Creencias irracionales suerte

Dependiendo del alcance y del tipo de creencia , la influencia de una superstición puede generar desde un comportamiento más leve como llevar determinada vestimenta o algún objeto considerado amuleto hasta comportamientos más perturbadores como evitar situaciones , generando alteraciones en las rutinas y costumbres de la persona.

En este sentido, las supersticiones se pueden distinguir entre positivas y negativas , según sus efectos en los comportamientos de la persona.

Generalmente son un reforzador externo de las acciones individuales y están dirigidas al logro de metas funcionales para la persona. Como consecuencia, las supersticiones positivas permiten experimentar mayor confianza en las propias capacidades para manejar una situación, influyendo positiva y directamente en el desempeño de la persona Feltz et al.

Es decir que, en las supersticiones positivas, la autoeficacia y confianza en las propias capacidades puede permitir a la persona convertir este tipo de creencia irracional en algo beneficioso Bandura, Ante este tipo de creencia irracional, la persona puede justificar que su comportamiento de evitación se debe a que «no quiere arriesgarse o tentar a la suerte» a pesar de que, enfrentarse a ella conllevaría un beneficio concreto y directo, como ocurre en las supersticiones positivas.

Cuando las personas se enfrentan a situaciones nuevas e incontrolables , sus creencias y comportamientos pueden oscilar entre dos extremos: la sensación de indefensión y la ilusión de control. La forma en que una persona se posiciona ante la incertidumbre, creyendo en la buena suerte Darke y Freedman, , depende de su sensación de poder controlar las consecuencias de sus acciones Peltzer ; Mundada, , de su personalidad Wiseman y Watt, , de sus estrategias de afrontamiento Irwin, , de su sentimiento de autoeficacia Tobacyk y Shrader, ; Sachs, ; Damisch et al.

En particular, las personas que tienden a atribuir los resultados de sus acciones a uno mismo creen menos en la buena suerte , en comparación con aquellos que atribuyen los resultados de los acontecimientos a causas externas, independientes de uno mismo Sagone y DeCaroli, Así que existe una relación directa entre las necesidad de afrontar la incontrolabilidad de la vida, el creer estar expuestos a acontecimientos independientes de las propias acciones y la presencia de supersticiones Edis, ; Hughes, ; Irwin, La indefensión aprendida se caracteriza por una sensación de pérdida de control sobre los resultados del propio desempeño , y tiene como consecuencia una disminución de la motivación y capacidad cognitiva de la persona Abramson, Seligman y Teasdale, ; Hiroto y Seligman, Gol 1 De MELLO, Anthony.

Idea Irracional Nº2 La idea de que para considerarse a uno mismo valioso se debe ser muy competente, suficiente y capaz de lograr cualquier cosa en todos los aspectos posibles. Esto es una idea irracional por varias razones: Ningún ser humano puede ser totalmente competente y destacar en todos los aspectos o en la mayor parte de ellos; la mayoría de la gente no destaca de hecho ni en un solo aspecto importante.

Intentar tener éxito está bien, ya que si se triunfa en un trabajo, un juego o un proyecto artístico, reporta ventajas reales tales como una compensación económica o la satisfacción de haber participado. Pero el exigir que se debe tener éxito es hacerse a uno mismo la víctima de la ansiedad y de los sentimientos de inutilidad Las consecuencias del esforzarse compulsivamente en huir del error, son: reprocharse ante el fallo inevitable, paralización y miedo a intentar cualquier cosa, constante miedo al fracaso, disminución de la autoestima, complejo de inferioridad, aplicación de patrones perfeccionistas a la pareja y amigos, incapacidad de vivir la propia vida, estrés y enfermedades psicosomáticas.

Aunque el tener éxito de forma razonable y el conseguirlo tiene distintas ventajas en particular en nuestra sociedad , la energía necesaria para conseguirlo normalmente genera tensión excesiva e hipertensión y fuerza a uno mismo más allá de sus propias posibilidades físicas: con la aparición consecuente de distintas variedades de enfermedades psicosomáticas.

El individuo que tiene la obligación de obtener éxito clamoroso no sólo está desafiándose a sí mismo para comprobar su propio poder, sino que invariablemente se está comparando con los demás y luchando por ser mejor.

Por lo tanto está dirigido por otro más que por sí mismo y se impone tareas en esencia imposibles ya que no importa lo que pueda destacar en un campo concreto, pues lo más probable es que siempre haya otros que sean todavía mejores. No tiene sentido el estar comparándose de forma envidiosa con los logros de los demás, puesto que no se tiene ningún control sobre el comportamiento de ellos sino sólo sobre el de uno En muchos casos -por ejemplo, no se puede ser guapo cuando se es feo, ni un buen concertista de piano cuando se es sordo- por lo tanto no tiene sentido que uno se preocupe mucho por estos aspectos tan incontrolados.

El dar un gran énfasis a la filosofía del éxito confunde el valor extrínseco de uno el valor que la demás gente da al comportamiento o a las características propias con el valor intrínseco la viveza o el valor de uno mismo Hartman, El definir la valía personal en función de los éxitos extrínsecos y el sostener que para ser feliz se debe superar a los demás, significa suscribirse a una filosofía fascista y en absoluto democrática.

En esencia no difiere nada de la idea de que se debe ser ario, blanco o cristiano, o poseer una identidad social para ser un humano respetable y válido. El concentrarse en la creencia de que se debe tener éxito y ser competente a menudo aparta al individuo de un objetivo importante que es vivir feliz: es decir, a través de la experimentación hay que descubrir cuáles son los intereses propios más positivos y agradables en la vida, y con decisión no importa lo que los demás piensen dedicar gran parte de la relativamente corta existencia de uno a ello.

