Triunfos Inesperados Cotidianos

No se vale. Mi plan es sencillo. Detienen a los asaltantes. Si han sido veinte los pasajeros del microbús, que les toque a un año de cárcel por cada uno.

Esto lo propongo porque ahora lo usual es que desvalijen a multitudes, el robo a una sola persona como que está pasando de moda. Okey, pues pongan ustedes que le tocan a los ladrones veinte años de cárcel. La sociedad les perdona la mitad, sus buenos diez años, con una condición: que donen un órgano, el que sea, una córnea, un riñón, el hígado, que le hacen falta a tantas personas que son honradas, que se esfuerzan, que trabajan, que luego vienen éstos a quitarles todo.

Así me gustaría: entregan un órgano y se les rebaja la mitad de la condena. Les sale barato. Algunos merecen que se les quiten dos o tres órganos de golpe, como ese Mochaorejas y su grupo que secuestraban y mutilaban a los pobres secuestrados.

¡Pinches malvados! Pero fíjese, a varios pasajeros cuando les digo que el Mochaorejas debería pagar con varios órganos, me contestaban alarmados: “¿Quién va a querer ponerse una córnea o un riñón de ese criminal? A lo mejor el transplante convierte al enfermo en un hampón”.

No sé, habría que estudiar esos casos con cuidado, pero a la mayoría sí: “Hiciste eso, ahora pagas con un órgano”. ¿Qué le parece? Siempre se ha dicho, o si no se ha dicho siempre, es tiempo de darle intemporalidad a la afirmación, que los peseros son el espejo más cierto de la vida.

Allí la gente integra sus silencios, su buen y mal humor, sus cuitas, sus sistemas informativos… En los peseros, sobre todo los de trayectos largos, la comunidad instantánea se expresa tan libremente como puede, al cabo que el anonimato resguarda, al cabo que no hay grabadoras, al cabo que quién se fija en las palabras.

Los peseros son el ágora en movimiento, la plaza pública disminuida o acelerada por los semáforos. Eso creía yo hasta la semana pasada. Emprendí, por razones tan inconfesables como el miedo a los taxis, un viaje en pesero hacia Iztapalapa, casi tan poblado de sobresaltos como los viajes de orden suprema del siglo XIX.

Éramos al principio ocho seres indiferentes a todo, estoicos, pétreos. Pero como cada embotellamiento es el alfa y el omega de la especie, la frialdad se fue quebrantando.

Y una señora abrió el fuego comunicacional:. —No me gusta ir amontonada, pero desde niña he vivido así. Éramos once hermanos en tres cuartitos, más los papás y una tía, y teníamos un chiste predilecto: “Hoy nos toca dormir de pie como en camión.

” Creo que desde entonces no sé dormir sola. Por eso no me he casado. Me sentí un tanto incómodo: ¿A qué venía esa confiancita? Pero se me había olvidado la Ley del Transporte Colectivo: las revelaciones nunca vienen solas. Habló acto seguido un señor con aspecto de persona docilizada por el maltrato verbal de sus jefes.

—Eso de la familia numerosa es terrible. Se queda uno con la costumbre de sentirse siempre vigilado por alguien. El día de mi noche de bodas nos sentimos tan solos mi mujer y yo ella tiene doce hermanos que invitamos a unos amigos a que se estuvieran con nosotros hasta el amanecer.

¡Dioses de la intimidad! ¿Qué pasó con la discreción del mexicano? Ya nadie detenía el río de las confesiones:. —Tiene usted razón. Las familias nunca nos dejan. Mi hermano es de esos strippers que se desnudan para las señoras, y mi papá necio que tenía que verlo, porque no creía que lo hiciera bien.

Y por más que le explicábamos que era sólo para mujeres, él furioso porque no iba. No paró hasta que mi hermano nos hizo un show en un cumpleaños de mi mamá. Mis hermanas y mis tías tuvieron que ponerle billetes en la tanga para que mi jefe viera cómo se podía ganar la vida.

El joven con aspecto de repartidor de pizza look que consigue el aire de andar de prisa estando sentado se explayó de pronto:. —¡Qué chistoso! Ahora que sacan ustedes lo de la familia, tengo dos tías fantásticas.

Una tiene los senos más grandes del mundo, y la otra pesa una tonelada, pero realmente. Y siempre que hay reunión en mi casa, se agreden feo, y me doy cuenta que en el fondo están contentas, porque se sienten a punto de entrar al Libro de Récords Guinness.

No alcanzo a captar el motivo de tanta sinceridad. La señora del vestido verde, hasta ahora callada, se precipita a hablar al advertir el hueco de un silencio. —Yo tengo un problema, a ver qué les parece. Mi marido el otro día no llegó a dormir.

No es la primera vez que lo hace, pero no sé porqué, ahora sí me preocupó, y fui a buscarlo a su trabajo. Allí estaba, hecho una facha, medio borracho todavía. Le pregunté dónde había estado, y me salió con evasivas.

Además, la camisa le olía a perfume barato. Estoy segura de que anda con otra. ¿Qué les parece? ¿Lo dejo, me hago guaje, le pongo pleito, le pago con la misma moneda? El pesero es una fiesta, todos hablan, aconsejan, se manifiestan expresivamente.

La luz del entendimiento cae sobre mí. ¡Por supuesto! En el pesero tan sólo se escenifica un talk show de Cristina Saralegui. Ni modo, las tradiciones se agotan y se renuevan. Lo básico ahora, en donde sea, a cualquier hora, es revelar la intimidad, ver en los demás a un confesor colectivo.

¿Cómo no comprender que la meta principal, salir en televisión, ya no es forzosamente asunto de controles remotos o grabaciones en el estudio, y que se pueden vivir las situaciones televisivas sin necesidad de cámaras y micrófonos?

La televisión no es parte de la vida, la frase es incorrecta y desorientadora. Más bien, la vida es parte de la televisión, y quien no divulga sus secretos acaba por no tenerlos. El sueño utópico de la agonía del milenio: una sola persona en el Metro, entre semana y en horas pico.

¿Alguien concibe un sueño más arriesgado, menos susceptible de cumplimiento? Me propongo meditar en lo anterior, mientras me dejo prensar en esa cadena infinita del ser que es un vagón que no consiente siquiera un milímetro de distancia entre un cuerpo y otro.

Y a mi reflexión, un tanto apretujada, la contradice el aviso: “Amigas, amigos, por razones difíciles de explicar, aquí mismo empieza el Primer Concurso de Bolero en el Metro, sin fines lucrativos, ni siquiera “lo que sea su voluntad”, nada más se les solicita su aplauso, o, si no pueden usar las manos, su entusiasmo vocal.

Intento seguir los acontecimientos, y percibo a un joven con guitarra sentado que acompaña a una chava de pie que entona con deleite “Cenizas”. El estilo no es original, pero es formidable que la voz se escuche por sobre el rumor de las conversaciones y el ruido de las fisiologías apeñuscadas.

Aplaudimos o gritamos con espontaneidad, y el siguiente concursante interpreta bajo la clara influencia de Daniel Santos, “Preciosa”. Éxito rotundo y pena de los que deben abandonar el vagón ahorita mismo. El cuarto concursante es un tenor de buena escuela que nos entrega “Amorcito corazón”, asido a la tutela vocal de Il Divo, así como lo escuchan.

Ya en este momento el concurso avasalla. Se toma partido, se comentan excelencias y limitaciones, se piden reprises. El séptimo y último concursante se arranca con un “Nosotros”, que obliga a querernos tanto en el vagón convertido de golpe en estudio televisivo.

La versión de un dueto adolescente es, si no muy notable, sí convincente, y llega el minuto esperado, cuando le toque a los presentes, jurado responsable y profesional, decidir con vítores la premiación.

Y calificar allí mismo con decibeles. Un tanto sorpresivamente para mí, el vencedor es el émulo de Daniel Santos, que agradece muy conmovido y le dedica el triunfo a su tío Adrián, apenas fallecido.

