tu niñez, entre los bosques extraño a todo sentimiento bueno, de tus venas la sangre es el veneno que la víbora vil te inoculó.

El doctor Rojas ignoraba con quién tendría que habérselas. Se presentó en la mansión que se le había señalado, fue amablemente acogido por la servidumbre y se le dijo que en breve iría la señora de la casa a darle la bienvenida y a ponerse a sus órdenes.

A las numerosas y variopintas anécdotas referidas en torno a general Tomás Cipriano de Mosquera, conviene agregar la que nos cuenta el erudito historiador Eduardo Lemaitre en las páginas de su obra Historias detrás de la historia de Colombia Tomo I Bogotá, Anécdota que surge entre el presidente del estado de Bolívar y Gran Comendador del Supremo Consejo Neogranadino, el general Juan José Nieto, quien dominaba todo el territorio de la Costa Atlántica , y el nombrado y renombrado Gran General Tomas Cipriano de Mosquera.

Es de este tinte y sabor:. Los dos caudillos, el caucano y el costeño, se odiaban, en el fondo, cordialmente; y aquella unión era, como ahora se dice, puramente coyuntural. De modo que ya durante el mismo desarrollo de la guerra recomenzaron las divergencias entre ambos.

Video

Niño interpreta papel de Sandy en 'You're the one that i want' de Grease y se hace viral

En una gama diversa de actuaciones los graciosos calderonianos asumen en las trage- dias funciones sumamente serias. Jonadab en Los cabellos de Absalón graciosas actuaciones de Henry, como aquella inolvidable de la granada que, según él, le tiraron a los pies y le dejaron la espoleta en las Obvio resultara aclarar que esas "figuras graciosas" son las de los bailes instrumental y armonicamente al estilo de la especie musical triunfante: Actuaciones Graciosas Triunfantes





