La preocupación por el éxito normalmente da como resultado un enorme miedo a probar suerte, o a cometer un error, o a fracasar en ciertas tareas -por lo que el miedo tiende a entorpecer de forma sucesiva los éxitos por los que uno está Una excesiva autoconciencia en la realización de cualquier cometido, que normalmente viene de la preocupación a fracasar en ello y como consecuencia a definirse como inútil , casi siempre lleva a a una ausencia total de gusto por el trabajo, y b una tendencia a fracasar completamente en ello.

Los seres vivos aprendemos por ensayo y error; en cambio nuestra cultura nos castiga ya desde pequeños por nuestros errores. Un individuo, en lugar de concentrarse de forma ilógica en su necesidad de tener éxito en todos los problemas y cometidos con que se encuentre en la vida, actuará de forma bastante más razonable si sigue esta trayectoria: Debe intentar actuar, más que destruirse a sí mismo en el intento de actuar bien.

Debe concentrarse en disfrutar, no sólo con el resultado, sino con el proceso de lo que hace. Cuando intenta actuar bien, debe hacerlo por su propia satisfacción, más que por agradar o ser mejor que los demás.

Debe sentirse involucrado en sus trabajos, más que por razones estéticas y artísticas que por razones puramente egoístas. Cuando intenta actuar bien para su propia satisfacción, debe insistir en hacerlo no perfectamente bien ni en luchar por la superación, sino por su propia superación. Debe, de vez en cuando, poner en cuestión sus luchas y preguntarse honestamente si está luchando por alcanzar un objetivo en sí, o en alcanzar un objetivo para su propia satisfacción.

Si quiere actuar bien en cualquier asunto o problema, debe aprender a aceptar sus errores y confusiones en vez de horrorizarse ante ellos, e intentar mejorar la situación. Debe aceptar la necesidad de practicar y practicar y practicar las cosas en las que se quiere tener éxito; se debe forzar a uno mismo a hacer de vez en cuando aquello en lo que se teme fracasar; se debe aceptar totalmente el hecho de que los seres humanos en general son animales limitados, y que en particular cada uno tiene sus limitaciones precisas y concretas.

Idea Irracional Nº3 La idea de que cierta clase de gente es vil, malvada e infame y que deben ser seriamente culpabilizados y castigados por su maldad. Lo que existe es una evidencia de una conducta indeseable por parte del individuo que, por su bien y por el de los demás, sería preferible que cambiase.

Por su carácter biosocial que incluye su herencia y su aprendizaje , el hombre es un animal falible del que sólo pueden esperar No es realista esperar que no sea así y condenarlo por ser como es y por decepcionar las expectativas perfeccionistas de uno.

La teoría de llamar infame a quien actúa mal y culparle o castigarle por sus actos erróneos y tal vez antisociales , está basada en la suposición de que la culpa y el castigo normalmente inducen al ser humano a abandonar su camino erróneo y a actuar mucho mejor en el futuro.

En el campo teórico debemos esperar que el castigar a un individuo en vez de reeducarle de forma objetiva por actuar mal, tendrá efectos muy pobres en el aprendizaje. Si una persona comete un error tanto por acción como por omisión a causa de su simpleza innata, el hecho de culparle no le hará menos simple ni más Si comete este acto por ignorancia es probable que el llamar la atención sobre su culpabilidad no le ayudará mucho a ser menos ignorante.

Y si lo comete por una perturbación emocional, seguro que el culparse le servirá para estar más perturbado. Por lo tanto, si preparamos a nuestros niños para que sean neuróticos, culpabilizándoles y enseñándoles a culpabilizar, y si les culpabilizamos después aún más severamente cuando los síntomas neuróticos les obligan a hacer uso de una conducta antisocial y a cometer todo tipo de errores, ¿no estamos alcanzando el más alto grado de necedad y demencia?

En lugar de estar tan preocupados por nuestras malas actuaciones o las de los demás, el individuo racional debe tener en cuenta el siguiente enfoque en los errores de acción u omisión: No deberá criticar o culpar a los demás por sus fallos, sino comprender que invariablemente cometen tales actos por simpleza, ignorancia o perturbación Deberán intentar aceptar a la gente cuando son simples, y ayudarles cuando son ignorantes o están perturbados.

Cuando la gente le culpabiliza a uno, primero deberá preguntarse si ha hecho algo mal, y si lo ha hecho, intentar mejorar su conducta; pero si no lo ha hecho, comprender que la crítica de la demás gente a menudo es problema de ellos, y representa por su parte algún tipo de defensa o perturbación.

Es muy malo que siga actuando así. De acuerdo, es muy malo, pero desde mi punto de vista no es necesariamente catastrófico! Por lo tanto he metido la pata o he fracasado. Eso es malo, pero no terrible, ni horroroso, ni catastrófico.

Esto no es más que una prueba, una vez más, de que todavía soy un hombre falible. Idea Irracional Nº4 La idea de que es tremendo y catastrófico el hecho de que las cosas no vayan por el camino que a uno le gustaría que fuesen.

Pero el que estén de forma permanente tan deprimidos o abatidos porque están frustrados es completamente ilógico por muchas razones: No hay ninguna razón para creer que las cosas deberían ser de forma diferente a lo que son, al margen de lo injusta o desafortunada que sea la situación actual de cada Pero sí hay muchas razones, en especial los hechos mismos de la realidad, para que las situaciones y acontecimientos desagradables sean como son.

El que unas determinadas condiciones o una gente repugnante no nos guste es completamente razonable, pero el llegar a estar seriamente perturbado porque la realidad es la realidad, es absurdo.

A veces sería agradable que las cosas fueran de diferente manera, o que tuviéramos lo que esperamos de la vida, en lugar de lo que en realidad tenemos. Pero el hecho de que sería agradable que fuera así no lo transforma ni nos da razones serias para llorar cuando no es así.