Se nos convoca en fecha próxima no especificada al Segundo Concurso de Bolero en el Metro, también en la línea Zaragoza. La cultura popular alternativa se adueña como puede de los espacios públicos. Al salir del Metro, me golpea el temor.

¿Y si les da por organizar concursos de coros parroquiales? Por fortuna no utilizo con tanta frecuencia el transporte colectivo. Carlos Monsiváis es periodista, cronista, narrador y ensayista.

Estudió en la Universidad Nacional Autónoma de México. Ha trabajado en Radio Universidad y en Investigaciones Históricas del Instituto Nacional de Antropología e Historia. Colaboró en numerosas publicaciones periódicas, muchas de las cuales fundó o dirigió.

Actualmente imparte cursos y conferencias en numerosas universidades. Es autor de ensayos, artículos y libros, entre los que se destacan Días de guardar , A ustedes les consta. Antología de la crónica en México , Entrada libre.

Crónica de la sociedad que se organiza , El género epistolar. Un homenaje a manera de carta abierta , Rostros del cine mexicano , A través del espejo El cine mexicano y su público , y Nuevo catecismo para indios remisos.

English Español Português. Del performance en la vida cotidiana Carlos Monsiváis Crece la moda teatral y metateatral del performance, según sus cultores y su público una improvisación rigurosa.

El insulto como envío de cariño fraternal Es notorio el desgaste del insulto a la antigua. Oí este monólogo en un concierto de rock pesado en Ciudad Neza, del grupo Los Hijos del Travesti Estéril o algo así : —A ver, cabrones, ¿qué onda?

El activista y su mantra de repeticiones Mayo de En el templete, al final de la marcha, el activista histórico se enardece: —Compañeros, la burguesía allí está tan campante y nosotros tan de a tiro, sin movilizar las fuerzas históricas que saquen a estos miserables del poder y le den entrada al campesinado, al proletariado, a las clases medias progresistas y a la vanguardia de las luchas populares.

Los quince minutos de fama de algunas apariciones Prólogo casi teórico Hay performances muy limitados en su alcance, no obstante el gran éxito inicial. La práctica De cómo la Virgen se aparece al que hace como que la Virgen le habla No, yo no fui el primero que la vio, por eso fui el primero que dio aviso, aunque el que la contempló antes que nadie a ella, la Morenita del Tepeyac, fue Ernesto, el vago que nunca falta aquí por la plaza.

Epílogo sin lágrimas Se arman miniperegrinaciones, la gente se forma en el pasillo con paciencia admirable, nadie que pase por allí se atreve a comentar en voz alta lo pasado de moda de los milagros, ni su incapacidad de competir con los efectos especiales. Se rifa una dedicatoria de suicidio Una tarde triunfalista en una colonia restaurantera de la Ciudad de México.

” Desde abajo, la multitud se enardece. ” Insultos. “Oye, ¿a poco tirarte de un edificio es muy original? ” Una señora explica: —Es que el casero ya le pidió el departamento porque hace un año que no paga, y hoy llegó con un actuario, la policía y unos cargadores.

” Se presentan los bomberos. Desde un balcón cercano lo entrevista un reportero de radio: —¿Por qué se priva de la vida si se puede ir a otro edificio? —Pero tengo entendido que tú tienes mucho tiempo de no pagar.

—No me hable de tú, que a un moribundo no se le falta al respeto. Desde abajo, un hombre como de sesenta años lo increpa: —No sea usted animal.

Dios nos prohibió quitarnos la vida y quitársela a quien sea. —Dígaselo a Bush, viejito. —No hable de los gringos y no politice este momento. La vida es sagrada. —¡Qué bella es esta música! Un ángel entona un aria. Ahora sí voy a proceder.

Un grupo de jóvenes comienza a gritarle: —¡No le dediques tu suicidio al pueblo! Dedícamelo, yo sí te entiendo. —¡A mí, compadre! El 13 de junio de , el valiente Braddock, el trabajador de los muelles, escribió una de las páginas más brillantes de la historia del deporte.

El coreano Yong-Eun Yang se llevó la alegría de su vida en agosto de Se convirtió en el primer asiático en lograr un título de Grand Slam y provocó que por primera vez Tiger no ganara un grande llegando a la última jornada como líder, lo que había sucedido siempre hasta la fecha.

Lo hizo además desde el puesto número del ranking. Yang fue de menos a más en el torneo. Su primer día no fue demasiado brillante, pero ya en el segundo se metió entre los diez primeros.

En el tercero se colocó a dos golpes de Tiger, y desde ahí dio el golpe definitivo el último día. No fue una gran jornada ni de Tiger, ni de Harrington, que arrancó el último día igualado con Yang.

Lo aprovechó el coreano para dar la gran sorpresa. El Nottingham Forest de Brian Clough es uno de los grandes milagros de la historia del fútbol. Se trata del único club que ha ganado más Copas de Europa que ligas nacionales. El Forest se proclamó campeón de la liga inglesa siendo un recién ascendido, lo que quizá sea todavía más sorprendente que lo logrado por el Leicester.

El Nottingham ascendió a la First Division en la , y en la ganó la liga por delante de Liverpool. Una gesta que no quedo ahí, porque en los dos años siguientes ganó la Copa de Europa, la primera de ellas al Malmö y la segunda al Hamburgo. Si hay páginas bellas en la historia del fútbol, la que escribió el Nottingham Forest está muy arriba en ese ránking.

La victoria de Roger Walkowiak en el Tour de Francia de fue tan sorprendente, que a partir de entonces se acuñó la expresión 'ganar a lo Walkowiak'.

Se utiliza cuando un corredor, como hizo el francés en , aprovecha una fuga consentida por el pelotón para colocarse con muchos minutos de ventaja en la clasificación general. Así lo hizo Walkowiak, que no necesitó ganar una etapa de esa edición para llevarse el Tour. Que su victoria fue una gran sorpresa lo demuestra su posición en el resto de grandes que disputó: quitando esa victoria, su mejor puesto en el Tour fue el 47º del año , mientras que su mejor puesto en la Vuelta a España fue el decimoquinto de Walkowiak abandonó en el Tour siguiente al de su victoria y quedó el 75º en el de dos años más tarde.

Muchos años más tarde, Claudio Chiappucci, cuando todavía no era el ciclista que llegó a ser, estuvo a punto de ganar 'a lo Walkowiak' en , pero la ventaja conseguida en la escapada con final en Futuroscope fue limada poco a poco por Lemond, que adelantó en la general al italiano en la última contrarreloj.

Por jugadores, la victoria de Dinamarca no fue tan sorprendente como de la Grecia en el , pero un hecho hace del triunfo de los daneses una de las grandes sorpresas de la historia: buena parte del plantel que finalmente acudió a la Euro estaba relajándose de vacaciones cuando fueron llamados por la descalificación de Yugoslavia debido a la guerra de los Balcanes.

Dinamarca, que no se había clasificado de inicio para el torneo, finalmente lo disputó. Y una vez allí, a competir lo mejor posible, sin demasiadas expectativas. El inicio en el torneo no fue bueno: empate sin goles ante Inglaterra y derrota frente a Suecia Sin embargo, los resultados de los rivales permitieron que siguiera con vida pese a no haber marcado en las dos primeras jornadas, y en la tercera venció a Francia , clasificándose para cuartos de final gracias a la derrota de Inglaterra ante Suecia.

En semifinales, los daneses igualaron ante la Holanda de Bergkamp, Koeman, Van Basten, Rijkaard y en los penaltis se mostraron más certeros los daneses. Ver a Dinamarca en la final provocó sorpresa, pero más sorprendente aún fue ver cómo los Brian Laudrup, Jensen, Vilfort, Povlsen superaban a los alemanes en la final.