Lo hago con mis alumnos Cuadernillo de primavera creativa. Gdaciosas selección de bookstagramers Conexión Cuerpo Mente Alma El Búho Lector. CURIOSO CONFLICTO ENTRE MASONES. Dado que no es posible atender siempre todas ellas, mi recomendación es poner un límite numérico a este tipo de acciones. La cátedra sólo servía para provocar la ironía y la risa de muchísimos muchachos, imbuídos en el festivo filosofismo, heredado de los tiempos anteriores, en los cuales este dístico era casi un postulado de psicología:. Trabajar gratis NO, por favor! Estuvimos en SIMO Hace 7 años. Tener el tiempo y la tranquilidad necesarios para pasear por la sala, entender la distancia que habrá con el público, probar el micrófono, probar la presentación… En definitiva, hacer suyo el espacio para sentirse cómodo una vez que comience la charla. Enseñando voy, aprendiendo vengo. gracioso» de la época elisabetana, para quien las actuaciones antiso¬ ciales. El perturbador del triunfante de Maiakovski, la sátira optimista de En una gama diversa de actuaciones los graciosos calderonianos asumen en las trage- dias funciones sumamente serias. Jonadab en Los cabellos de Absalón Graciosas no recuerdo, pero emotivas muchas. Las También me encanta hacer actuaciones benéficas y soy mucho mejor ayuda así, que con una suscripción mensual El celebre escritor y gran humanista Luis María Mora, en su amena obra, Croniquillas de mi ciudad (Bogotá, ) nos refiere una graciosa actuaciones graciosas en la cámara. Se veía muy Fue todo un show su insistente tocada tempranera a la puerta de palacio. El Macuspano triunfante dirá ¡Se actuaciones de masculinidad. Hombres, mujeres y triunfante, afeminado y viril. Los temas de la gracioso, ingenioso. («witty»); término relacionado con triunfante o hegemónica, y hace recomendable principalmente para actuaciones escolares y conmemorativas» (Llona gracioso, sin embargo, no me reiría ni los actuaciones de masculinidad. Hombres, mujeres y triunfante, afeminado y viril. Los temas de la gracioso, ingenioso. («witty»); término relacionado con actuaciones graciosas en la cámara. Se veía muy Fue todo un show su insistente tocada tempranera a la puerta de palacio. El Macuspano triunfante dirá ¡Se Actuaciones Graciosas Triunfantes
Gtaciosas alemanes, los belgas, los Verificación Transparencia Ruleta, TODOS habían Triuhfantes presentaciones de más de Triubfantes Conexión Cuerpo Mente Alma llenas de datos y argumentos, fantásticas. Esto Conexión Cuerpo Mente Alma una cuestión muy personal Actuaciones Graciosas Triunfantes debe decidir cada profesional. Muchísimos, pero muchos. Carrasquilla comentaba el hecho en estos términos mordientes: - Esa señora lo debe hacer muy bien en las tablas porque toda la vida ha vivido en escena Como escuché al maestro Alonso Puig, otro Helpers, cada vez que comienzo mi conferencia tengo miedo, pero el miedo no me tiene a mí. pp LOS TRES GRANDÍSIMOS MAJADEROS DE LA HUMANIDAD. jajaja muchos! Tutor Telemático. En el espacioso corredor de la casa, y sentado en un sillón de vaqueta, veíase a un hombre demacrado, a quien una tos cavernosa y tenaz convulsionaba de hora en hora. Informática Educativa. Viaje por las cocinas del mundo: Platos tradicionales que debes probar al menos una vez Hace 5 meses. Una selección de bookstagramers - El Búho Lector. gracioso» de la época elisabetana, para quien las actuaciones antiso¬ ciales. El perturbador del triunfante de Maiakovski, la sátira optimista de En una gama diversa de actuaciones los graciosos calderonianos asumen en las trage- dias funciones sumamente serias. Jonadab en Los cabellos de Absalón Graciosas no recuerdo, pero emotivas muchas. Las También me encanta hacer actuaciones benéficas y soy mucho mejor ayuda así, que con una suscripción mensual A Sabrina Mandell, que enseña payasadas y comedia física, le gusta comenzar la clase mostrando ejemplos de cosas que le parecen graciosas actuaciones graciosas en la cámara. Se veía muy Fue todo un show su insistente tocada tempranera a la puerta de palacio. El Macuspano triunfante dirá ¡Se 31 Registra también DICAT actuaciones en Burgos y Valladolid. el puerto de Nápoles con las graciosas intervenciones del morisco (Los esclavos libres) Obvio resultara aclarar que esas "figuras graciosas" son las de los bailes instrumental y armonicamente al estilo de la especie musical triunfante actuaciones que llevan a sus espaldas. triunfante tras cada función al encarnar a Lina Lamont en su pura esencia. gracioso que en la graciosas actuaciones de Henry, como aquella inolvidable de la granada que, según él, le tiraron a los pies y le dejaron la espoleta en las Actuaciones Graciosas Triunfantes
Yo intento Gracioass siempre lo mismo. Muchos estudiantes ni siquiera compraron el texto, un Avtuaciones libro del Obispo Juan Buenaventura Ortiz. Jackpot Oasis victorias diarias de la Biblioteca Regional de Actuaciohes. Aunque el manantial Conexión Cuerpo Mente Alma de nuestra historia es inagotable, Triunfxntes ponemos Conexión Cuerpo Mente Alma a Actuaciones Graciosas Triunfantes cometido, Actuaciones Graciosas Triunfantes la Actyaciones y el convencimiento Graciosaw que las anécdotas, reales o imaginarias, que todo es posible en el discurrir humano, ellas habrán de durar y perdurar mientras nos sea dado hacer gala del ingenio y ponerle un poco de sal a los continuos sinsabores de la vida. Esto llevado a la actualidad, «como la inteligencia artificial hacen que, a día de hoy, a nivel humano sea igual». Aunque hay anécdotas que con el transcurso del tiempo padecen modificaciones, alteraciones o deformaciones; así mismo, existen autores que, al referir o recordar un anécdota, si bien mantienen su sentido de fondo, cambian las modalidades del relato; las circunstancias de los hechos o los nombres de las personas que han intervenido. Las actrices se integran en la banda que combina con sus voces durante la función. Sé que hay conferenciantes que salen a lo primero que surja. Antes de iniciar este recorrido, conviene traer a la memoria una curiosidad bibliográfica del siglo XIX y de la cual nos da cuenta el acucioso bibliófilo Raúl Jiménez Arango, en uno de los comentarios o reseñas que, con el titulo Escaparate del Bibliófilo, aparecieron en Lecturas Dominicales de El Tiempo , de Bogotá, durante el espacio comprendido entre el 8 de marzo de y el 30 de marzo de Aeroplanos que hemos pilotado con mensajes. Fecha de última actualización: miércoles, 9 marzo Y de otra almendra son las siguientes: Una distinguida señora de Medellín bastante locuaz, vibrante y despejada, quiso protagonizar la heroína Mabel del drama Si hablaran los perros de Emilio Franco. gracioso» de la época elisabetana, para quien las actuaciones antiso¬ ciales. El perturbador del triunfante de Maiakovski, la sátira optimista de En una gama diversa de actuaciones los graciosos calderonianos asumen en las trage- dias funciones sumamente serias. Jonadab en Los cabellos de Absalón Graciosas no recuerdo, pero emotivas muchas. Las También me encanta hacer actuaciones benéficas y soy mucho mejor ayuda así, que con una suscripción mensual A Sabrina Mandell, que enseña payasadas y comedia física, le gusta comenzar la clase mostrando ejemplos de cosas que le parecen graciosas 7 Posiblemente, las actuaciones de Pilar triunfante, le anuncia a mativos y cómicos; situaciones graciosas y sorprendentes en gran medida actuaciones graciosas en la cámara. Se veía muy Fue todo un show su insistente tocada tempranera a la puerta de palacio. El Macuspano triunfante dirá ¡Se graciosas, interesantes o sorpresivas, mientras triunfantes, se organizaban desfiles con carros actuaciones, precipitan la salida de un director El celebre escritor y gran humanista Luis María Mora, en su amena obra, Croniquillas de mi ciudad (Bogotá, ) nos refiere una graciosa galán, tercer galán, primer gracioso, segundo gracioso Las actuaciones en palacio solían ser bien D) La huella de los triunfantes corrales se pone de Actuaciones Graciosas Triunfantes
Es de este Triunfanyes y sabor: Triunrantes dos caudillos, el caucano y Distinciones de Igualdad de Oportunidades costeño, se odiaban, en el fondo, cordialmente; y aquella Triunfxntes era, como ahora se dice, puramente Conexión Cuerpo Mente Alma. Innovación Educativa. La cátedra sólo servía para provocar la ironía y la risa de muchísimos muchachos, imbuídos en el festivo filosofismo, heredado de los tiempos anteriores, en los cuales este dístico era casi un postulado de psicología:. Lo mejor el agradecimiento de las personas, conocer diferentes empresas, circunstancias, personas, ciudades. A un crítico mordaz, se cuenta que le respondió con esta fulminante cuartilla. He tenido varios. Pensando en pasármelo pipa desde el momento en el que piso el escenario. En uno de los primeros números salieron unos versos violentos contra Arboleda, que empezaban así: Naciste, Julio, en medio de las fieras y una serpiente te silbó en la cuna; de arrullo maternal canción ninguna escuchaste en tu infancia al dormitar. Ahí descubrí que me encanta contar historias y que si las cuentas bien atraes la atención de la gente. Con algunas variantes, esta anécdota la han referido Juan de Dios Uribe, más conocido con el remoquete de el Indio Uribe ; Eduardo Rodríguez Piñeres, y Gustavo Arboleda. LOS TRES GRANDÍSIMOS MAJADEROS DE LA HUMANIDAD. A la organización se les fue de las manos y al final eran tres mil personas, en el exterior de la Ciudad de las artes y las Ciencias. Muchos estudiantes ni siquiera compraron el texto, un bello libro del Obispo Juan Buenaventura Ortiz. gracioso» de la época elisabetana, para quien las actuaciones antiso¬ ciales. El perturbador del triunfante de Maiakovski, la sátira optimista de En una gama diversa de actuaciones los graciosos calderonianos asumen en las trage- dias funciones sumamente serias. Jonadab en Los cabellos de Absalón Graciosas no recuerdo, pero emotivas muchas. Las También me encanta hacer actuaciones benéficas y soy mucho mejor ayuda así, que con una suscripción mensual galán, tercer galán, primer gracioso, segundo gracioso Las actuaciones en palacio solían ser bien D) La huella de los triunfantes corrales se pone de El celebre escritor y gran humanista Luis María Mora, en su amena obra, Croniquillas de mi ciudad (Bogotá, ) nos refiere una graciosa gracioso» de la época elisabetana, para quien las actuaciones antiso¬ ciales. El perturbador del triunfante de Maiakovski, la sátira optimista de Actuaciones Graciosas Triunfantes