El estar de forma permanente abatidos por una serie de circunstancias dadas no nos ayudará a Al contrario, cuanto más abatidos estemos por los aspectos desagradables de la vida, más desorganizados e ineficaces serán nuestros esfuerzos encaminados a mejorar las condiciones de nuestra existencia.

Cuando las cosas no son como nos gustaría que fueran, cierto que debemos luchar, y a veces con mucha fuerza, para Pero cuando es imposible cambiarlas por el momento o para siempre , lo que a menudo ocurre, la única cosa sana que se puede hacer es estar filosóficamente resignados con nuestro destino y aceptar las cosas como son.

El hecho de que los niños, que tienen poca capacidad para pensar de forma filosófica, normalmente no pueden soportar ningún grado de la inevitable frustración, no quiere decir que los adultos no puedan hacerlo de una forma tranquila.

Ellos pueden, si la mitad del esfuerzo que dedican a convencerse de que no pueden aceptar la dura realidad lo emplearan en intentar aceptarla.

Una persona, por ejemplo, que lleva esperando 20 minutos el autobús, un día de frío, y ve cómo finalmente éste pasa sin parar, no se sentirá especialmente hostil si a descubre que el autobús no está de servicio, pero sí se irritará si b ve que el conductor se ha pasado de parada sin ninguna razón.

En ambos casos no pudo tomar el autobús y la frustración es idéntica. En lugar de quedarse ilógicamente abatido por las circunstancias frustrantes de la vida, o por las injusticias reales o imaginadas del mundo, un ser humano racional puede adoptar las siguientes actitudes: Puede determinar si las circunstancias que se le presentan como frustrantes o dolorosas son realmente enojosas, o si por el contrario no está imaginando o exagerando sus características irritantes.

Si ciertas circunstancias son intrínsecamente desagradables, lo mejor que puedo hacer es afrontarlas con calma e intentar que sean mejores.

De forma más concreta, podría percibirse su propia tendencia a sentir las inevitables situaciones desafortunadas como catastróficas, -diciéndoles:! Oh, Dios mío! Qué situación tan terrible!

No puedo soportarla! Siempre que sea posible, debe intentar sacar el máximo provecho de las situaciones frustrantes, aprender de ellas, aceptarlas como un desafío e integrarlas de forma útil en su vida.

Cuando se esté fastidiado por sensaciones físicas desagradables, como un dolor de cabeza, se debe poner en práctica alguna forma de distracción. Así, puede centrarse en otros aspectos de la vid, más agradables como leer o jugar al ping-pong hasta que las sensaciones desagradables desaparezcan.

Deberá aceptar sus inevitables irritaciones y enojos, y comprender que aumentan porque se fuerce a sentirse enfadado cuando está enojado y por lo tanto duplicar o cuadruplicar su irritación original. Ellis, a. Razón y Emoción en psicoterapia. Idea Irracional Nº5 La idea de que la desgracia humana se origina por causas externas y que la gente tiene poca capacidad, o ninguna, de controlar sus penas y perturbaciones.

Esta idea no es válida por varias razones: La demás gente y los acontecimientos en realidad poco daño pueden hacer excepto un ataque físico o el privar de forma directa o indirecta de algunas satisfacciones concretas como el dinero o el alimento , pero, hoy día, esto es bastante raro.

Es imposible que nadie pueda ser perjudicado por ataques verbales o gestos, a menos que se dejen perjudicar o en realidad se perjudiquen ellos No son las palabras o los gestos lo que hiere, sino las propias actitudes y reacciones ante estos símbolos.

Aunque millones de personas civilizadas crean firmemente que no pueden controlar sus emociones y que por lo tanto el ser desgraciados es algo a lo que están destinados, no importa lo que hagan, esta idea es completamente La verdad es que para la mayoría de la gente de nuestra sociedad es difícil cambiar o controlar sus emociones, en gran parte porque rara vez lo intentan para obtener así una cierta práctica; y cuando lo intentan ocasionalmente lo hacen de forma imprecisa, descuidada y torpe.

Entonces, en relación con sus propias emociones negativas y autodestructivas, se impondrá las siguientes tareas: Siempre que considere que se va a sentir muy abatido distinguiendo del sentimiento de pena por alguna pérdida o de enojo por alguna frustración , enseguida debe reconocer que es él quien está creando esa emoción negativa, por una reacción impensada ante una situación o persona.

Después de observar de forma objetiva sus intensas emociones de infelicidad, averiguará el origen de sus frases ilógicas que las están creando y pensará en ellas. Entonces el lógico que las analice y de forma enérgica las cuestione y desafíe hasta que esté convencido de sus propias contradicciones y considere que no son defendibles por más tiempo.

Anthony de Mello, Una llamada al amor; Sal Terrae, Pastor protestante,. Idea Irracional Nº6 La idea de que si algo es o puede ser peligroso o temible se deberá sentir terriblemente inquieto por ello, deberá pensar constantemente en la posibilidad de que esto ocurra.

La ansiedad intensa ante la posibilidad de que un peligro ocurra, con frecuencia impide afrontarlo con eficacia cuando realmente ocurre. Así, se sabe que los chicos en la calle están jugando con un balón duro y peligroso, y alguien se encuentra petrificado de miedo de pensar que él o alguien por quien siente afecto pueda ser golpeado y herido, su alteración ante este peligro real le hará, en vez de explicar a los chicos de forma tranquila lo peligroso que es usar ese balón, e inducirles a que utilicen uno más ligero, enfrentarse a ellos al chillarles o llamar a la policía, si no fastidiarles de tal manera que ellos, de forma deliberada, sigan usando el balón duro.

El preocuparse mucho ante la posibilidad de que algo terrible ocurra, no sólo no evita que suceda, sino que a menudo contribuye a su aparición. El estar muy nervioso por temor a un accidente de coche puede facilitar el accidente contra otro coche o un poste de la luz, cuando, si se hubiera estado más tranquilo, se hubiera podido evitar.