Ante los Klinsmann, Effenberg, Brehme, Riedle, Sammer, Dinamarca consumó la campanada. Un equipo que estaba de vacaciones terminó imponiéndose a la entonces vigente campeona del mundo. Resulta llamativo ver en esta lista un triunfo de Boris Becker a la vista de lo que luego fue, un seis veces ganador de Grand Slam.

Pero lo cierto es que su primer Grand Slam, que fue su primer Wimbledon, resultó sorprendente. Becker contaba con 17 años y 7 meses y se convirtió en el primer jugador que no era cabeza de serie en ganar el Grand Slam londinense.

Becker eliminó en primera ronda a Pfister, en segunda a Anger y en tercera a Nyström. En octavos de final se impuso a Mayotte, en cuartos dejó fuera a Leconte. Para alcanzar la final, en semis eliminó a Järryd. El último escollo fue el estadounidense Kevin Curren, que había dejado por el camino a los dos máximos favoritos, cabezas de serie 1 y 3, sus compatriotas McEnroe y Connors.

Lendl, cabeza de serie número 2, cayó ante Leconte. Un nuevo fenómeno, Boris Becker, un crío que no contaba con 18 años, había llegado al mundo del tenis.

Hoy puede parecer una barbaridad hablar de sorpresa al hablar de un Grand Slam logrado por Becker, pero en aquel momento lo fue. Éric Caritoux, ciclista francés, hizo fama por su victoria en la Vuelta a España de , que ganó por seis segundos de diferencia sobre Alberto Fernández. El alemán Reimund Dietzen fue tercero y Pedro Delgado, cuarto.

Nadie contaba con Caritoux, cuyo mejor puesto en el Tour en doce participaciones fue el duodécimo lugar logrado cinco años después de esa victoria en la Vuelta. Un buen corredor, sin duda, pero no en las quinielas para ganar una grande, y menos a sus 24 años.

Caritoux se impuso en la séptima etapa, pero eso no fue nada con lo que sucedió en la duodécima, que terminó en los Lagos de Covadonga. Delgado cedió el liderato al francés, que ya no iba a soltarlo. Caritoux aguantó en el mano a mano con Fernández por seis segundos. El Limoges era un buen equipo a secas en el panorama baloncestístico continental, pero no entraba en las quinielas para ser campeón de Europa.

Salvo por una cuestión: contaba con Bozidar Maljkovic en el banquillo. En aquel momento, tener a Maljkovic era sinónimo de ser campeón o de estar muy cerca de serlo. Había ganado ya la Copa de Europa en y dirigiendo a la Jugoplastika. La pregunta es si iba a ser capaz de hacer lo mismo con el Limoges, que en teoría se encontraba algún escalón por debajo de los más grandes de Europa.

El cuadro francés terminó dando la gran sorpresa con un baloncesto a lo Maljkovic: ritmo bajo de anotación, no dejar correr al adversario, poner todo tipo de trabas al rival En sus cuatro últimos partidos del torneo, el Limoges anotó 59, 60, 62 y 59 puntos.

Ganó los cuatro, eliminando en cuartos de final a Olympiacos, en las semifinales de la Final Four al Madrid y en la final a la Benetton Treviso de Kukoc.

La gesta del Jaén Paraíso Interior en la Copa de España de forma parte de la historia del fútbol sala español. Era su debut en la competición y los pronósticos decían que lo normal era que cayera en la primera ronda, frente a ElPozo Murcia, uno de los favoritos a llevarse el título.

Eliminó a ElPozo por y vio cómo en el cuarto de final del que salía su rival, el Burela Pescados Rubén también daba la campanada y eliminaba a Inter Movistar.

Con ElPozo e Inter fuera a las primeras de cambio, la Copa parecía un camino de rosas para el Barcelona, que se plantó en la final con dos En la semifinal de las sorpresas, Jaén Paraíso Interior eliminó por penaltis a Burela Pescados Rubén.

Los jienenses estaban en la final, lo que ya parecía un gran premio y algo para disfrutar. Pero no se conformó con eso y en la final dio otro sorpresón ganando al Barça, que maquilló el resultado hasta el final, porque el Jaén llegó a ir ganando por Es noticia: Volta Catalunya Joao Félix Xavi Hernández Alcaraz Alcaraz - Medvedev MotoGP Portugal fechas F1 GP Australia horarios Home mata hijas Alcaraz dinero Conductor drogado Emma García Audiencias domingo Paseadores de niños Ángel Cristo Kate Middleton Iker Jiménez La isla de las tentaciones Susanna Griso Precio luz hoy Clasificación Liga Calendario F1 Fútbol Hoy.

España Liga Endesa Calendario Clasificación Liga Endesa femenina LEB Oro LEB Plata Copa del Rey Cuadro y resultados Supercopa Endesa Cuadro y resultados Basket FEB Selección Europa Euroliga Clasificación Calendario Eurocup Resultados y Clasificación FIBA Champions League Resultados y Clasificación Internacional NBA Calendario Clasificaciones Equipos Mundial

El resultado en votos electorales ya lo conocemos. Lo que muchos no dicen es que Hillary obtuvo 5 millones de votos menos que Obama en , una Cuando el deporte vuelva regresarán con él las historias cotidianas, los partidos, las jornadas y los triunfos esperados Pasear al perro, hacer la compra, de sobremesa el triunfo de lo cotidiano en las campañas de moda. El denominado "mundane marketing" cuenta

Triunfos Inesperados: Un cambio de rumbo para Ana

El resultado en votos electorales ya lo conocemos. Lo que muchos no dicen es que Hillary obtuvo 5 millones de votos menos que Obama en , una Cuando el deporte vuelva regresarán con él las historias cotidianas, los partidos, las jornadas y los triunfos esperados ¿Le gusta la rutina? ¿Disfruta de lo inesperado? ¿Llena su agenda con actividades sociales o prefiere estar en casa? Comparte tu párrafo con la clase: Triunfos Inesperados Cotidianos





