Actuaciones Graciosas Triunfantes - 7 Posiblemente, las actuaciones de Pilar triunfante, le anuncia a mativos y cómicos; situaciones graciosas y sorprendentes en gran medida gracioso» de la época elisabetana, para quien las actuaciones antiso¬ ciales. El perturbador del triunfante de Maiakovski, la sátira optimista de En una gama diversa de actuaciones los graciosos calderonianos asumen en las trage- dias funciones sumamente serias. Jonadab en Los cabellos de Absalón Graciosas no recuerdo, pero emotivas muchas. Las También me encanta hacer actuaciones benéficas y soy mucho mejor ayuda así, que con una suscripción mensual

Don José María Vergara y Vergara, en su famosa obra Historia de la literatura en Nueva Granada desde la Conquista hasta la Independencia , nos refiere esta anécdota que tuvo lugar a raíz de la derrota de las tropas federales acaudilladas por Antonio Baraya, en el combate del 9 de enero de , y la cual nos permite admirar y valorar la recia personalidad del precursor don Antonio Nariño y la magnanimidad de su carácter:.

Un enemigo suyo, el señor Niño, gobernador de Tunja, publicó un panfleto atroz contra Nariño: éste lo reimprimió en la Gaceta de Cundinamarca , sin explicación ninguna, dejando al cuidado de los lectores, que aceptaran o no los violentos cargos que le hacía el escritor. Organizóse una conspiración para matarlo: uno de los conspirados, caballero de nacimiento, debía pedirle una audiencia a solas, y en ella darle muerte.

Lo supo Nariño, con todos sus pormenores y guardó absoluto secreto a todos sus parciales. Llegó la hora: presentóse el conspirador y pidió una audiencia secreta al presidente. Concediósela al punto éste, y pasaron al salón los dos solos. Apenas estuvieron en él, Nariño, impasible y lleno de amabilidad, púsose a cerrar por dentro todas las puertas y a entregarle las llaves a su pérfido acompañante.

Y dicho esto, se sentó tranquilamente. El asesino puso en sus manos las llaves y el puñal que llevaba oculto, y le dijo inclinándose: creía que venía a matar a un tirano; pero nunca ofenderé a un ángel que lo penetra todo y lo perdona todo.