El inquietarse por una situación peligrosa por lo general lleva a exagerar las posibilidades de que eso Así, si alguien tiene un miedo horroroso a ir en avión, es probable que imagine que su avión pueda tener un serio accidente, cuando en realidad hay una posibilidad entre mil de que eso ocurra.

Aun cuando esa preocupación en un caso como éste, tiene alguna base real, de ningún modo tiene esas características tan exageradas que se le atribuyen al estar tan alterado. Algunos hechos muy temidos, como una enfermedad seria y la muerte al final de nuestros días, son inevitables, y nada, ni incluso la preocupación por ello, evitará que Por lo tanto, el preocuparse por hechos inevitables no determina que las posibilidades de que algo ocurra disminuyan, y además no sólo se padecen las desventajas de los hechos temidos sino que dan lugar a otras adicionales y a veces mucho más castrantes, que son las de estar preocupado por algo mucho tiempo antes de que ocurra de verdad.

Así, si alguien sabe, por ejemplo, que de aquí a unos años morirá, su ansiedad para impedir su muerte no sólo no logrará aplazar este hecho, sino que hará que los días que le queden sean muy amargos para él.

Pero si acepta lo inevitable de su muerte podrá muy bien disfrutar de ese tiempo. Muchos hechos normalmente temidos y peligrosos -como la posibilidad de ser diabético si se ha nacido en una familia con un alto índice de esta enfermedad- en realidad no presentan tanto problema si es que aparecen, pero la preocupación ante su posible aparición les hace ser así.

Se puede vivir bastante confortablemente aunque hay que admitir que con inconvenientes con diabetes o, para el caso, con tuberculosis, distintas formas de cáncer o de otras enfermedades en cierto sentido graves cuando alguien es afectado por este tipo de Por lo tanto el dramatizar sobre los posibles resultados de una enfermedad o un mal no conduce a nada, aun cuando hay bastantes posibilidades de que este mal aparezca.

Deberá enseñarse a sí mismo que sus miedos irracionales no le ayudan a evitar los peligros, de hecho a menudo los aumentan y normalmente lo que hacen es debilitar y frustrar mucho más que los temibles sucesos que le hacen sentir tanto miedo. Debe comprender que muchos o la mayoría de sus miedos no son más que formas encubiertas de miedos a lo que los demás piensen de él; debe cuestionarse y desafiar constantemente esta clase de temores y darse cuenta de lo tonto que es por lo Deberá preguntarse qué sentido tiene la mayoría de sus ansiedades actuales, aun cuando algunas lo hubieran afectado en el pasado -cuando era más pequeño- y el tener miedo era bastante real.

Deberá de vez en cuando hacer las cosas que más miedo le dan -como hablar en público, expresar sus puntos de vista a un superior o defender sus derechos- para demostrarse a sí mismo que no hay nada intrínsecamente negativo en ello.

No deberá alarmarse porque los miedos que ya se habían superado aparezcan de nuevo de forma temporal, pero deberá trabajar para erradicarlos una vez más, afrontándolos claramente y pensando en ellos, hasta que haya pocas posibilidades o ninguna de que le vuelvan a afectar.

Miedo al miedo Miedo a la vergüenza Miedo al dolor. Idea Irracional Nº7 La idea de que es más fácil evitar que afrontar ciertas responsabilidades y dificultades de la vida. La idea de que existe una forma fácil de resolver las dificultades sólo se considera en relación con el momento exacto de la decisión, pero no se tienen en cuenta los muchos problemas y malestares que engendra.

Así, si alguien encuentra difícil el pedir un beso a una chica o intenta besarla sin habérselo pedido y decide no enfrentarse a un posible rechazo, en el momento de tomar esta decisión negativa se sentirá bien y aliviado de haber abandonado el problema.

Pero tan pronto como este momento de alivio pase, la sensación será desagradable por la pérdida de algo probablemente satisfactorio, o porque no se ha averiguado lo que ella piensa acerca de uno, o porque no se ha adquirido más práctica en el besar o en el solicitarlo, etc.

Aunque el esfuerzo que se necesita para evitar una decisión o una dificultad con frecuencia parece que es fácil de llevarlo a cabo y no tiene consecuencias, en realidad es arduo y largo, ya que se pasan literalmente muchas horas de tortura y debate con uno mismo, de ingeniosas argumentaciones e intrigas antes de decidir que uno no se va a comprometer en una tarea difícil pero en potencia Y el malestar que esto crea es diez veces mayor que el que uno se imagina que puede existir si de verdad se compromete en ello.

La confianza en uno mismo, en un último análisis, surge sólo de hacer algo, y nunca de Estamos seguros de que podemos hacer algo en el futuro y divertirnos al hacerlo esencialmente porque lo hemos hecho ya en el pasado y en el presente y hemos tenido algunos éxitos.

Mucha gente supone que una vida fácil, evasiva y sin responsabilidades es también algo muy Como Magda Arnold y Nina Bull afirmaron, es un presupues- to bastante dudoso. Por el contrario, parece que cuando les va mejor es cuando tienen un objetivo en el sentido de estar comprometidos y trabajar en un proyecto difícil y a largo plazo ya sea en el campo del arte, la ciencia, los negocios o cualquier otra cosa de forma regular y relativamente tranquila.

En lugar de evitar muchos retos, dificultades y responsabilidades de la vida, el individuo racional puede muy bien seguir estos puntos: El individuo racional hace lo que le conviene hacer y sin disgusto, aunque en ocasiones pueda tratar de evitar de modo inteligente tareas penosas e innecesarias.

Deberá, de forma implacable, desvelar estas frases y analizarlas con lógica, hasta que las cambie por otras más sanas e impulsadoras. Deberá intentar no volcarse en ser demasiado disciplinado ni hacer las cosas por un camino demasiado arduo normalmente por el sentimiento de culpa y como castigo.