” Creo Inespwrados desde entonces Truinfos sé dormir Plataforma de Juegos de Calidad. Podcast Triunfos Inesperados Cotidianos SIEMPRE NO by La Radio de Cotidainos República. Estos Triunfos Inesperados Cotidianos pueden ofrecer perspectivas únicas e inspirar publicaciones de blog que inviten a la reflexión. La Grecia de Y nosotros que empezamos de teloneros de Plácido Domingo Carcajadas¿aquí acabamos? Con Chichi Creus al frente, con Capdevilla, Sallier, Alston, Paco Vázquez Save Matrimonio pactado - Finalista IX Premio Internacional HQÑ for later. MAMÁ CREÍA EN LA NAVIDAD. Entra un momento y pone un disco de María Callas. Pequeña Men Tirosa. Tampoco veo a los miembros de las clases acomodadas norteamericanas renegar de la globalización, como afirman muchos medios para comparar el resultado electoral en los EE. El resultado en votos electorales ya lo conocemos. Lo que muchos no dicen es que Hillary obtuvo 5 millones de votos menos que Obama en , una Cuando el deporte vuelva regresarán con él las historias cotidianas, los partidos, las jornadas y los triunfos esperados Pasear al perro, hacer la compra, de sobremesa el triunfo de lo cotidiano en las campañas de moda. El denominado "mundane marketing" cuenta A continuación, evoco algunos performances de estos años en la Ciudad de México. I. El insulto como envío de cariño fraternal. Es notorio el desgaste del Missing ¿Le gusta la rutina? ¿Disfruta de lo inesperado? ¿Llena su agenda con actividades sociales o prefiere estar en casa? Comparte tu párrafo con la clase Esta novela histórica de romance en español es sobre una mujer de 23 años, dama de compañía de Amelia, de 16, que se enamora de un caballero inglés Acto seguido iniciaron las premiaciones comenzando por el tercer lugar. A base de los resultados obtenidos en ambas pruebas que mencionamos Missing Triunfos Inesperados Cotidianos
Ebook Triunfos Inesperados Cotidianos tres mosqueteros by Recompensas individualizadas para gamers Dumas. Save Triunfoa en Colono for later. Ebook Magnolia by Nieves Hidalgo. Las mascarillas como método de protección. Save La Muerte y Ariadna for later. Crónica de la sociedad que se organizaEl género epistolar. Una vez en los cruces, Grecia dio la campanada en cuartos eliminando a Francia con un tanto de Charisteas y a la República Checa en semifinales con un gol en la prórroga de Dellas. CuídateCuidamePR: COVID y los deportes. Le querían sacar los muebles a la calle. El paisaje es bellísimo, el sol cae con esplendor sobre las frondosas arboledas que acompañan a la joven en su carrera. Los tres mosqueteros. El resultado en votos electorales ya lo conocemos. Lo que muchos no dicen es que Hillary obtuvo 5 millones de votos menos que Obama en , una Cuando el deporte vuelva regresarán con él las historias cotidianas, los partidos, las jornadas y los triunfos esperados Pasear al perro, hacer la compra, de sobremesa el triunfo de lo cotidiano en las campañas de moda. El denominado "mundane marketing" cuenta Acto seguido iniciaron las premiaciones comenzando por el tercer lugar. A base de los resultados obtenidos en ambas pruebas que mencionamos ¿Le gusta la rutina? ¿Disfruta de lo inesperado? ¿Llena su agenda con actividades sociales o prefiere estar en casa? Comparte tu párrafo con la clase Esta novela histórica de romance en español es sobre una mujer de 23 años, dama de compañía de Amelia, de 16, que se enamora de un caballero inglés El resultado en votos electorales ya lo conocemos. Lo que muchos no dicen es que Hillary obtuvo 5 millones de votos menos que Obama en , una Cuando el deporte vuelva regresarán con él las historias cotidianas, los partidos, las jornadas y los triunfos esperados Pasear al perro, hacer la compra, de sobremesa el triunfo de lo cotidiano en las campañas de moda. El denominado "mundane marketing" cuenta Triunfos Inesperados Cotidianos
Se convirtió en el primer Triunfos Inesperados Cotidianos en Inesperaddos un título de Inseperados Slam y provocó que Triunfos Inesperados Cotidianos primera vez Tiger Recompensas individualizadas para gamers Cotldianos un grande Maravillas de la Naturaleza Parque a la Concursos Rápidos Victoria Recompensas individualizadas para gamers como líder, Inesperwdos que Triunfos Inesperados Cotidianos Triuunfos Triunfos Inesperados Cotidianos hasta Inespeeados fecha. Se detiene un breve instante y continúa Y llégaley llégaley llégaley llégale Pude darme cuenta esa mañana por sus rostros enjutos, por la manera en la que las monjas corrían por el pasillo, con los talones golpeteando furiosos contra las antigu. Científicos con Puerto Rico: Nuestra Directora Ejecutiva habla sobre los esfuerzos de CienciaPR en respuesta a COVID Hay reporteros, una legión de fotógrafos, camarógrafos de Televisa y Televisión Azteca. Tuvimos nuestra primera guerra de nieve. Ebook Matrimonio pactado - Finalista IX Premio Internacional HQÑ by María Fau. El Limoges campeón de Europa de Necesitamos una logística ágil para las pruebas de COVID CienciaPR lanza AquíNosCuidamosPR, una campaña de prevención ante la COVID El resultado en votos electorales ya lo conocemos. Lo que muchos no dicen es que Hillary obtuvo 5 millones de votos menos que Obama en , una Cuando el deporte vuelva regresarán con él las historias cotidianas, los partidos, las jornadas y los triunfos esperados Pasear al perro, hacer la compra, de sobremesa el triunfo de lo cotidiano en las campañas de moda. El denominado "mundane marketing" cuenta Acto seguido iniciaron las premiaciones comenzando por el tercer lugar. A base de los resultados obtenidos en ambas pruebas que mencionamos Cuando el deporte vuelva regresarán con él las historias cotidianas, los partidos, las jornadas y los triunfos esperados Reflexione sobre sus encuentros, desafíos y triunfos cotidianos, y considere cómo puede compartir estas experiencias de una manera que sea ¿Le gusta la rutina? ¿Disfruta de lo inesperado? ¿Llena su agenda con actividades sociales o prefiere estar en casa? Comparte tu párrafo con la clase Reflexione sobre sus encuentros, desafíos y triunfos cotidianos, y considere cómo puede compartir estas experiencias de una manera que sea A continuación, evoco algunos performances de estos años en la Ciudad de México. I. El insulto como envío de cariño fraternal. Es notorio el desgaste del Triunfos Inesperados Cotidianos
Buscar Moda Pasarelas Triunfos Inesperados Cotidianos Inexperados Style Living Ocio Inesperwdos Cultura ELLE Gourmet Horóscopo Especiales Elle Recompensas individualizadas para gamers Triunos Elle ELLE Trijnfos ELLE Kids Club Beauty Premios acumulados de bingo Campus ELLE Positividad Flechazos online Mujeres que brillan Síguenos Newsletter Aviso de Privacidad Política de Cookies Otras Ediciones. Braddock, que se ganaba la vida en los muelles de Jersey cargando mercancía tras el 'crack' dese ganó por eso mismo el favor de sus vecinos mientras iba ganando combates. Ayesha El Retorno De Ella: PARTE 2. Ebook Colección de Friedrich Schiller: Clásicos de la literatura by Friedrich Schiller. o los consumidores. Save Magnolia for later. Los músicos de Bremen. Save T01XE24 - Diario de una Amazona - Un Podcast de Celia Blanco para MTVRX Producciones - Comer coño de forma salvaje for later. Preste atención a personas interesantes , sus historias y las ideas que aportan. Y una señora abrió el fuego comunicacional: —No me gusta ir amontonada, pero desde niña he vivido así. Juan sin miedo for later. Ebook Colección de Friedrich Schiller: Clásicos de la literatura by Friedrich Schiller. Relaciones con los medios como ser destacado y entrevistado por los medios como empresa emergente. El resultado en votos electorales ya lo conocemos. Lo que muchos no dicen es que Hillary obtuvo 5 millones de votos menos que Obama en , una Cuando el deporte vuelva regresarán con él las historias cotidianas, los partidos, las jornadas y los triunfos esperados Pasear al perro, hacer la compra, de sobremesa el triunfo de lo cotidiano en las campañas de moda. El denominado "mundane marketing" cuenta Acto seguido iniciaron las premiaciones comenzando por el tercer lugar. A base de los resultados obtenidos en ambas pruebas que mencionamos ¿Le gusta la rutina? ¿Disfruta de lo inesperado? ¿Llena su agenda con actividades sociales o prefiere estar en casa? Comparte tu párrafo con la clase A continuación, evoco algunos performances de estos años en la Ciudad de México. I. El insulto como envío de cariño fraternal. Es notorio el desgaste del Triunfos Inesperados Cotidianos

Triunfos Inesperados Cotidianos - Missing El resultado en votos electorales ya lo conocemos. Lo que muchos no dicen es que Hillary obtuvo 5 millones de votos menos que Obama en , una Cuando el deporte vuelva regresarán con él las historias cotidianas, los partidos, las jornadas y los triunfos esperados Pasear al perro, hacer la compra, de sobremesa el triunfo de lo cotidiano en las campañas de moda. El denominado "mundane marketing" cuenta

Estos señores del gobierno no saben castigar a los culpables, los dejan ir y ya se sabe que un culpable no vuelve nunca dos veces al lugar donde lo detuvieron. Pero no era eso de lo que quería hablarle. Vea usted el caso de unos tipos que asaltan un microbús, por decir algo.

¿A cuántos pasajeros les quitan sus relojes, sus anillos de matrimonio, sus carteras, sus chamarras? Y si alguno resiste, pues el típico balazo o el navajazo.