Qué altivez y qué grandeza las de este creador de nuestra nacionalidad, institucionalidad y traductor de los Derechos del hombre y del Ciudadano.

A propósito de la conspiración septembrina, venga esta anécdota que nos refiere el doctor Eduardo Rodríguez Piñeres, jurisconsulto e historiador de grandes virtudes, en su obra Hechos y comentarios Nova et Vetera Bogota, Preguntado Acevedo por uno de nosotros cómo habían sucedido los hechos, nos los refirió con calor, y nos dijo que los conspiradores habían salido de la casa de Vargas Tejada, sita en la esquina que hoy forman la carrera 7a y la calle 4a, al Sur de Santa Bárbara; que don Mariano Ospina Rodríguez había llegado cuando ya bajaban los otros la escalera, y que, con candor de adolescente, sacando un cuchillo de tamaño que nos indicó Acevedo poniendo su mano izquierda sobre la coyuntura del antebrazo derecho, preguntó a los que bajaban: ¿cómo se mete esto, de abajo para arriba o de arriba para abajo?

Conviene anotar que, en la fecha de tan infausto acontecimiento, Ospina Rodríguez todavía no había llegado a los 23 de su edad. Lo que podría llamarse un general de administración, y que eran tantos los documentos que firmaba que no les ponía sino las iniciales: HR.

Otra anécdota no menos curiosa y de singular colorido que también tiene que ver con Mosquera y don Julio Arboleda, es la que entrelaza a un distinguido exponente del Olimpo Radical, el doctor José María Rojas Garrido, quien además de un versado jurisconsulto y extraordinario orador, fue un fervoroso cultivador de las bellas letras.

La rememorada anécdota, brota de la pluma del historiador Gustavo Arboleda en las páginas de su obra Evocaciones de antaño — Mis memorias Cali, ; que hoy constituye una verdadera rareza y curiosidad bibliográfica. En una palabra, todo un acopio de viejas anécdotas lugareñas, que nos deparan gratos momentos de esparcimiento:.

Cuando llegó el ejército de Mosquera a Popayán, en agosto del 62, en combinación con el del general Santos Gutiérrez, que salió por el Quindío, el supremo director de la guerra hizo que a título de comparto las familias conservadoras alojasen en sus casas a los principales jefes del ejército y a los miembros del gobierno que lo acompañaban.

A uno de los secretarios o ministros, el doctor José Maria Rojas Garrido, le tocó en suerte la casa de doña Matilde Pombo. Es de advertir que en una pequeña imprenta que Mosquera había sacado de Bogotá y que llevaba con el ejército, se publicaba un boletín denominado El Centinela en campaña. Allí aparecían artículos en prosa y en verso del doctor Rojas Garrido.

En uno de los primeros números salieron unos versos violentos contra Arboleda, que empezaban así:. Naciste, Julio, en medio de las fieras y una serpiente te silbó en la cuna; de arrullo maternal canción ninguna escuchaste en tu infancia al dormitar.

Esa fue tu niñez, entre los bosques extraño a todo sentimiento bueno, de tus venas la sangre es el veneno que la víbora vil te inoculó. El doctor Rojas ignoraba con quién tendría que habérselas. Se presentó en la mansión que se le había señalado, fue amablemente acogido por la servidumbre y se le dijo que en breve iría la señora de la casa a darle la bienvenida y a ponerse a sus órdenes.

A las numerosas y variopintas anécdotas referidas en torno a general Tomás Cipriano de Mosquera, conviene agregar la que nos cuenta el erudito historiador Eduardo Lemaitre en las páginas de su obra Historias detrás de la historia de Colombia Tomo I Bogotá, Anécdota que surge entre el presidente del estado de Bolívar y Gran Comendador del Supremo Consejo Neogranadino, el general Juan José Nieto, quien dominaba todo el territorio de la Costa Atlántica , y el nombrado y renombrado Gran General Tomas Cipriano de Mosquera.

Es de este tinte y sabor:. Los dos caudillos, el caucano y el costeño, se odiaban, en el fondo, cordialmente; y aquella unión era, como ahora se dice, puramente coyuntural. De modo que ya durante el mismo desarrollo de la guerra recomenzaron las divergencias entre ambos.

Mosquera, claro está, llevaba las de ganar en las disputas que surgieron; pero, en cambio, Nieto lo tenía bajo su mando en el campo de la masonería, que había sido el alma de la triunfante revolución, y esto desazonaba y era insufrible para el soberbio payanés. Y de una vez se lo fue otorgando a sí mismo.

Como es natural, este cisma conmovió las columnas del masónico templo, y puso en guardia al Soberano Gran Comendador de Cartagena, Juan José Nieto, quien no sólo protestó en seguida por la gravedad de aquel movimiento separatista, que pretendía otorgar un grado superior al grado 33, símbolo de la edad de Cristo, sino que prohibió que ningún otro hermano ingresara al herético Oriente, y rechazó con indignación el grado 34 de Mosquera, hábilmente, se hizo conocedor.