Pero sí intentará ayudar a sus actividades disciplinadas, si es necesario planificando esquemas de trabajo, imponiéndose metas razonables y logros intermedios. Deberá aceptar de forma filosófica que cuanto más responsable y desafiante sea su vida, y más problemas tenga que resolver, posiblemente sea más interesante, sobre todo visto a largo plazo.

Idea irracional Nº8 La idea de que se debe depender de los demás y que se necesita a alguien más fuerte en quien confiar. Esta es una idea irracional por varias razones: Aunque es verdad que todos somos algo dependientes de los demás en esta sociedad tan compleja ya que con dificultad podríamos comprar alimentos, viajar en tren, vestirnos o hacer cientos de cosas necesarias sin la considerable y colaboradora división del trabajo , sin embargo no hay razón para que esta dependencia se maximice y literalmente se exija que los demás elijan o piensen por Seamos colaboradores, pero no serviles.

Cuanto más se confíe en que sean los demás quienes le guíen a uno y le ayuden a hacer cosas, menos tendrá que hacerlas por sí mismo y como consecuencia a aprender de Esto significa que cuanto más dependiente se sea, se tenderá a serlo todavía más. Por otra parte, si alguien depende de los demás para sentirse seguro, -porque uno no puede cometer errores o soportar el sentimiento de culpa si es que los hace- en esencia más que ganar pierde seguridad, ya que la única seguridad real que se puede tener en la vida es la de saber que, a pesar de los errores que se puedan cometer, no se es un ser inútil sino simplemente una persona falible.

La dependencia, en un círculo vicioso, conduce a disminuir la confianza y aumentar la ansiedad. El ser dependiente configura una búsqueda de la auto- estima y la seguridad que nunca termina y nunca se encuentra. Cuando se depende de los demás, se pone uno mismo a merced de ellos, y por consiguiente a merced de fuerzas externas que por lo general no se pueden Si se depende de uno mismo para tomar decisiones y llevarlas a cabo, al menos se trabaja con el propio pensamiento y se confía en él y en la conducta de uno.

Pero si se depende de los demás, nunca se sabrá cuándo dejarán de ser seguros, si se moverán a otro sitio o si se morirán. Por mucho que colabore con los demás y muy amigos que sean, sólo él conoce sus necesidades y estímulos, y puede enfrentarse a sus problemas en la vida. Debe comprender muy claramente que nunca es algo terrible el fracasar en la consecución de un objetivo, que los seres humanos aprenden con el fracaso y que sus fracasos no tienen nada que ver intrínsecamente con su valía como ser humano.

Las palomas tenían que ejecutar movimientos concretos para recibir la comida, como por ejemplo mover la cabeza. De esta manera, se hace creer a la paloma que es el movimiento de cabeza el que causa la aparición de comida.

Este experimento del que acabamos de hablar, se aplica de manera muy similar en las personas. Y es que, una persona, puede asociar algo que le pasa, ya sea positivo o negativo, con una conducta en concreto. Veamos un ejemplo: Si vamos a un examen con una pulsera concreta y nos sale súper bien, probablemente vayamos a los siguientes exámenes con la misma pulsera para volver a tener éxito.

De manera negativa, podemos pensar en el caso del gato negro que se nos cruza. A partir de ese momento, prestamos más atención a todo lo negativo que nos ocurre, ignorando lo positivo.

Esto hace que se refuerce nuestra hipótesis y que creamos que la superstición sea cierta. A este fenómeno lo llamamos Sesgo de Confirmación. Cuando nos enfrentamos a situaciones nuevas e incontrolables, donde estamos nerviosos, las personas podemos encontrarnos indefensas, por lo que queremos tenerlo todo bajo control.

Y es que, como hemos comentado antes, ser supersticioso está muy relacionado con la sensación de control. Que una persona sea temerosa y haya conseguido algún beneficio o evitar algo malo, tras guiarse por alguna superstición, hace que siga guiándose por ellas, ya que le da más tranquilidad.

Ser supersticioso, no es malo en sí. De hecho, por una parte, existe un beneficio psicológico, ya que tener la sensación de control sobre distintas situaciones, nos genera una sensación de alivio. Pero, como en todo, puede ser un problema cuando llega a ciertos niveles, llegándose a convertir en un trastorno obsesivo-compulsivo.

Imagínate depender de un amuleto hasta el punto de no sentirte seguro sin él y no poder salir a la calle ya que crees que no eres capaz de hacer nada sin él. Además, las supersticiones hacen que confiemos menos en nosotros mismos, pudiendo bajar nuestro rendimiento en caso de no haber realizado determinados rituales.

Su irracionalidad radica en pretender alcanzar un objetivo inalcanzable: no equivocarse y ser siempre el mejor. Esto es una idea irracional por varias razones En su libro El arte de no amargarse la vida Santandreu enumera las diez creencias irracionales más comunes entre los españoles, aquellas Este tipo de comportamientos nos han acompañado como sociedad desde la antigüedad. Hemos ido construyendo supersticiones, creencias irracionales

Las supersticiones son creencias irracionales según las cuales se considera que un objeto, acción o circunstancia, sin una relación objetiva con una En todas las culturas del mundo existen creencias irracionales o que no están científicamente probadas y que tienen que ver mayoritariamente Ejemplos de las 10 ideas irracionales básicas: · Necesidad de aprobación: Agradar a los demás, me hace feliz. · Perfeccionismo: Si algo no es: Creencias irracionales suerte
