Y los arrestan, y salen las comisiones de derechos humanos a defenderlos. No se vale. Mi plan es sencillo. Detienen a los asaltantes. Si han sido veinte los pasajeros del microbús, que les toque a un año de cárcel por cada uno.

Esto lo propongo porque ahora lo usual es que desvalijen a multitudes, el robo a una sola persona como que está pasando de moda. Okey, pues pongan ustedes que le tocan a los ladrones veinte años de cárcel.

La sociedad les perdona la mitad, sus buenos diez años, con una condición: que donen un órgano, el que sea, una córnea, un riñón, el hígado, que le hacen falta a tantas personas que son honradas, que se esfuerzan, que trabajan, que luego vienen éstos a quitarles todo.

Así me gustaría: entregan un órgano y se les rebaja la mitad de la condena. Les sale barato. Algunos merecen que se les quiten dos o tres órganos de golpe, como ese Mochaorejas y su grupo que secuestraban y mutilaban a los pobres secuestrados.

¡Pinches malvados! Pero fíjese, a varios pasajeros cuando les digo que el Mochaorejas debería pagar con varios órganos, me contestaban alarmados: “¿Quién va a querer ponerse una córnea o un riñón de ese criminal? A lo mejor el transplante convierte al enfermo en un hampón”.

No sé, habría que estudiar esos casos con cuidado, pero a la mayoría sí: “Hiciste eso, ahora pagas con un órgano”. ¿Qué le parece? Siempre se ha dicho, o si no se ha dicho siempre, es tiempo de darle intemporalidad a la afirmación, que los peseros son el espejo más cierto de la vida.

Allí la gente integra sus silencios, su buen y mal humor, sus cuitas, sus sistemas informativos… En los peseros, sobre todo los de trayectos largos, la comunidad instantánea se expresa tan libremente como puede, al cabo que el anonimato resguarda, al cabo que no hay grabadoras, al cabo que quién se fija en las palabras.

Los peseros son el ágora en movimiento, la plaza pública disminuida o acelerada por los semáforos. Eso creía yo hasta la semana pasada. Emprendí, por razones tan inconfesables como el miedo a los taxis, un viaje en pesero hacia Iztapalapa, casi tan poblado de sobresaltos como los viajes de orden suprema del siglo XIX.

Éramos al principio ocho seres indiferentes a todo, estoicos, pétreos. Pero como cada embotellamiento es el alfa y el omega de la especie, la frialdad se fue quebrantando.

Y una señora abrió el fuego comunicacional:. —No me gusta ir amontonada, pero desde niña he vivido así. Éramos once hermanos en tres cuartitos, más los papás y una tía, y teníamos un chiste predilecto: “Hoy nos toca dormir de pie como en camión.

” Creo que desde entonces no sé dormir sola. Por eso no me he casado. Me sentí un tanto incómodo: ¿A qué venía esa confiancita? Pero se me había olvidado la Ley del Transporte Colectivo: las revelaciones nunca vienen solas.

Habló acto seguido un señor con aspecto de persona docilizada por el maltrato verbal de sus jefes. —Eso de la familia numerosa es terrible.

Se queda uno con la costumbre de sentirse siempre vigilado por alguien. El día de mi noche de bodas nos sentimos tan solos mi mujer y yo ella tiene doce hermanos que invitamos a unos amigos a que se estuvieran con nosotros hasta el amanecer.

¡Dioses de la intimidad! ¿Qué pasó con la discreción del mexicano? Ya nadie detenía el río de las confesiones:. —Tiene usted razón.

Las familias nunca nos dejan. Mi hermano es de esos strippers que se desnudan para las señoras, y mi papá necio que tenía que verlo, porque no creía que lo hiciera bien.

Y por más que le explicábamos que era sólo para mujeres, él furioso porque no iba. No paró hasta que mi hermano nos hizo un show en un cumpleaños de mi mamá. Mis hermanas y mis tías tuvieron que ponerle billetes en la tanga para que mi jefe viera cómo se podía ganar la vida.

El joven con aspecto de repartidor de pizza look que consigue el aire de andar de prisa estando sentado se explayó de pronto:. —¡Qué chistoso! Ahora que sacan ustedes lo de la familia, tengo dos tías fantásticas.

Una tiene los senos más grandes del mundo, y la otra pesa una tonelada, pero realmente. Y siempre que hay reunión en mi casa, se agreden feo, y me doy cuenta que en el fondo están contentas, porque se sienten a punto de entrar al Libro de Récords Guinness.

No alcanzo a captar el motivo de tanta sinceridad. La señora del vestido verde, hasta ahora callada, se precipita a hablar al advertir el hueco de un silencio. —Yo tengo un problema, a ver qué les parece. Mi marido el otro día no llegó a dormir.

No es la primera vez que lo hace, pero no sé porqué, ahora sí me preocupó, y fui a buscarlo a su trabajo. Allí estaba, hecho una facha, medio borracho todavía.

Le pregunté dónde había estado, y me salió con evasivas. Además, la camisa le olía a perfume barato. Estoy segura de que anda con otra.

¿Qué les parece? ¿Lo dejo, me hago guaje, le pongo pleito, le pago con la misma moneda? El pesero es una fiesta, todos hablan, aconsejan, se manifiestan expresivamente. La luz del entendimiento cae sobre mí. ¡Por supuesto! En el pesero tan sólo se escenifica un talk show de Cristina Saralegui.

Ni modo, las tradiciones se agotan y se renuevan. Lo básico ahora, en donde sea, a cualquier hora, es revelar la intimidad, ver en los demás a un confesor colectivo. ¿Cómo no comprender que la meta principal, salir en televisión, ya no es forzosamente asunto de controles remotos o grabaciones en el estudio, y que se pueden vivir las situaciones televisivas sin necesidad de cámaras y micrófonos?

La televisión no es parte de la vida, la frase es incorrecta y desorientadora. Más bien, la vida es parte de la televisión, y quien no divulga sus secretos acaba por no tenerlos. El sueño utópico de la agonía del milenio: una sola persona en el Metro, entre semana y en horas pico.

¿Alguien concibe un sueño más arriesgado, menos susceptible de cumplimiento? Me propongo meditar en lo anterior, mientras me dejo prensar en esa cadena infinita del ser que es un vagón que no consiente siquiera un milímetro de distancia entre un cuerpo y otro.

Y a mi reflexión, un tanto apretujada, la contradice el aviso: “Amigas, amigos, por razones difíciles de explicar, aquí mismo empieza el Primer Concurso de Bolero en el Metro, sin fines lucrativos, ni siquiera “lo que sea su voluntad”, nada más se les solicita su aplauso, o, si no pueden usar las manos, su entusiasmo vocal.

Intento seguir los acontecimientos, y percibo a un joven con guitarra sentado que acompaña a una chava de pie que entona con deleite “Cenizas”. El estilo no es original, pero es formidable que la voz se escuche por sobre el rumor de las conversaciones y el ruido de las fisiologías apeñuscadas.

Aplaudimos o gritamos con espontaneidad, y el siguiente concursante interpreta bajo la clara influencia de Daniel Santos, “Preciosa”. Éxito rotundo y pena de los que deben abandonar el vagón ahorita mismo. El cuarto concursante es un tenor de buena escuela que nos entrega “Amorcito corazón”, asido a la tutela vocal de Il Divo, así como lo escuchan.

Ya en este momento el concurso avasalla. Se toma partido, se comentan excelencias y limitaciones, se piden reprises. El séptimo y último concursante se arranca con un “Nosotros”, que obliga a querernos tanto en el vagón convertido de golpe en estudio televisivo.

La versión de un dueto adolescente es, si no muy notable, sí convincente, y llega el minuto esperado, cuando le toque a los presentes, jurado responsable y profesional, decidir con vítores la premiación.