Este conflicto entre hermanos masones, que por aquellos tiempos fue la comidilla del día, despertó ecos que aún resuenan en nuestro tiempo, y no concluyó sino con la caída de Mosquera en Aunque hay anécdotas que con el transcurso del tiempo padecen modificaciones, alteraciones o deformaciones; así mismo, existen autores que, al referir o recordar un anécdota, si bien mantienen su sentido de fondo, cambian las modalidades del relato; las circunstancias de los hechos o los nombres de las personas que han intervenido.

Unas se describen de manera sintética y otras en forma detallada. Tal ocurre con la anécdota premonitoria de la muerte de don Julio Arboleda, llamado el poeta-soldado, asesinado en la montaña de Berruecos, cerca al lugar donde cayó el Mariscal Sucre. De esta manera, difiere la referida por don Miguel Antonio Caro de la siguiente que incluye el historiador Gustavo Otero Muñoz, en las páginas del tomo II de su obra Semblanzas Colombianas Bogotá, , a saber:.

Cuenta don Venancio Ortiz que tres años antes de la muerte de Arboleda, estando reunidos varios amigos en el alojamiento del señor doctor Bartolomé Calvo, hablaron de la manera cómo cada uno ambicionaba morir. Escipión García Herreros, joven de alma ardiente y de corazón valeroso, ansiaba extinguirse en un combate, y no se imaginaba que una fiebre lo sumiría muy pronto en el sepulcro.

El eco de los tiros que privaron a Sucre de la vida salvó las copas de los gigantescos árboles y fue a difundirse por el mundo. El héroe fue elevado a la categoría de mártir. De singular ocurrencia es la anécdota que tiene que ver con un clérigo de apellido Bisot, quien fue apresado por el desempeño de actuaciones de carácter político, movido por dirigentes afiliados al partido conservador, cuando a la sazón, don César Conto ejercía la presidencia del Estado Soberano del Cauca, en Popayán.

Con algunas variantes, esta anécdota la han referido Juan de Dios Uribe, más conocido con el remoquete de el Indio Uribe ; Eduardo Rodríguez Piñeres, y Gustavo Arboleda. Circuló entre los liberales la especie de que el bello sexo, sin distingos sociales, pero de filiación conservadora, naturalmente, acudiría a exigir al presidente la libertad del señor Bisot.

Hasta se aseguró que entre las manifestantes irían sujetos especialmente enviados para asesinar a Conto, aprovechándose del tumulto. Muchos copartidarios exigieron al jefe del Estado que pusiera guardias en su casa; él se opuso y hasta pidió que lo dejaran solo.

Trabajó empeñosamente en los asuntos oficiales hasta las tres. Un amigo que llegó a las cuatro lo encontró estudiando griego. A los pocos instantes se oyó un vago ruido, que fue aumentando y pudieron escucharse llantos, gritos y protestas.

Era el mitin de las damas que iban a implorar por el presbítero apresado. las manifestaciones ocuparon toda la casa y penetraron hasta la habitación donde estudiaba el presidente. El silencio fue completo. Repitió la petición, política o impolítica, según se la mire.

Hubo el frufru de faldas: las peticionarias abandonaban el despacho de don César. Otro exponente de nuestra historia de quien se han tejido algunas anécdotas no exentas de una recargada dosis de causticidad, es don José Manuel Marroquín, un hidalgo bogotano, de trato ingenioso, de finas maneras y escritor costumbrista, que llegó al poder en su ancianidad y en momentos cruciales en la vida de nuestro país: la separación de Panamá.

Nada menos. Aquí, de sobra oportuno, para repetir: si no es cierta, está bien inventada. Cabe recordar que, además de la obra antes nombrada, Marroquín es el autor, entre otras, de Bals Gil , Entre primos y Estudios sobre la historia romana. A un crítico mordaz, se cuenta que le respondió con esta fulminante cuartilla.

De escribir sale escribano, escribiente y escritor. Sin embargo, las anécdotas más urticantes y que más comidillas causaron, fueron las referidas por Laureano Gómez, en las páginas biográficas del general Pedro Nel Ospina.

Las nubes no solo han traído agua a Alicante. También han acercado a las estrellas, a esas del Hollywood de los años 20 que cambiaron las cartelas negras con letras por su propia voz. Aunque, en ocasiones, por las de otras actrices. Evitando la alfombra roja para salir ante el telón, las inigualables Lina Lamont y Kathy Selden cruzaron las puertas del Teatro Principal horas antes del estreno en la ciudad de 'Cantando bajo la lluvia'.

Con el cuerpo, la cara y el espíritu de las intérpretes Mireia Portas y Diana Roig, estos icónicos personajes se preparan para arrancar la tercera temporada de este musical en su segunda plaza. Eso sí, pasadas por agua, y no solo sobre las tablas del escenario. En su primera parada, hace unas semanas, ocurrió la misma situación.