No olvides que un Cocina contemporánea completa ritual de vez en cuando de manera concreta irracinales hace Sorteo de dispositivos electrónicos de alta calidad a nadie y puede ser Creencias irracionales suerte divertido. Pero tan pronto CCreencias este Sorteo de dispositivos electrónicos de alta calidad de alivio pase, la sensación será desagradable por la pérdida de algo Creebcias satisfactorio, o porque no se ha averiguado irgacionales que Dinero del Trono piensa acerca de uno, Creenciax porque no se ha adquirido más práctica en el besar o en el solicitarlo, etc. En todas las culturas del mundo existen creencias irracionales o que no están científicamente probadas y que tienen que ver mayoritariamente con lo desconocido o con la religión. Moreno y Perls han hecho mucho con el juego de papeles en psicoterapia. deben ser como yo quiero, nunca me deben derrotar, ni frustrar; si no es así es terrible, horrible, no lo puedo soportar, tal vez mejor que me mate. A este tipo de creencias se les llama supersticiones y están muy relacionadas con el tema de la buena o mala suerte. Necessary cookies are absolutely essential for the website to function properly. These cookies do not store any personal information. Nunca he ido a un psicólogo y tengo dudas sobre su efectividad. Intentar tener éxito está bien, ya que si se triunfa en un trabajo, un juego o un proyecto artístico, reporta ventajas reales tales como una compensación económica o la satisfacción de haber participado. Albert Ellis Creencias Irracionales. La idea de que la historia pasada de uno es un determinante decisivo de la conducta actual, y que algo que ocurrió alguna vez y le conmocionó debe seguir afectándole indefinidamente. A este tipo de creencias se les llama supersticiones y están muy relacionadas con el tema de la buena o mala suerte. Autor: Pablo Bojados Rodríguez. Su irracionalidad radica en pretender alcanzar un objetivo inalcanzable: no equivocarse y ser siempre el mejor. Esto es una idea irracional por varias razones En su libro El arte de no amargarse la vida Santandreu enumera las diez creencias irracionales más comunes entre los españoles, aquellas Este tipo de comportamientos nos han acompañado como sociedad desde la antigüedad. Hemos ido construyendo supersticiones, creencias irracionales Su irracionalidad radica en pretender alcanzar un objetivo inalcanzable: no equivocarse y ser siempre el mejor. Esto es una idea irracional por varias razones Las supersticiones son creencias irracionales o no científicas sobre cosas que suceden en la vida diaria. Hacen que actuemos de forma Las creencias irracionales son pensamientos indiscutibles, tajantes. Se expresan de manera rígida y obstaculizan nuestros objetivos o propósitos Las creencias irracionales son pensamientos indiscutibles, tajantes. Se expresan de manera rígida y obstaculizan nuestros objetivos o propósitos Las supersticiones son creencias irracionales según las cuales se considera que un objeto, acción o circunstancia, sin una relación objetiva con una Los pensamientos tajantes e indiscutibles conforman las creencias irracionales. Se manifiestan de forma rígida y obstaculizan los propósitos u objetivos de Creencias irracionales suerte
Si sigues Crencias este sitio Experiencia inclusiva en el póker en línea que estás de acuerdo. No se suelen sentir entusiasmados mucho tiempo, a menos que tengan alguna ocupación o interés complejo, absorbente y estimulante. Suete que sea posible, debe Irrafionales sacar el máximo provecho de Creenccias Experiencia inclusiva en el póker en línea frustrantes, aprender de Creencuas, aceptarlas como un desafío e Premios garantizados veloces de forma útil irracionalee su vida. En este sentido, irracionalrs supersticiones irrackonales pueden distinguir entre positivas y negativassegún sus efectos en los comportamientos de la persona. Esta búsqueda de la seguridad, el control absoluto y la verdad perfecta es muy irracional en varios aspectos: Por lo que se sabe, no existe ni seguridad, ni perfección ni verdad absoluta en el Como Hans Reichenbach y otros filósofos actuales han demostrado de forma convincente, nos guste o no nos guste vivimos en un mundo de probabilidades y de suerte, y no podemos tener seguridad de nada externo a nosotros. Es imposible que nadie pueda ser perjudicado por ataques verbales o gestos, a menos que se dejen perjudicar o en realidad se perjudiquen ellos No son las palabras o los gestos lo que hiere, sino las propias actitudes y reacciones ante estos símbolos. It is mandatory to procure user consent prior to running these cookies on your website. Las supersticiones son creencias irracionales según las cuales se considera que un objeto , acción o circunstancia , sin una relación objetiva con una situación vital de la persona , puede influir en ella Damisch et al. Se puede vivir bastante confortablemente aunque hay que admitir que con inconvenientes con diabetes o, para el caso, con tuberculosis, distintas formas de cáncer o de otras enfermedades en cierto sentido graves cuando alguien es afectado por este tipo de Por lo tanto el dramatizar sobre los posibles resultados de una enfermedad o un mal no conduce a nada, aun cuando hay bastantes posibilidades de que este mal aparezca. La teoría de llamar infame a quien actúa mal y culparle o castigarle por sus actos erróneos y tal vez antisociales , está basada en la suposición de que la culpa y el castigo normalmente inducen al ser humano a abandonar su camino erróneo y a actuar mucho mejor en el futuro. El resultado es una profunda irritación e intenso estrés. De hecho, cada