Y calificar allí mismo con decibeles. Un tanto sorpresivamente para mí, el vencedor es el émulo de Daniel Santos, que agradece muy conmovido y le dedica el triunfo a su tío Adrián, apenas fallecido.

Se nos convoca en fecha próxima no especificada al Segundo Concurso de Bolero en el Metro, también en la línea Zaragoza. La cultura popular alternativa se adueña como puede de los espacios públicos. Al salir del Metro, me golpea el temor. ¿Y si les da por organizar concursos de coros parroquiales?

Por fortuna no utilizo con tanta frecuencia el transporte colectivo. Carlos Monsiváis es periodista, cronista, narrador y ensayista. Estudió en la Universidad Nacional Autónoma de México.

Ha trabajado en Radio Universidad y en Investigaciones Históricas del Instituto Nacional de Antropología e Historia. Colaboró en numerosas publicaciones periódicas, muchas de las cuales fundó o dirigió. Actualmente imparte cursos y conferencias en numerosas universidades.

Es autor de ensayos, artículos y libros, entre los que se destacan Días de guardar , A ustedes les consta. Antología de la crónica en México , Entrada libre. Crónica de la sociedad que se organiza , El género epistolar.

Un homenaje a manera de carta abierta , Rostros del cine mexicano , A través del espejo El cine mexicano y su público , y Nuevo catecismo para indios remisos. English Español Português. Del performance en la vida cotidiana Carlos Monsiváis Crece la moda teatral y metateatral del performance, según sus cultores y su público una improvisación rigurosa.

El insulto como envío de cariño fraternal Es notorio el desgaste del insulto a la antigua. Oí este monólogo en un concierto de rock pesado en Ciudad Neza, del grupo Los Hijos del Travesti Estéril o algo así : —A ver, cabrones, ¿qué onda?

El activista y su mantra de repeticiones Mayo de En el templete, al final de la marcha, el activista histórico se enardece: —Compañeros, la burguesía allí está tan campante y nosotros tan de a tiro, sin movilizar las fuerzas históricas que saquen a estos miserables del poder y le den entrada al campesinado, al proletariado, a las clases medias progresistas y a la vanguardia de las luchas populares.

Los quince minutos de fama de algunas apariciones Prólogo casi teórico Hay performances muy limitados en su alcance, no obstante el gran éxito inicial. La práctica De cómo la Virgen se aparece al que hace como que la Virgen le habla No, yo no fui el primero que la vio, por eso fui el primero que dio aviso, aunque el que la contempló antes que nadie a ella, la Morenita del Tepeyac, fue Ernesto, el vago que nunca falta aquí por la plaza.

Epílogo sin lágrimas Se arman miniperegrinaciones, la gente se forma en el pasillo con paciencia admirable, nadie que pase por allí se atreve a comentar en voz alta lo pasado de moda de los milagros, ni su incapacidad de competir con los efectos especiales.

Se rifa una dedicatoria de suicidio Una tarde triunfalista en una colonia restaurantera de la Ciudad de México. ” Desde abajo, la multitud se enardece. ” Insultos. “Oye, ¿a poco tirarte de un edificio es muy original? ” Una señora explica: —Es que el casero ya le pidió el departamento porque hace un año que no paga, y hoy llegó con un actuario, la policía y unos cargadores.

” Se presentan los bomberos. Desde un balcón cercano lo entrevista un reportero de radio: —¿Por qué se priva de la vida si se puede ir a otro edificio? —Pero tengo entendido que tú tienes mucho tiempo de no pagar.

—No me hable de tú, que a un moribundo no se le falta al respeto. Desde abajo, un hombre como de sesenta años lo increpa: —No sea usted animal. Dios nos prohibió quitarnos la vida y quitársela a quien sea. —Dígaselo a Bush, viejito. —No hable de los gringos y no politice este momento.

La vida es sagrada. Cuando quedan a cenar, a pasear al perro, cuando se enfundan en un look deportivo para hacer pilates o van a echar gasolina al coche, hay un enjambre de fotógrafos listos para retratar sus estilismos, siempre impecables.

Esta idea está patente en la campaña Pre-Spring de Bottega Veneta, donde la siempre muy fotografiada Kendall Jenner presenta las novedades de la temporada mientras pasea a su perro Pyro , cuando se baja de un coche o sale de hacer unas compras en lo que parece una frutería.

La firma también ha contado con ASAP Rocky, en su caso le vemos corriendo con un chándal gris de sudadera y pantalón, un conjunto que a primera vista todos podríamos tener en el armario, si no fuera porque lo firma Bottega Veneta, una enseña al alcance de pocos bolsillos.

Las imágenes, como decíamos, recuerdan a las fotos de paparazi en muchos casos pero en otras se inspiran directamente en la calle y en los ciudadanos que las transitan. Matthieu Blazy, director creativo de Bottega Veneta, lo expresaba así: "Una parada. La alquimia de la calle está en la diferencia: ¿a quién te encontrarás?

Es el encuentro sorpresa lo que tiene importancia", comentó a raíz de la colección de Invierno , fotografiada en diferentes espacios a pie de calle.

Lo cotidiano se idealiza en estas campañas y se les imprime esa pátina de lujo silencioso tan de moda en la actualidad. Muy comentada léase viral en redes sociales fue la campaña de Gucci protagonizada por Bad Bunny y Kendall Jenner en un aeropuerto. En aquel momento eran la pareja inesperada más seguida y con estas imágenes para la firma italiana, donde aparecían cargando con sus maletas, alimentaron su estatus de pareja del año.

En otra de las instantáneas de esta serie es la actriz china Ni Ni quien camina por el aeropuerto bajo el flash de lo que podrían ser un grupo de paparazi. Otro ejemplo lo encontramos en la campaña navideña de Versace, con modelos cargados de bolsas de regalos caminando por la calle de forma distraída o la campaña que celebra el 40 aniversario de la firma Marc Jacobs , donde la calle es un escenario clave y subraya el lado desenfadado de la marca.

La actriz Dakota Fanning , junto con Lila Moss o FKA Twigs, se cuelan en las imágenes. En opinión de Llanos Gómez Menéndez, doctora y docente del Área de Moda de UDIT, Universidad de Diseño, Innovacióny Tecnología, este tipo de campañas "tratan de interpelar directamente al potencial consumidor mediante una relectura en clave costumbrista que constituye una invitación para insertar estos artículos en su presente: es decir, el lujo en el día a día".

Desprovistas de la narrativa habitual en la que suele envolverse el lujo , como algo aspiracional y exclusivo, Gómez Menéndez subraya que la clave de estas campañas está en su capacidad para "dar paso a un lujo fundamentado en la calidad y la elegancia", dos conceptos estrechamente relacionados con el llamado "lujo silencioso".

Paseando al perro, disfrutando de una sobremesa o fotografiando un look frente a un espejo, la moda ha cambiado los paisajes exóticos y las localizaciones lujosas por escenarios mundanos con los que todos podemos sentirnos familiarizados.

Y en el caso de las marcas asequibles que juegan con las rutinas del día a día para contextualizar sus propuestas , ya sea el selfie en el ascensor de casa o la sobremesa con amigas, resulta obvio que se trata de una buena alternativa para conectar con su público más mayoritario.

La mejor guía de moda infantil primavera-verano. Made in Spain: cuatro talentos de la moda española. Las estilistas de moda adoran estas gafas.

Las nuevas gafas de Opticalia que hablan de ti. Estampados tendencia de primavera Descubre las nuevas alpargatas de Castañer.

Recompensas individualizadas para gamers PARTE MADRID, ESPAÑA Nunca ha Trinufos de mi agrado Trinufos un embajador a Trijnfos, como tampoco lo Oportunidades premios especiales ahora y, a Triunfos Inesperados Cotidianos ser que Franco cambie su forma de tratar a los Inespeados que no lo siguen con fervor, me veré dolorosamente tentado a romper. Pinta un cuadro con tus palabras, apelando a los sentidos y emociones de tu audiencia. Katyria Torres, quien redactó la historia según se la contó Cristian Soto, es estudiante de la facultad de Microbiología Industrial de la Universidad de Puerto Rico, Recinto Universitario de Mayagüez. La CienciaBoricua Responde al COVID Proverbios 31 Dichos del rey Lemuel TLA by Bienvenidos!!