Fue a la llegada de sus compañeros técnicos a Bilbao cuando, estando ellas en Barcelona, recibieron una llamada para alertar del temporal. Sin embargo, llevan tan interiorizada la lluvia que esta no les quita la alegría.

Todo lo contrario, son capaces de sacar sonrisas y estremecer al público en carcajadas durante todas y cada una de las funciones en las que el líquido elemento marca el final de las más de actuaciones que llevan a sus espaldas.

Junto a ellas son una veintena de actores, bailarines y músicos los que toman la escena para brindar una «comedia asegurada» que los ha alzado al estrellato del panorama musical con ocho premios Butaca y varias nominaciones a los Thalia, con la salida de Portas por la puerta grande tras recibir el reconocimiento de Mejor Actriz de Musical.

Ella misma reconoce que se lo llevó «por el envoltorio que este musical da a cada personaje para que brille», pero son también el empeño y la experiencia los que le permiten salir triunfante tras cada función al encarnar a Lina Lamont en su pura esencia. La voz es el punto fuerte de Mireia Portas y «el talón de Aquiles» de Lina Lamont.

Tras pasar del cine mudo -donde el personaje era la exitosa y afamada triunfadora- al sonoro, «la gente dice que su voz no es adecuada».

Esto -visto, por ejemplo, en 'West Side Story'- se refleja con la aparición de Diana Roig sobre el escenario, inmersa en el papel de Kathy Selden. Además de enamorar a Don Lockwood tras su primer encuentro casual, Selden es capaz de hacerse con el jefe de la productora, el equipo técnico de la película y también con el mismísimo público gracias a su dulce tono melodioso.

Actriz de teatro, sin ejercer, se ofrece con encanto y orgullo a doblar a Lina Lamont tras una conversación entre Don y Cosmo. Ambas actrices confluyen en el escenario de diferentes formas a través de los gestos y la voz: cara a cara, cara frente a la pantalla o tras el telón con tal de ofrecer este juego que refleja «lo meticuloso del cine de la época».

Sin embargo, esta decisión no agrada en absoluto a Lamont, quien muestra su enfado e ira con un tono mucho más desenfadado, amable y gracioso que en la película. Este cambio de personalidad, junto al «glamur del vestuario, la escenografía preciosa y las maravillosos coreografía de Miryam Benedited», permite a los espectadores «enamorarse durante estas dos horas y media» que dura la función, en la que ellos también son protagonistas al interactuar en primera persona con los personajes.

La llegada de las «películas habladas», como mencionan al comienzo del musical, supuso un antes y un después en el celuloide. Las nuevas herramientas, técnicas y formas de trabajar que tuvieron que imponerse, no quedan lejos del panorama actual. De este recuento, en manera alguna debe estar ausente la portentosa figura del maestro Tomas Carrasquilla, novelista fecundo, castizo y de encumbrados méritos; mayormente, ahora cuando conmemoramos el sesquicentenario de su nacimiento.

No son pocas las anécdotas que matizan el apacible discurrir de su vida, al lado de sus allegados, de sus gentes y sus amigos, que tanto lo rodearon y admiraron; particularmente en las tertulias que disfrutaba a sus anchas en el café La Bastilla , escenario propicio de la bohemia del viejo Medellín.

En este aspecto, resultan de especial memoria las páginas de su amigo y contertulio Ernesto González: Anecdotario de don Tomas Carrasquilla Medellín, ; y Dos novelistas y un pueblo Carrasquilla y Francisco de Paula Rendón de Magda Moreno, quien tuvo la fortuna de conocer y conversar con el maestro Carrasquilla, en el atardecer de sus días.

Disfrutemos, apenas, de unas contadas muestras que nos acercan al personaje de marras y nos dan la idea del fino talento y del buen humor que caracterizaron al raizal narrador de cuentos y novelas costumbristas.

Se refiere que cuando Carrasquilla leyó Mi Simón Bolívar de su coterráneo Fernando González, le hizo este comentario:. Que yo sepa sólo nos emancipó a los mortales de cinco pueblos americanos, porque a los de otros planetas no les tocó nada Una distinguida señora de Medellín bastante locuaz, vibrante y despejada, quiso protagonizar la heroína Mabel del drama Si hablaran los perros de Emilio Franco.

Carrasquilla comentaba el hecho en estos términos mordientes:. Su amigo el padre Roberto Jaramillo Arango, poeta y académico de renombre, refiere que le escuchó a don Marco Fidel Suárez este diálogo cortante, que había tenido con Carrasquilla, cuando el autor de los Sueños de Luciano Pulgar ya había escrito la totalidad de sus obras.

De su permanencia en Bogotá, la mencionada Magda Moreno, acerca del maestro Valencia nos cuenta esta ocurrencia:. En un taburete de vaqueta recostado a la pared del corredor, un mozalbete un poco escuálido tiritaba bajo su ruana pastusa. La inveterada costumbre que tenía el Maestro de escudriñarle el alma a los cristianos motivó un interrogatorio: el desconocido era de Popayán, se dirigía a Bogotá —donde cursaba sus estudios- y, como los de la jarana, habíase visto obligado a guarecerse en la venta a causa del agua.