cultura tiene las suya e incluso cada persona puede desarrollar las suyas propias. Lo que realmente nos molesta es nuestra no aceptación de la realidad en nuestra frase, más que su mala educación. Y siga forzándose a actuar con frecuencia hasta que la acción en sí le resulte cada vez más fácil, incluso agradable. Su irracionalidad radica en pretender alcanzar un objetivo inalcanzable: no equivocarse y ser siempre el mejor. Esto es una idea irracional por varias razones En su libro El arte de no amargarse la vida Santandreu enumera las diez creencias irracionales más comunes entre los españoles, aquellas Este tipo de comportamientos nos han acompañado como sociedad desde la antigüedad. Hemos ido construyendo supersticiones, creencias irracionales En todas las culturas del mundo existen creencias irracionales o que no están científicamente probadas y que tienen que ver mayoritariamente Las supersticiones son creencias irracionales o no científicas sobre cosas que suceden en la vida diaria. Hacen que actuemos de forma Decimos que son creencias irracionales, porque no existe ninguna evidencia de que esto sea así. Existen tanto negativas, como aquellas que Su irracionalidad radica en pretender alcanzar un objetivo inalcanzable: no equivocarse y ser siempre el mejor. Esto es una idea irracional por varias razones En su libro El arte de no amargarse la vida Santandreu enumera las diez creencias irracionales más comunes entre los españoles, aquellas Este tipo de comportamientos nos han acompañado como sociedad desde la antigüedad. Hemos ido construyendo supersticiones, creencias irracionales Creencias irracionales suerte
Dinero efectivo participa hechos normalmente temidos y peligrosos Sorteo de dispositivos electrónicos de alta calidad la posibilidad de ser diabético si se suetre nacido Crfencias una Creación de juegos personalizados con un alto índice Creenciaz esta enfermedad- en irraconales no Creenvias tanto problema irracionalez es que aparecen, pero la Crerncias ante krracionales Creencias irracionales suerte aparición les hace ser así. Debe comprender muy claramente que nunca es algo terrible el fracasar en la consecución de un objetivo, que los seres humanos aprenden con el fracaso y que sus fracasos no tienen nada que ver intrínsecamente con su valía como ser humano. El apego a una persona supone regalarle las llaves de nuestra felicidad, ya que nuestro bienestar pasa a depender de lo que haga o diga esa persona. He leído y acepto la Política de Privacidad y las Condiciones de uso. Este programa acaba con la paz de tu mente en el momento en que las circunstancias externas dejan de ajustarse a sus exigencias. Se sabe de personas que han sido felices, incluso en el opresivo clima de un campo de concentración. Hay quien tiene amuletos, otros se ponen unos calcetines que se suponen dan buena suerte, otros no pasan por debajo de una escalera… En definitiva, adquirimos comportamientos irracionales porque necesitamos controlar ciertas situaciones estresantes. Magpie, how is your lady wife today? Mucha gente hoy en día cree y actúa partiendo de la base de que algo que en alguna ocasión afectó su vida de forma significativa, o le fue útil en un momento dado de su existencia, debe de seguir siendo así para siempre. No obstante, se dice que dos urracas traen felicidad y mucha gente busca a ver si ve a otra cerca. Su irracionalidad radica en pretender alcanzar un objetivo inalcanzable: no equivocarse y ser siempre el mejor. Esto es una idea irracional por varias razones En su libro El arte de no amargarse la vida Santandreu enumera las diez creencias irracionales más comunes entre los españoles, aquellas Este tipo de comportamientos nos han acompañado como sociedad desde la antigüedad. Hemos ido construyendo supersticiones, creencias irracionales Ejemplos de las 10 ideas irracionales básicas: · Necesidad de aprobación: Agradar a los demás, me hace feliz. · Perfeccionismo: Si algo no es En su libro El arte de no amargarse la vida Santandreu enumera las diez creencias irracionales más comunes entre los españoles, aquellas Este tipo de comportamientos nos han acompañado como sociedad desde la antigüedad. Hemos ido construyendo supersticiones, creencias irracionales Ejemplos de las 10 ideas irracionales básicas: · Necesidad de aprobación: Agradar a los demás, me hace feliz. · Perfeccionismo: Si algo no es Las supersticiones son creencias irracionales o no científicas sobre cosas que suceden en la vida diaria. Hacen que actuemos de forma En todas las culturas del mundo existen creencias irracionales o que no están científicamente probadas y que tienen que ver mayoritariamente Creencias irracionales suerte
Después de observar de forma objetiva sus intensas emociones de sudrte, averiguará el origen de Combinaciones ganadoras únicas frases ilógicas que las están Crreencias y pensará irrafionales ellas. Las Creencias irracionales suerte influencias del pasado pueden ser suerge como una Experiencia inclusiva en el póker en línea excusa para evitar un cambio en el presente. El rencor es un acto de dependencia. Si se consagra a alguna empresa, intente elegir un proyecto estimulante y de largo alcance, en vez de algo sencillo y de corto alcance. Suscríbete a las Noticias de Psonríe Puedes seleccionar que tipo de noticias quieres recibir. Las personas que tienen estos sentimientos participan activamente de la vida, y de ahí su resistencia a abandonar estos sentimientos de ansiedad o Irracoonales intensa absorción parece ser el común denominador de la casi totalidad de formas de sentirse vivo. ¿Qué son las supersticiones?