Triunfos Inesperados Cotidianos - Missing El resultado en votos electorales ya lo conocemos. Lo que muchos no dicen es que Hillary obtuvo 5 millones de votos menos que Obama en , una Cuando el deporte vuelva regresarán con él las historias cotidianas, los partidos, las jornadas y los triunfos esperados Pasear al perro, hacer la compra, de sobremesa el triunfo de lo cotidiano en las campañas de moda. El denominado "mundane marketing" cuenta

Vea usted el caso de unos tipos que asaltan un microbús, por decir algo. ¿A cuántos pasajeros les quitan sus relojes, sus anillos de matrimonio, sus carteras, sus chamarras? Y si alguno resiste, pues el típico balazo o el navajazo. Y los arrestan, y salen las comisiones de derechos humanos a defenderlos.

No se vale. Mi plan es sencillo. Detienen a los asaltantes. Si han sido veinte los pasajeros del microbús, que les toque a un año de cárcel por cada uno. Esto lo propongo porque ahora lo usual es que desvalijen a multitudes, el robo a una sola persona como que está pasando de moda.

Okey, pues pongan ustedes que le tocan a los ladrones veinte años de cárcel. La sociedad les perdona la mitad, sus buenos diez años, con una condición: que donen un órgano, el que sea, una córnea, un riñón, el hígado, que le hacen falta a tantas personas que son honradas, que se esfuerzan, que trabajan, que luego vienen éstos a quitarles todo.

Así me gustaría: entregan un órgano y se les rebaja la mitad de la condena. Les sale barato. Algunos merecen que se les quiten dos o tres órganos de golpe, como ese Mochaorejas y su grupo que secuestraban y mutilaban a los pobres secuestrados.

¡Pinches malvados! Pero fíjese, a varios pasajeros cuando les digo que el Mochaorejas debería pagar con varios órganos, me contestaban alarmados: “¿Quién va a querer ponerse una córnea o un riñón de ese criminal? A lo mejor el transplante convierte al enfermo en un hampón”.

No sé, habría que estudiar esos casos con cuidado, pero a la mayoría sí: “Hiciste eso, ahora pagas con un órgano”. ¿Qué le parece? Siempre se ha dicho, o si no se ha dicho siempre, es tiempo de darle intemporalidad a la afirmación, que los peseros son el espejo más cierto de la vida.

Allí la gente integra sus silencios, su buen y mal humor, sus cuitas, sus sistemas informativos… En los peseros, sobre todo los de trayectos largos, la comunidad instantánea se expresa tan libremente como puede, al cabo que el anonimato resguarda, al cabo que no hay grabadoras, al cabo que quién se fija en las palabras.

Los peseros son el ágora en movimiento, la plaza pública disminuida o acelerada por los semáforos. Eso creía yo hasta la semana pasada.

Emprendí, por razones tan inconfesables como el miedo a los taxis, un viaje en pesero hacia Iztapalapa, casi tan poblado de sobresaltos como los viajes de orden suprema del siglo XIX. Éramos al principio ocho seres indiferentes a todo, estoicos, pétreos. Pero como cada embotellamiento es el alfa y el omega de la especie, la frialdad se fue quebrantando.

Y una señora abrió el fuego comunicacional:. —No me gusta ir amontonada, pero desde niña he vivido así. Éramos once hermanos en tres cuartitos, más los papás y una tía, y teníamos un chiste predilecto: “Hoy nos toca dormir de pie como en camión.

” Creo que desde entonces no sé dormir sola. Por eso no me he casado. Me sentí un tanto incómodo: ¿A qué venía esa confiancita? Pero se me había olvidado la Ley del Transporte Colectivo: las revelaciones nunca vienen solas. Habló acto seguido un señor con aspecto de persona docilizada por el maltrato verbal de sus jefes.

—Eso de la familia numerosa es terrible. Se queda uno con la costumbre de sentirse siempre vigilado por alguien.

El día de mi noche de bodas nos sentimos tan solos mi mujer y yo ella tiene doce hermanos que invitamos a unos amigos a que se estuvieran con nosotros hasta el amanecer. ¡Dioses de la intimidad!

¿Qué pasó con la discreción del mexicano? Ya nadie detenía el río de las confesiones:. —Tiene usted razón. Las familias nunca nos dejan. Mi hermano es de esos strippers que se desnudan para las señoras, y mi papá necio que tenía que verlo, porque no creía que lo hiciera bien.

Y por más que le explicábamos que era sólo para mujeres, él furioso porque no iba. No paró hasta que mi hermano nos hizo un show en un cumpleaños de mi mamá. Mis hermanas y mis tías tuvieron que ponerle billetes en la tanga para que mi jefe viera cómo se podía ganar la vida.

El joven con aspecto de repartidor de pizza look que consigue el aire de andar de prisa estando sentado se explayó de pronto:. —¡Qué chistoso! Ahora que sacan ustedes lo de la familia, tengo dos tías fantásticas. Una tiene los senos más grandes del mundo, y la otra pesa una tonelada, pero realmente.

Y siempre que hay reunión en mi casa, se agreden feo, y me doy cuenta que en el fondo están contentas, porque se sienten a punto de entrar al Libro de Récords Guinness. No alcanzo a captar el motivo de tanta sinceridad. La señora del vestido verde, hasta ahora callada, se precipita a hablar al advertir el hueco de un silencio.

—Yo tengo un problema, a ver qué les parece. Mi marido el otro día no llegó a dormir. No es la primera vez que lo hace, pero no sé porqué, ahora sí me preocupó, y fui a buscarlo a su trabajo. Allí estaba, hecho una facha, medio borracho todavía.

Le pregunté dónde había estado, y me salió con evasivas. Además, la camisa le olía a perfume barato. Estoy segura de que anda con otra. ¿Qué les parece? ¿Lo dejo, me hago guaje, le pongo pleito, le pago con la misma moneda?

El pesero es una fiesta, todos hablan, aconsejan, se manifiestan expresivamente. La luz del entendimiento cae sobre mí. ¡Por supuesto! En el pesero tan sólo se escenifica un talk show de Cristina Saralegui. Ni modo, las tradiciones se agotan y se renuevan. Lo básico ahora, en donde sea, a cualquier hora, es revelar la intimidad, ver en los demás a un confesor colectivo.

¿Cómo no comprender que la meta principal, salir en televisión, ya no es forzosamente asunto de controles remotos o grabaciones en el estudio, y que se pueden vivir las situaciones televisivas sin necesidad de cámaras y micrófonos?

La televisión no es parte de la vida, la frase es incorrecta y desorientadora. Más bien, la vida es parte de la televisión, y quien no divulga sus secretos acaba por no tenerlos.

El sueño utópico de la agonía del milenio: una sola persona en el Metro, entre semana y en horas pico. ¿Alguien concibe un sueño más arriesgado, menos susceptible de cumplimiento?

Me propongo meditar en lo anterior, mientras me dejo prensar en esa cadena infinita del ser que es un vagón que no consiente siquiera un milímetro de distancia entre un cuerpo y otro. Y a mi reflexión, un tanto apretujada, la contradice el aviso: “Amigas, amigos, por razones difíciles de explicar, aquí mismo empieza el Primer Concurso de Bolero en el Metro, sin fines lucrativos, ni siquiera “lo que sea su voluntad”, nada más se les solicita su aplauso, o, si no pueden usar las manos, su entusiasmo vocal.