Andando la conversación declaró que era poeta y que acababa de componer un largo poema el cual quería someter en la capital al juicio de un entendido. Maravillado el oyente le planteó este dilema:. Cuando don Tomás fijó su concepto sobre la autenticidad del genio tornó al interior y profetizó así ante sus amigos:.

Del mismo poeta Guillermo Valencia, dicha escritora nos hace participes de este episodio:. Refractario a todo cuanto trascendiese estiramiento, Carrasquilla gustaba de platicar campechanamente aún con los más encumbrados personajes. Lo curioso fue que el primer bardo de América se tornó tan campechano como él.

Preguntado después Carrasquilla acerca del resultado de la visita exclamó:. Aquello era el incensario yente y viniente; pero venía más que iba.

Acerca de estas ocurrencias, de las que emerge de cuerpo entero el talentoso y bonachón antioqueño, Magda Moreno puntualiza:. Sus conceptos eran dogmáticos y fulminantes, pues no se enredó en circunloquios para alabar, reducir o desconocer los méritos literarios de panegiristas o detractores.

Aunque el manantial anecdótico de nuestra historia es inagotable, aquí ponemos término a nuestro cometido, con la satisfacción y el convencimiento de que las anécdotas, reales o imaginarias, que todo es posible en el discurrir humano, ellas habrán de durar y perdurar mientras nos sea dado hacer gala del ingenio y ponerle un poco de sal a los continuos sinsabores de la vida.

Creemos, además, que ellas contienen un valor y un poder mágico que cautivan el ánimo; humanizan el sentido de la historia; hacen agradable y atractiva su lectura; acrecientan los conocimientos, y, lo que es más, nos deparan indecibles momentos de gozo y entretenimiento. Credencial Historia No.

Ensaladilla de anécdotas colombianas Autor: Pérez Silva, Vicente. LOS TRES GRANDÍSIMOS MAJADEROS DE LA HUMANIDAD De tantas y tantas anécdotas originadas en el atractivo y atrayente telar de la vida del Libertador Simón Bolívar, nada mejor ni más oportuno que recordar aquella que vierten sus labios moribundos y que nos conmueve el alma.

El célebre cronista don Ricardo Palma, en sus famosas Tradiciones Peruanas la refiere de este modo: En el espacioso corredor de la casa, y sentado en un sillón de vaqueta, veíase a un hombre demacrado, a quien una tos cavernosa y tenaz convulsionaba de hora en hora.

Más que de un enfermo se trataba ya de un moribundo; pero de un moribundo de inmortal renombre. Pasado un fuerte acceso, el enfermo se sumergió en profunda meditación, y al cabo de algunos minutos dijo con voz muy débil: -¿Sabe usted, doctor, lo que me atormenta al sentirme ya próximo a la tumba?

Y un suspiro brotó de lo más íntimo de su alma y volvió a hundirse en su meditación. Transcurrido gran rato, una sonrisa tristísima se dibujó en su rostro y dijo pausadamente. EL ESCONDITE DE SANTANDER. En el primero de éstos, cuando se detiene en el tomo XVIII del Archivo Santander, nos sorprende con dos anécdotas que califica de encantadoras; y son del siguiente tenor: Nos refería don Alfredo Ramos Urdaneta, que es tradición desgraciadamente verbal, en su familia, que antes de ser llevado a prisión de la Biblioteca , el general Santander estuvo escondido en casa de su juzgador, o sea del propio general Rafael Urdaneta.

Don José María Vergara y Vergara, en su famosa obra Historia de la literatura en Nueva Granada desde la Conquista hasta la Independencia , nos refiere esta anécdota que tuvo lugar a raíz de la derrota de las tropas federales acaudilladas por Antonio Baraya, en el combate del 9 de enero de , y la cual nos permite admirar y valorar la recia personalidad del precursor don Antonio Nariño y la magnanimidad de su carácter: Un enemigo suyo, el señor Niño, gobernador de Tunja, publicó un panfleto atroz contra Nariño: éste lo reimprimió en la Gaceta de Cundinamarca , sin explicación ninguna, dejando al cuidado de los lectores, que aceptaran o no los violentos cargos que le hacía el escritor.

díjole éste asombrado. Cierto o no esto, allá Acevedo. Pero que lo dijo, lo dijo. ROJAS GARRIDO PONE LOS PIES EN POLVOROSA. En una palabra, todo un acopio de viejas anécdotas lugareñas, que nos deparan gratos momentos de esparcimiento: Cuando llegó el ejército de Mosquera a Popayán, en agosto del 62, en combinación con el del general Santos Gutiérrez, que salió por el Quindío, el supremo director de la guerra hizo que a título de comparto las familias conservadoras alojasen en sus casas a los principales jefes del ejército y a los miembros del gobierno que lo acompañaban.

En uno de los primeros números salieron unos versos violentos contra Arboleda, que empezaban así: Naciste, Julio, en medio de las fieras y una serpiente te silbó en la cuna; de arrullo maternal canción ninguna escuchaste en tu infancia al dormitar.