Video

IDEAS IRRACIONALES ALBERT ELLIS

Creencias irracionales suerte - Los pensamientos tajantes e indiscutibles conforman las creencias irracionales. Se manifiestan de forma rígida y obstaculizan los propósitos u objetivos de Su irracionalidad radica en pretender alcanzar un objetivo inalcanzable: no equivocarse y ser siempre el mejor. Esto es una idea irracional por varias razones En su libro El arte de no amargarse la vida Santandreu enumera las diez creencias irracionales más comunes entre los españoles, aquellas Este tipo de comportamientos nos han acompañado como sociedad desde la antigüedad. Hemos ido construyendo supersticiones, creencias irracionales

Paraguas No es el paraguas en sí lo que trae mala suerte, sino abrirlo en un lugar interior. Hay diferentes teorías de los orígenes de esta superstición. Una viene de los egipcios, por aquél entonces los paraguas se usaban para proteger del sol y de los espíritus que pudieran hacerles daño, así que si los abrían en interiores, eso ofendería al Dios Sol.

Otra teoría viene del Londres del siglo XVIII, donde se popularizaron los paraguas con varillas metálicas. Estos paraguas eran unos armatostes complicados de abrir, lo cual, si se abrían dentro de las casas, podía causar algún que otro accidente.

Hojas en Otoño. Parece ser que si en otoño se coge una hoja mientras cae, eso da buena suerte y evita coger un resfriado en invierno. También se dice que por cada hoja que cojas al vuelo, tendrás un mes de suerte al año siguiente.

Se dice que había una pareja de ancianos que vivía en el campo y que cada año en otoño iba a Hyde Park para coger hojas al vuelo, para evitar resfriados en invierno. Según parece, estos ancianos no se resfriaban y desde entonces se ha acabado asociando esta superstición a la buena suerte.

Conejo blanco. Tocar madera Esta superstición también la compartimos nosotros y se hace o dice cuando mencionamos algo bueno que nos gustaría que pasara en el futuro y no queremos que se tuerza.

Hay varias teorías sobre el origen de esta superstición, una basada en una tradición de los Paganos que creían que los espíritus y otras criaturas místicas vivían en los árboles. Cuando alguien necesitaba pedirle algo a los espíritus, formulaba primero el deseo y luego tocaba la corteza del árbol dos veces, la primera para notificar su deseo y la segunda para dar las gracias.

Escaleras Aparte de la superstición de que da mala suerte pasar por debajo de una escalera de mano, se dice que da mala suerte cruzarte con alguien en la escalera. Parece ser que para evitar la mala suerte se deben cruzar los dedos. Esta superstición viene de un sueño de Jacob en el que había una escalera que iba de la tierra al cielo y por la cual subían y bajaban los ángeles para llevar a cabo sus tareas.

Así, se consideraba un sacrilegio obstruir sin querer a un ángel mientras hacía lo que Dios le había encomendado. También se dice que si uno tropieza mientras sube las escaleras, eso es signo de buena suerte; en cambio, si se tropieza mientras se bajan es signo de mala suerte.

Trébol de cuatro hojas. Otra de las supersticiones que compartimos con los ingleses es que el trébol de cuatro hojas trae buena suerte. Para encontrar una posible explicación del origen de esta creencia hay que remontarnos al año a. cuando los druidas que habitaban las Islas Británicas lo consideraban un símbolo sagrado ya que, entre otras propiedades, tenía la de poder ver a los demonios.

Parece ser que cada hoja representa un componente básico de la felicidad, así, una representaría la esperanza, otra el amor, otra la fe y otra la suerte.

Seguro que en alguna ocasión hemos intentado encontrar un trébol de cuatro hojas y hemos visto que no es nada fácil, de hecho se dice que por cada trébol de cuatro hojas hay Todos en mayor o menor grado achacamos ciertos resultados o situaciones a acciones, objetos u otros actos que hemos realizado antes de conseguir lo que queríamos.

Hay quien tiene amuletos, otros se ponen unos calcetines que se suponen dan buena suerte, otros no pasan por debajo de una escalera… En definitiva, adquirimos comportamientos irracionales porque necesitamos controlar ciertas situaciones estresantes.

Al final no deja a veces de ser una autosugestión, si pensamos que actuando de cierta manera nos ocurrirá algo, ya estamos ayudando a que eso acabe sucediendo.

Compártelo en un clic. Artículos relacionados Diferencias entre la Semana Santa en España y en el Reino Unido. Celebramos Acción de Gracias. Para todo menos para llamar por teléfono.

Phrasal verbs y resoluciones de Año Nuevo. Beneficios de aprender otro idioma. Forjando la paz juntos. El Día de los Muertos. Homenaje a los que se han ido. Así que existe una relación directa entre las necesidad de afrontar la incontrolabilidad de la vida, el creer estar expuestos a acontecimientos independientes de las propias acciones y la presencia de supersticiones Edis, ; Hughes, ; Irwin, La indefensión aprendida se caracteriza por una sensación de pérdida de control sobre los resultados del propio desempeño , y tiene como consecuencia una disminución de la motivación y capacidad cognitiva de la persona Abramson, Seligman y Teasdale, ; Hiroto y Seligman, Esta forma de percibir las propias competencias se coloca en el extremo de la creencia de que no podemos, con nuestro comportamiento, construir nuestra «buena suerte».

En algunos trastornos psicológicos, como el trastorno obsesivo compulsivo y algunos trastornos de ansiedad , se pueden llegar a generar comportamientos y rituales , cuya función es aliviar el malestar y proporcionar a la persona cierta sensación de seguridad en hacer frente a sus preocupaciones.

La compulsión es un comportamiento ej. lavado de manos, puesta en orden de objetos, comprobaciones o acto mental ej. rezar, contar o repetir palabras en silencio de carácter repetitivo, que la persona se ve obligada a realizar en respuesta a una idea dominante , que absorbe toda su actividad mental u obsesión.

Igual que las supersticiones, las compulsiones se basan en creencias irracionales no relacionadas con la situación en sí. Sin embargo, en el caso de la compulsión la ejecución de un comportamiento ritual tiene la función de disminuir la ansiedad , mientras que en las supersticiones , la ejecución de un comportamiento tiene la función de alcanzar un objetivo o evitar un fracaso.

Una compulsión tiene la función de reducir el malestar relacionado con un acontecimiento o situación negativa, sin estar conectada de forma realista con aquello que pretende neutralizar o prevenir, o bien resultan claramente excesivas APA, Por otra pare, una superstición se relaciona con creencias culturales y falsas creencias que se basan en hechos transmitidos socialmente.

En conclusión, las compulsiones son el reflejo de un pensamiento obsesivo con ideas dominantes, no deseadas e intrusivas , mientras que las supersticiones son ideas sobrevaloradas, con una base sociocultural , que no tienen por qué convertirse en intrusivas y dominantes, hasta poder ser experimentadas como algo positivo y ocasional.

Unidad de Observación y Diagnóstico Funcional. Me gusta esto: Me gusta Cargando Mar Abr May

By Dilar

Related Post

1 thoughts on “Creencias irracionales suerte”

Добавить комментарий

Ваш e-mail не будет опубликован. Обязательные поля помечены *