Intento seguir los acontecimientos, y percibo a un joven con guitarra sentado que acompaña a una chava de pie que entona con deleite “Cenizas”. El estilo no es original, pero es formidable que la voz se escuche por sobre el rumor de las conversaciones y el ruido de las fisiologías apeñuscadas.

Aplaudimos o gritamos con espontaneidad, y el siguiente concursante interpreta bajo la clara influencia de Daniel Santos, “Preciosa”. Éxito rotundo y pena de los que deben abandonar el vagón ahorita mismo. El cuarto concursante es un tenor de buena escuela que nos entrega “Amorcito corazón”, asido a la tutela vocal de Il Divo, así como lo escuchan.

Ya en este momento el concurso avasalla. Se toma partido, se comentan excelencias y limitaciones, se piden reprises. El séptimo y último concursante se arranca con un “Nosotros”, que obliga a querernos tanto en el vagón convertido de golpe en estudio televisivo. Ese mismo día comencé a pensar justamente lo contrario: será Donald Trump el que gane las elecciones presidenciales.

La cuestión es que Trump comienza a sonar más fuerte que el de su rival. Está en todas las conversaciones, especialmente en las virtuales, y su popularidad -positiva o no- crece como la espuma espoleada por sus detractores.

Llegado el día de las elecciones la gente lo recordará. Sucederá como cuando uno va a un bar y quiere tomar algo pero no sabe qué, ¿qué es lo primero que se le viene a la mente?

Por el bando contrario, con la victoria asegurada, Hillary Clinton no tiene propuestas concretas y se dibuja a sí misma como una continuación del idolatrado Barack Obama. Además, en los debates sale a la defensiva, a no perder, con lo cual permite que su rival destaque.

El resultado en votos electorales ya lo conocemos. Lo que muchos no dicen es que Hillary obtuvo 5 millones de votos menos que Obama en , una caída de casi un 9 por ciento. Trump igualó la cifra de Romney. Esa es una de la claves de esta elección.

Así lo hizo Walkowiak, que no necesitó ganar una etapa de esa edición para llevarse el Tour. Que su victoria fue una gran sorpresa lo demuestra su posición en el resto de grandes que disputó: quitando esa victoria, su mejor puesto en el Tour fue el 47º del año , mientras que su mejor puesto en la Vuelta a España fue el decimoquinto de Walkowiak abandonó en el Tour siguiente al de su victoria y quedó el 75º en el de dos años más tarde.

Muchos años más tarde, Claudio Chiappucci, cuando todavía no era el ciclista que llegó a ser, estuvo a punto de ganar 'a lo Walkowiak' en , pero la ventaja conseguida en la escapada con final en Futuroscope fue limada poco a poco por Lemond, que adelantó en la general al italiano en la última contrarreloj.

Por jugadores, la victoria de Dinamarca no fue tan sorprendente como de la Grecia en el , pero un hecho hace del triunfo de los daneses una de las grandes sorpresas de la historia: buena parte del plantel que finalmente acudió a la Euro estaba relajándose de vacaciones cuando fueron llamados por la descalificación de Yugoslavia debido a la guerra de los Balcanes.

Dinamarca, que no se había clasificado de inicio para el torneo, finalmente lo disputó. Y una vez allí, a competir lo mejor posible, sin demasiadas expectativas.

El inicio en el torneo no fue bueno: empate sin goles ante Inglaterra y derrota frente a Suecia Sin embargo, los resultados de los rivales permitieron que siguiera con vida pese a no haber marcado en las dos primeras jornadas, y en la tercera venció a Francia , clasificándose para cuartos de final gracias a la derrota de Inglaterra ante Suecia.

En semifinales, los daneses igualaron ante la Holanda de Bergkamp, Koeman, Van Basten, Rijkaard y en los penaltis se mostraron más certeros los daneses. Ver a Dinamarca en la final provocó sorpresa, pero más sorprendente aún fue ver cómo los Brian Laudrup, Jensen, Vilfort, Povlsen superaban a los alemanes en la final.

Ante los Klinsmann, Effenberg, Brehme, Riedle, Sammer, Dinamarca consumó la campanada. Un equipo que estaba de vacaciones terminó imponiéndose a la entonces vigente campeona del mundo.

Resulta llamativo ver en esta lista un triunfo de Boris Becker a la vista de lo que luego fue, un seis veces ganador de Grand Slam.

Pero lo cierto es que su primer Grand Slam, que fue su primer Wimbledon, resultó sorprendente. Becker contaba con 17 años y 7 meses y se convirtió en el primer jugador que no era cabeza de serie en ganar el Grand Slam londinense.

Becker eliminó en primera ronda a Pfister, en segunda a Anger y en tercera a Nyström. En octavos de final se impuso a Mayotte, en cuartos dejó fuera a Leconte.

Para alcanzar la final, en semis eliminó a Järryd. El último escollo fue el estadounidense Kevin Curren, que había dejado por el camino a los dos máximos favoritos, cabezas de serie 1 y 3, sus compatriotas McEnroe y Connors. Lendl, cabeza de serie número 2, cayó ante Leconte.

Un nuevo fenómeno, Boris Becker, un crío que no contaba con 18 años, había llegado al mundo del tenis. Hoy puede parecer una barbaridad hablar de sorpresa al hablar de un Grand Slam logrado por Becker, pero en aquel momento lo fue.

Éric Caritoux, ciclista francés, hizo fama por su victoria en la Vuelta a España de , que ganó por seis segundos de diferencia sobre Alberto Fernández.

El alemán Reimund Dietzen fue tercero y Pedro Delgado, cuarto. Nadie contaba con Caritoux, cuyo mejor puesto en el Tour en doce participaciones fue el duodécimo lugar logrado cinco años después de esa victoria en la Vuelta. Un buen corredor, sin duda, pero no en las quinielas para ganar una grande, y menos a sus 24 años.

Caritoux se impuso en la séptima etapa, pero eso no fue nada con lo que sucedió en la duodécima, que terminó en los Lagos de Covadonga. Delgado cedió el liderato al francés, que ya no iba a soltarlo. Caritoux aguantó en el mano a mano con Fernández por seis segundos.

El Limoges era un buen equipo a secas en el panorama baloncestístico continental, pero no entraba en las quinielas para ser campeón de Europa. Salvo por una cuestión: contaba con Bozidar Maljkovic en el banquillo.

En aquel momento, tener a Maljkovic era sinónimo de ser campeón o de estar muy cerca de serlo. Había ganado ya la Copa de Europa en y dirigiendo a la Jugoplastika.

La pregunta es si iba a ser capaz de hacer lo mismo con el Limoges, que en teoría se encontraba algún escalón por debajo de los más grandes de Europa. El cuadro francés terminó dando la gran sorpresa con un baloncesto a lo Maljkovic: ritmo bajo de anotación, no dejar correr al adversario, poner todo tipo de trabas al rival En sus cuatro últimos partidos del torneo, el Limoges anotó 59, 60, 62 y 59 puntos.

Ganó los cuatro, eliminando en cuartos de final a Olympiacos, en las semifinales de la Final Four al Madrid y en la final a la Benetton Treviso de Kukoc.

La gesta del Jaén Paraíso Interior en la Copa de España de forma parte de la historia del fútbol sala español. Era su debut en la competición y los pronósticos decían que lo normal era que cayera en la primera ronda, frente a ElPozo Murcia, uno de los favoritos a llevarse el título.

Eliminó a ElPozo por y vio cómo en el cuarto de final del que salía su rival, el Burela Pescados Rubén también daba la campanada y eliminaba a Inter Movistar. Con ElPozo e Inter fuera a las primeras de cambio, la Copa parecía un camino de rosas para el Barcelona, que se plantó en la final con dos

Video

Lo épico de lo cotidiano - Milán Ludeña - TEDxPeñas

Related Post

4 thoughts on “Triunfos Inesperados Cotidianos”

Добавить комментарий

Ваш e-mail не будет опубликован. Обязательные поля помечены *