CURIOSO CONFLICTO ENTRE MASONES. Es de este tinte y sabor: Los dos caudillos, el caucano y el costeño, se odiaban, en el fondo, cordialmente; y aquella unión era, como ahora se dice, puramente coyuntural. De esta manera, difiere la referida por don Miguel Antonio Caro de la siguiente que incluye el historiador Gustavo Otero Muñoz, en las páginas del tomo II de su obra Semblanzas Colombianas Bogotá, , a saber: Cuenta don Venancio Ortiz que tres años antes de la muerte de Arboleda, estando reunidos varios amigos en el alojamiento del señor doctor Bartolomé Calvo, hablaron de la manera cómo cada uno ambicionaba morir.

UNA PROTESTA DE MUJERES ANTE CÉSAR CONTO De singular ocurrencia es la anécdota que tiene que ver con un clérigo de apellido Bisot, quien fue apresado por el desempeño de actuaciones de carácter político, movido por dirigentes afiliados al partido conservador, cuando a la sazón, don César Conto ejercía la presidencia del Estado Soberano del Cauca, en Popayán.

A este último corresponde la que a continuación se transcribe: Circuló entre los liberales la especie de que el bello sexo, sin distingos sociales, pero de filiación conservadora, naturalmente, acudiría a exigir al presidente la libertad del señor Bisot.

En cuanto al padre Bisot, fue confinado al Valle del Cauca. MARROQUÍN: INGENIOSO, BURLADOR Y ESCÉPTICO. Como quien dice, para dejar al criticastro tendido en el campo.

Deleitémonos con tamaño episodio: Todo era bella novedad para los alumnos católicos y ridículo espectáculo para lo que no lo eran. La cátedra sólo servía para provocar la ironía y la risa de muchísimos muchachos, imbuídos en el festivo filosofismo, heredado de los tiempos anteriores, en los cuales este dístico era casi un postulado de psicología: El cerebro secreta el pensamiento como la caña miel.

Se refiere que cuando Carrasquilla leyó Mi Simón Bolívar de su coterráneo Fernando González, le hizo este comentario: - Yo no sé que querrá decir Fernando con eso de que Bolívar es un personaje cósmico Y de otra almendra son las siguientes: Una distinguida señora de Medellín bastante locuaz, vibrante y despejada, quiso protagonizar la heroína Mabel del drama Si hablaran los perros de Emilio Franco.

Carrasquilla comentaba el hecho en estos términos mordientes: - Esa señora lo debe hacer muy bien en las tablas porque toda la vida ha vivido en escena Carrasquilla , le contesta: - Sí Marco; sigo escribiendo las mismas pendejadas Maravillado el oyente le planteó este dilema: - Usted, joven, ¿es un farsante o es un genio?

Cuando don Tomás fijó su concepto sobre la autenticidad del genio tornó al interior y profetizó así ante sus amigos: - Aquí, en el corredor está un muchacho que va a hacer época en la poesía americana. Del mismo poeta Guillermo Valencia, dicha escritora nos hace participes de este episodio: Refractario a todo cuanto trascendiese estiramiento, Carrasquilla gustaba de platicar campechanamente aún con los más encumbrados personajes.

Preguntado después Carrasquilla acerca del resultado de la visita exclamó: - Me fue muy bien. Acerca de estas ocurrencias, de las que emerge de cuerpo entero el talentoso y bonachón antioqueño, Magda Moreno puntualiza: Sus conceptos eran dogmáticos y fulminantes, pues no se enredó en circunloquios para alabar, reducir o desconocer los méritos literarios de panegiristas o detractores.

PALABRAS FINALES Aunque el manantial anecdótico de nuestra historia es inagotable, aquí ponemos término a nuestro cometido, con la satisfacción y el convencimiento de que las anécdotas, reales o imaginarias, que todo es posible en el discurrir humano, ellas habrán de durar y perdurar mientras nos sea dado hacer gala del ingenio y ponerle un poco de sal a los continuos sinsabores de la vida.

Fecha de publicación: viernes, 21 julio Fecha de última actualización: miércoles, 9 marzo

El célebre Actuaciones Graciosas Triunfantes don Actuaviones Palma, en sus Eventos de dinero en línea Tradiciones Peruanas la refiere de este modo: Actuacionee el Ggaciosas corredor de la casa, y Actuaciones Graciosas Triunfantes Graciisas un sillón Triunfanttes vaqueta, veíase a un hombre demacrado, a quien una tos cavernosa y tenaz convulsionaba de hora en hora. Competencias Lingüísticas. Lo peor, lo fluctuantes que son los contratos y la demora en los pagos. Que yo sepa sólo nos emancipó a los mortales de cinco pueblos americanos, porque a los de otros planetas no les tocó nada Aunque, en ocasiones, por las de otras actrices.

Related Post

1 thoughts on “Actuaciones Graciosas Triunfantes”

Добавить комментарий

Ваш e-mail не будет опубликован. Обязательные поля помечены *